Decenas de fiscales generales estatales advierten a Biden de que abandone el mandato de vacunación o se enfrente a los tribunales

Comparte este artículo:

El presidente Joe Biden lee en la Casa Blanca en Washington, el 10 de abril de 2021. (La Casa Blanca/Flickr)

Redacción BLes– Varios funcionarios estatales del Partido Republicano advirtieron que Joe Biden será demandado a menos que cambie su mandato de vacunación el 16 de septiembre.

Un total de 24 fiscales generales estatales “buscarán todas las opciones legales” para detener una orden de la Casa Blanca para que las grandes empresas privadas cumplan con un estricto mandato de vacunación.

Los empleadores con más de 100 empleados deben garantizar que el personal esté vacunado o, en su defecto, realizar pruebas semanales de COVID-19 y despedir al personal. Estos requisitos afectarán a hasta 80 millones de trabajadores del sector privado.

“La gran mayoría [del] pueblo estadounidense sabe que tenemos que hacer estas cosas”, dijo el presidente en un comunicado.

Aunque los fiscales generales reconocen que las vacunas desempeñan un papel importante en la comunidad durante la pandemia. Sin embargo, se oponen al enfoque contundente de Biden para que más personas reciban la vacuna.

“Para convencer a los que están indecisos de hacerlo, tendría que dejar espacio para la discusión y el desacuerdo”, dijeron en una carta abierta. “Desde el punto de vista de la política, es poco probable que este edicto se gane los corazones y las mentes: impulsará aún más el escepticismo, y al menos algunos estadounidenses simplemente abandonarán el mercado laboral en lugar de cumplirlo”.

Creen que el último mandato de vacunación viola las libertades personales, y podría decirse que es contraproducente. Recientemente, un hospital de Nueva York tuvo que dejar de atender partos debido a la escasez de personal por el mandato de vacunación de la ciudad.

“[Un mandato federal de vacunas podría] exacerbar una crisis de personal en los hospitales de todo el país”, dijeron.

Instaron a Biden a revisar su plan de acción COVID-19 y a dejar que los individuos tomen sus propias decisiones médicas informadas.

Los firmantes son de Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, Florida, Georgia, Indiana, Kansas, Kentucky, Luisiana, Misisipi, Misuri, Montana, Nebraska, Nuevo Hampshire, Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Texas, Utah, Virginia Occidental y Wyoming.

El demócrata se quejó previamente de que estaba cansado de esperar a que todos los estadounidenses recibieran el pinchazo. También desafió a los republicanos a llevarle a los tribunales.

“Que lo hagan”, dijo previamente Biden.

Los datos del New York Times muestran que los picos de septiembre de 2021 de nuevos casos han comenzado a estabilizarse, en comparación con los dos meses anteriores. Estados Unidos tuvo una media de siete días de 150.366 casos, lo que representa un ligero descenso respecto al comienzo del mes, con una media de siete días de 160.383 hasta el 16 de septiembre.

Laura Enrione – BLes


Comparte este artículo: