Gobernador advierte “vacunas para todos, obligatorias para nadie”

Comparte este artículo:

El gobernador de la Florida El gobernador de la Florida, Ron DeSantis. AFP

El estado podría multar “millones” a ciudades que pidan a sus empleados vacunarse, mientras la ley que lo anuncia es discutida en tribunales.

MIAMI.- Ron DeSantis, gobernador de Florida, advirtió que si alguna agencia del estado o gobierno local impone la vacuna, como condición para mantener el empleo, estaría violando la ley de Florida y podría enfrentar $5.000 por cada violación.

La advertencia fue hecha en una rueda de prensa en el condado de Alachua, donde prometió que protegería el “derecho a las personas a elegir”.

“Hemos hecho mucho en Florida para que la gente pueda vacunarse. Hemos dicho que queremos vacunas para todo el mundo, pero obligatorias para nadie. Es la política que hemos seguido desde el principio”, señaló.

Entretanto, condados como Orange y Leon, donde se encuentran respectivamente las ciudades de Orlando y Tallahassee, han aprobado medidas que obligan a sus empleados a vacunarse so pena a ser despedidos, excepto si esgrimen razones religiosas o médicas.

En Gainesville unos 200 empleados, incluidos policías y bomberos, demandaron al Condado por imponer la vacuna.

El mandatario estatal prometió que luchará “contra la medida” porque “amenaza” a los empleados de Gainesville a vacunarse antes de fin de mes para no ser despedidos.

“Vamos a apoyar a los hombres y mujeres que nos prestan servicio. Vamos a proteger los puestos de trabajo de Florida. No vamos a dejar que despidan a las personas debido a la obligatoriedad de vacunarse”, apuntó.

“Aquí hay policías, bomberos que trabajan todo el tiempo mientras hay políticos que lo hacen desde Zoom, sin ir a ningún lugar, sin hacer nada y tratan de imponer las vacunas a los policías que estuvieron protegiéndonos cada día. Nosotros no vamos a dejar que los desechen, ni podemos dejar que destruyan sus puestos de trabajo, sus familias y potencialmente su sustento”, subrayó.

DeSantis se refiere a la ley SB-2006, aprobada en la pasada legislatura, “que impide que los negocios privados soliciten pruebas de vacunación para realizar actividades cotidianas como ir al cine o a un restaurante”.

Es una ley, que en la opinión del gobernador, “puede aplicar a las agencias del gobierno. Si alguna agencia del estado impone la vacunación como condición de empleo, estará violando la ley de Florida. Y recibirán multas de $ 5.000 por cada violación cometida. En lugares como la ciudad de Gainesville, esto podría significar millones de dólares en multa”.

Según el gobernador, Miami-Dade, que optó por medidas menos drásticas al requerir que sus empleados se vacunen o se sometan a pruebas semanales, no debería enfrentar multas.

Acorde con informes médicos y científicos, la vacunación es efectiva para contrarrestar el contagio de coronavirus que ha causado más de 680.000 muertes en Estados Unidos, así como unas 49.000 en Florida.

De hecho, más del 95% de las hospitalizaciones son adjudicadas a personas que no se han vacunado.

No obstante, el alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, comentó, durante una conferencia de prensa, que “muchas de las decisiones que toma el gobernador tienen motivaciones políticas” y que el condado “lidiaría” con la amenaza de DeSantis, ya sea a través de los tribunales o de otra manera.

“Podría ser mucho dinero, sí, no hay duda al respecto”, señaló Demings. “En fin de cuentas, nuestro objetivo es proteger a las personas en nuestra comunidad en general, mantenerlas seguras, lo cual es fundamental papel del gobierno “.

El gobierno de Florida enfrenta actualmente una demanda contra la ley que prohíbe a empresas y agencias gubernamentales requerir la prueba de inmunización, así como otra querella por el decreto estatal que limita el uso de mascarillas en las escuelas a la decisión de los padres.

César Menéndez – Diario Las Américas


Comparte este artículo: