Cerca de 10 civiles murieron en ataque aéreo en Kabul: Fuerzas armadas de EE.UU.

Comparte este artículo:

El general de la Infantería de Marina Kenneth F. McKenzie, comandante del Mando Central de EE. UU., habla en una conferencia de prensa en el Pentágono en Arlington (Virginia) el 13 de marzo de 2020. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Hasta 10 civiles murieron en un ataque aéreo de Estados Unidos en Kabul, Afganistán, el mes pasado, dijo el viernes el ejército estadounidense.

Además, el ataque no parece haber matado a nadie con o vinculado al grupo terrorista ISIS-K, dijo el general estadounidense Frank McKenzie, comandante del Comando Central de Estados Unidos, a los periodistas durante una conferencia de prensa.

Las revelaciones fueron informadas por una investigación dirigida por McKenzie después del ataque del 29 de agosto, el cual se llevó a cabo en represalia por un atentado suicida en el aeropuerto de Kabul que mató a 13 miembros del servicio militar estadounidense.

Los líderes militares estadounidenses habían descrito repetidamente el ataque como un éxito, incluso cuando los familiares de los fallecidos insistieron en que no había ninguna conexión entre ellos y la rama del ISIS.

“En este momento, pensamos que los procedimientos se siguieron correctamente y que fue un ataque justo”, dijo en Washington el 1 de septiembre el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto.

Esa postura cambió el viernes, cuando McKenzie reveló los resultados de la investigación, que determinó que hasta 10 civiles, incluidos hasta siete niños, “murieron trágicamente en ese ataque”.

“Además, ahora evaluamos que es poco probable que el vehículo y los que murieron estuvieran asociados con ISIS-K o fueran una amenaza directa para las fuerzas estadounidenses”, añadió. “Ofrezco mis profundas condolencias a la familia y amigos de los que murieron. Este ataque se llevó a cabo creyendo sinceramente que evitaría una amenaza inminente para nuestras fuerzas y los evacuados en el aeropuerto. Pero fue un error, y ofrezco mis más sinceras disculpas. Como comandante de campaña, soy plenamente responsable del ataque y de este trágico resultado”.

Epoch Times Photo

Residentes afganos y familiares de las víctimas se reúnen junto a un vehículo dañado en el interior de una casa, un día después de un ataque aéreo de un dron estadounidense en Kabul, Afganistán, el 30 de agosto de 2021. (Wakil Kohsar/AFP vía Getty Images)

El ataque se precipitó porque los militares estadounidenses creían que había una amenaza inminente para los miembros del servicio militar estadounidense, que en ese momento estaban controlando el aeropuerto de Kabul para facilitar las evacuaciones hacia fuera de Afganistán de ciudadanos estadounidenses y otras personas. El ataque se basó en la información de inteligencia que indicaba una amenaza de un Toyota Corolla blanco, pero la investigación determinó que los militares atacaron un auto que no suponía ninguna amenaza.

“Atacamos según la teoría de la certeza razonable. Probablemente nuestros ataques en Afganistán en el futuro estarán bajo un estándar más alto”, dijo McKenzie.

Emal Ahmady, quien dijo que tradujo para una empresa estadounidense durante tres años a partir de 2011, dijo a The Wall Street Journal poco después del ataque que cinco niños y cinco adultos entre sus familiares murieron en el ataque

Ahmady dijo que había estado buscando una visa especial de inmigrante, que se otorga a quienes ayudaron a las tropas estadounidenses durante la guerra de décadas en Afganistán. “Ya no me interesa” el visado, añadió antes de colgar el teléfono.

Fotografías y videos del lugar de los hechos mostraban el Toyota blanco pulverizado y un todoterreno rojo a su lado carbonizado por la explosión.

El Comando Central de Estados Unidos dijo inicialmente que al ataque le siguieron otras explosiones, afirmando que “indicaban una gran cantidad de material explosivo en el interior que podría haber causado más víctimas”.

Zachary Stieber – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: