EE. UU.: La inmigración ilegal se triplicó en agosto, comparada con la registrada hace un año

Comparte este artículo:

Escena de encuentro de inmigrantes ilegales por parte de agentes fronterizos al sur de Estados Unidos, 15 de septiembre de 2021. (Toma de pantalla: YouTube/What is happening?).

🔴 Síguenos a través de Youtube / Telegram / Newsletter

Redacción BLes– La crisis fronteriza estadounidense lejos de solucionarse se agrava cada vez más de acuerdo con los datos de agosto, cuando ingresaron al menos 208.887 inmigrantes ilegales triplicando así las entradas de indocumentados registradas en agosto del año pasado.

Durante el mes pasado se mantuvo el elevado nivel de entradas no autorizadas registradas en julio, superiores a las 200.000, tal como informó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por la sigla en inglés) según Fox News del 14 de septiembre.

Estas cifras contrastan ampliamente con las informadas durante los años 2019 y 2020, en los que se notaba una tendencia decreciente dado que atravesaron la frontera con México 62.707 y 50.014 inmigrantes ilegales respectivamente.

Los detalles señalan que durante el mismo mes los guardias fronterizos encontraron 18.847 niños no acompañados, un poco menos que los informados en julio, y 86.487 familias, lo que implica un aumento del 4% respecto a julio.

Por otro lado, con la aplicación de las protecciones de salud pública del Título 42 establecidas durante la administración Trump se expulsó al 44% de los inmigrantes ilegales encontrados. Estas protecciones fueron extendidas por la administración Biden.

El desmesurado aumento de los inmigrantes ilegales ha causado alarma entre los gobernadores de los estados más afectados por la oleada de extranjeros, principalmente centroamericanos que ingresan sin autorización al país.

Esta crisis preocupaba al 73% de los ciudadanos que respondieron a una encuesta de Rasmussen en marzo, quienes dudaban de la capacidad del gobierno del presidente, Joe Biden, para controlarla.

Por su parte, el gobierno de Biden anuló los controles implementados durante la administración Trump, como la construcción del muro fronterizo y los Protocolos de Protección al Migrante (MPP).

También redujo las prioridades del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en el interior, e impulsó con fuerza la legalización de los inmigrantes ilegales que ya están en el país.

Además, libera a los inmigrantes en el interior del territorio, tramita la entrega de los menores no acompañados a los patrocinadores que ya están en el país y libera a las familias inmigrantes ilegales.

El fuerte incremento de la inmigración ilegal no parece respaldar la estrategia fronteriza planteada por el secretario del DHS, Alejandro Mayorkas quien propone la reconstrucción de “caminos seguros, legales y ordenados para los migrantes”, y la mejora del procesamiento y la persecución de los contrabandistas.

“Tenemos un plan, estamos ejecutando nuestro plan y eso lleva tiempo”, dijo Mayorkas justificando las entradas de personas indocumentadas.

No obstante, también aseguró de acuerdo con un audio filtrado que la situación en la frontera sur es “insostenible”.

Por otro lado, los numerosos ingresos de personas no autorizadas han hecho que se presupuesten gastos por casi 9.000 millones de dólares hasta octubre, para financiar programas de asistencia.

Además de los riesgos para la seguridad nacional, el autor Neil Munro, hace notar que la desviación de esos fondos multimillonarios y el estímulo de la inmigración ilegal promovida de esta manera, disminuirían la calidad de vida de los niños estadounidenses y de sus padres más pobres.

“La transferencia de fondos a la creciente población de más de 50.000 niños y jóvenes extranjeros significa menos recursos para los niños estadounidenses de menor perfil”, anota Munro.

Y sigue explicando: “ya que sus diversos padres estadounidenses se ven perjudicados por el virus chino, la migración de mano de obra barata, la pérdida de empleos, los costes de la vivienda, las drogas o la falta de hogar”.

José Hermosa – BLes


Comparte este artículo: