EE.UU. deporta a más de 1000 haitianos pero DHS se niega a decir cuántos fueron liberados dentro del país

Comparte este artículo:

Miles de inmigrantes ilegales, en su mayoría haitianos, viven en un campamento improvisado bajo el puente internacional que cruza el Río Grande entre Estados Unidos y México mientras esperan ser detenidos y procesados por la Patrulla Fronteriza, en Del Río, Texas, el 21 de septiembre de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

DEL RÍO, Texas —Estados Unidos ha deportado a más de 1000 haitianos que llegaron a esta pequeña ciudad fronteriza, pero las autoridades se niegan a decir cuántos otros han sido liberados en el interior de Estados Unidos.

El número de inmigrantes ilegales, principalmente de Haití, aumentó rápidamente bajo el puente internacional cerca de la frontera la semana pasada, superando en un momento dado los 14,000. El rápido salto provocó el despliegue de más de 600 agentes y oficiales y vuelos de repatriación a Haití.

Desde entonces, las autoridades estadounidenses han trasladado a más de 6500 desde Del Río a otras partes de la frontera en un intento de aliviar la presión. Aproximadamente 1083 han sido deportados a Haití en nueve vuelos hasta el 21 de septiembre, dijo un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) a The Epoch Times en un correo electrónico.

Otros están siendo liberados en el país. No se sabe cuántos son, porque los funcionarios del DHS no lo dicen.

El mismo portavoz se negó a responder a las preguntas sobre los que están siendo liberados, mientras que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ambas oficinas dentro del DHS, se negaron a responder y remitieron a The Epoch Times al DHS.

El secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, se ha negado dos veces esta semana ante el Congreso a compartir datos sobre el número de inmigrantes ilegales liberados. El martes, dijo a los senadores en Washington que no tenía las cifras exactas y que quería esperar para poder proporcionar información precisa. El miércoles, volvió a decir que no tenía los datos.

“Ayer se le hizo exactamente la misma pregunta y dio exactamente la misma respuesta. Uno pensaría que estaría un poco mejor preparado ahora que le han hecho esa pregunta. (…) ¿No tiene esa información?”, preguntó el representante Carlos Gimenez (R-Fla.).

“Trabajo 18 horas al día. Así que cuando volví de la audiencia de ayer, me centré en la misión”, respondió un irritable Mayorkas. “Haremos llegar esos datos tanto al senador que los planteó ayer como a usted, congresista, hoy”.

Inmigrantes haitianos pasan el día en un gran campamento de migrantes cerca de un puente internacional en la frontera entre Estados Unidos y México el 21 de septiembre de 2021 en Del Río, Texas. (John Moore/Getty Images)

Estados Unidos, bajo la presidencia de Joe Biden, se enfrenta a un aumento sin precedentes de la inmigración ilegal, un aumento que, según los críticos, se debe a las políticas de la administración. El número de detenciones de inmigrantes ilegales en la frontera sur va camino de establecer un nuevo récord para el año natural. Y la administración se ha negado a cambiar su estrategia, afirmando que está funcionando.

Parte de la estrategia consiste en liberar a los inmigrantes ilegales en el interior del país, lo que ha sido descrito por algunos como “captura y liberación”. Unos 600,000 extranjeros ilegales han sido liberados en Estados Unidos desde que Biden asumió el cargo el 20 de enero, dijo Brandon Judd, presidente del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza, en un mensaje de texto a The Epoch Times.

Eso es aproximadamente la mitad de los extranjeros que han sido detenidos por los agentes fronterizos desde la investidura presidencial. Son liberados con un Aviso de Comparecencia, que proporciona una futura fecha en la corte para iniciar sus procedimientos de inmigración, o un Aviso de Reporte, un nuevo fenómeno que solicita que el extranjero se presente en una oficina local del ICE dentro de los 60 días de ser liberado.

Dos funcionarios estadounidenses dijeron a The Associated Press que también se está liberando a muchos haitianos, lo que contradice las afirmaciones de Mayorkas de que los nacionales de Haití no deben viajar a Estados Unidos porque no podrán quedarse. Un funcionario dijo que a muchos de los que están siendo liberados se les está diciendo que se presenten en una oficina de inmigración en un plazo de 60 días, en lugar de recibir una notificación para comparecer ante el tribunal.

Una fuente de la Patrulla Fronteriza dijo a The Epoch Times que 3843 inmigrantes ilegales fueron detenidos en el sector fronterizo de Del Río entre el 20 de septiembre a medianoche y el 21 de septiembre a las 11:45 a.m., y que otros 1125 inmigrantes evadieron la captura. Otros 2435 fueron detenidos en el sector del Valle del Río Grande, además de 301 que se escaparon.

Un portavoz del ICE dijo a Fox News que la agencia, en las últimas semanas, “ha liberado a numerosos inmigrantes que se trasladaron desde la frontera después de determinar que podían ser liberados con seguridad en la comunidad bajo formas alternativas de supervisión”. Un reportero independiente habló con ciudadanos de Haití en un vuelo que salía de Texas y se dirigía a destinos en el interior del país.

Alrededor de 8400 inmigrantes ilegales permanecían en el campamento improvisado de Del Río a finales del 21 de septiembre. Mayorkas dijo el martes a los senadores que el objetivo era despejar el campamento plagado de basura en los próximos 10 días, y que se esperaban “resultados drásticos” en los próximos dos o cuatro días.

Esto podría resultar difícil si siguen cruzando la frontera de forma ilegal.

Miles de inmigrantes ilegales, en su mayoría haitianos, viven en un campamento improvisado bajo el puente internacional que cruza el Río Grande entre Estados Unidos y México mientras esperan ser detenidos y procesados por la Patrulla Fronteriza, en Del Río, Texas, el 21 de septiembre de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El representante John Katko (R-N.Y.), el principal republicano en el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, dijo en Fox News que los legisladores fueron informados el martes de que entre 40,000 y 60,000 haitianos más se están concentrando en América Central “y están en camino en una caravana hasta la frontera suroeste”.

Katko dijo que algunos haitianos están siendo deportados pero otros no. “¿Por qué? No lo sabemos”, dijo. “La falta de consistencia está alimentando el frenesí por venir a través de la frontera, la frontera suroeste. Está haciendo que nuestro país sea mucho menos seguro”.

Mientras los republicanos piden más deportaciones, algunos grupos y demócratas piden que se detengan por completo.

“Los vuelos de deportación a Haití deben detenerse, y a los que buscan seguridad en nuestras fronteras se les debe conceder su oportunidad legalmente segura de solicitar asilo”, escribió el martes a Biden una coalición de 39 grupos, entre ellos la Unión Americana de Libertades Civiles.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), que rara vez critica a Biden, lo hizo en el pleno del Senado en Washington.

“Las políticas que se están aplicando ahora —y el horrible trato de estas personas inocentes que han llegado a la frontera— deben cesar inmediatamente”, dijo Schumer.

Biden, que se comprometió en Nueva York a tener la crisis “bajo control”, tiene previsto reunirse con varios legisladores más tarde el miércoles para tratar temas como infraestructura y empleo.

Charlotte Cuthbertson – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: