Violador afgano deportado por Trump vuelve a EEUU con Biden

Comparte este artículo:

Las fuerzas de los talibanes aseguran el aeropuerto internacional Hamid Karzai, después de la retirada de Estados Unidos, en Kabul, Afganistán, el 31 de agosto de 2021. (EFE)

Ghader Heydari, cuyos datos como nombre y edad ya se encontraban en los registros oficiales estadounidenses, se declaró culpable de violación en el condado de Ada, Idaho, en 2010. Estuvo en la cárcel por más de cinco años, específicamente en una prisión estatal.  En diciembre de 2015 lo liberaron bajo supervisión. En 2017 fue deportado.

Un ciudadano afgano que fue deportado, tras cumplir una condena por violación durante la gestión de Donald Trump, volvió a Estados Unidos en el Gobierno de Joe Biden. Su nombre es Ghader Heydari, ingresó por el aeropuerto más grande de los alrededores de la capital (Washington, D.C. ) en Dulles, Virginia. Allí los funcionarios federales lo señalaron, cuando apareció en pantalla que lo expulsaron en 2017.

La indignación que generó el caso se potencia cada vez más. Esto debido a que se expone la fragilidad del sistema de registro respecto a quienes logran salir de Afganistán. Según informa Stephen Dinan del Washington Times, Heydari llegó a Estados Unidos como refugiado en el siglo XX y se le otorgó una «tarjeta verde» de residencia a principios del milenio, en el año 2000.

Diez años después, coinciden su nombre y edad en los registros oficiales. Ghader Heydari se declaró culpable de violación en el condado de Ada, Idaho, en 2010. Estuvo en la cárcel por más de cinco años, específicamente en una prisión estatal.  En diciembre de 2015 lo liberaron bajo supervisión.

Los archivos oficiales del estado de Idaho muestran que la sentencia debía durar hasta el año 2028. No obstante, Heydari salió del recinto carcelario 13 años antes del cumplimiento de su condena. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no emitió comentarios hasta ahora respecto a cómo Heydari pudo hacerse pasar por un refugiado para abordar un vuelo con destino a Estados Unidos desde Afganistán.

Los últimos informes señalan que Heydari se encuentra en el Centro de Detención Caroline de Bowling Green,  Virginia, cuando se detectaron sus antecedentes penales.

Las amenazas contra la seguridad nacional en el proceso de reasentamiento de miles de afganos quedan expuestos en casos como este. Y no es el único, ya en Catar, nación que ha servido como «tercer país» camino a EE.UU., se detectó un afgano con presuntos vínculos a ISIS. En dicha ubicación, alrededor de un centenar de afganos aparecieron en listas con posibles nexos al terrorismo.

Así lo declararon funcionarios del Pentágono al portal especializado en defensa nacional, Defense One. Sobre ese particular, indicaron que «hasta 100 de los 7000 afganos evacuados como posibles destinatarios» de Visas Especiales de Inmigrante (SIV) que buscan reasentamiento permanente en Estados Unidos han sido «marcados» como «posibles coincidencias con la vigilancia de la agencia de inteligencia».

«Ciertamente ha habido varios de ellos», dijo un funcionario sobre los afganos que se señalaron como posibles coincidencias entre sus datos y el de personas incluidas en las listas de vigilancia de terroristas.

Descubren a afganos con pasaportes fraudulentos

Del mismo modo, se ha descubierto a afganos intentando salir del país con pasaportes de Estados Unidos. «El equipo de la misión de EE. UU. Informó al menos cinco casos de afganos que presentaron pasaportes estadounidenses que no les pertenecían… destacando preocupaciones de fraude y complicando el proceso de revisión de personas para ingresar al aeropuerto», indicó un informe de NBC News.

Si bien la desesperación de los afganos es comprensible y por ende su impulso que encaminado a hacer hasta lo imposible para escapar, también lo es la preocupación que haya terroristas infiltrados entre quienes huyen. Se sospecha de esto aún más cuando acuden a métodos ilegales para lograrlo.

Solo en 12 días trasladaron 14000 afganos a Estados Unidos, a través del aeropuerto más grande en los alrededores de Washington, D.C. (Dulles). Por lo cual la amenaza se potencia.

Biden ha procurado llevar la calma a sus ciudadanos anunciando que los afganos están siendo examinados en bases militares estadounidenses en el extranjero. Sin embargo, el flujo masivo y la tecnología precaria en la zona no ha permitido una revisión minuciosa. Por eso, aquellos que no han completado el procesamiento de su visa son enviados a Fort Bliss en Texas, Fort Lee en Virginia, Fort McCoy en Wisconsin y Fort Dix en Nueva Jersey, para continuar con su procesamiento.

El senador republicano de Texas Ted Cruz, quien recorrió una de esas bases por aire, ha sido uno de los principales críticos del manejo de la situación humanitaria por parte de Biden.

«Recorriendo el campamento de Dona Ana en Fort Bliss esta mañana, donde el administrador de Biden planea albergar a 10000 refugiados afganos. Deberíamos rescatar a los afganos que han ayudado al ejército de los EE. UU. Deberían ir a un tercer país neutral y seguro. NO deberían venir a EE. UU. sin un examen de seguridad COMPLETO», tuiteó.

El comentario de Cruz surge luego que se filtró un cable del Departamento de Estado que señaló cómo menos del 7 % de los evacuados de Afganistán el 23 de agosto eran estadounidenses. De modo que refleja la indignación que haya ciudadanos americanos vulnerables y afganos que podrían poner en peligro a los americanos en su propio suelo siendo transportados en su lugar.

Para Ken Cuccinelli, subsecretario de Seguridad Nacional en la administración Trump, «Están trayendo a demasiadas personas demasiado rápido para poder examinarlas de manera efectiva».

Mamela Fiallo Flor – PanamPost


Comparte este artículo: