Solicitantes de green cards pronto necesitarán estar vacunados contra COVID-19 para ser elegibles: CDC

Comparte este artículo:

Imagen ilustrativa de viales de la vacuna COVID-19 con una bandera de Estados Unidos. (Justin Tallis/AFP vía Getty Images)

La mayoría de los solicitantes del permiso de residencia tendrán que vacunarse contra el virus del PCCh y tener una prueba de la vacunación para poder optar a la residencia permanente en Estados Unidos, a partir del 1 de octubre, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

La nueva orientación de los CDC se aplicaría a los inmigrantes que viven en Estados Unidos y quieren solicitar la tarjeta de residencia.

“La vacunación contra el COVID-19 cumple ahora los criterios de las vacunas obligatorias y es un requisito para los solicitantes elegibles para la vacuna”, dijeron los CDC en su sitio web.

La agencia dijo que un examen negativo de COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), no garantiza que no tendrán la enfermedad cuando se conviertan en residentes permanentes.

“Una combinación de vacunación y prácticas rutinarias de control de infecciones proporcionará la mejor protección contra el COVID-19 para los solicitantes y las comunidades estadounidenses”, afirmaron los CDC.

Por lo tanto, un solicitante del permiso de residencia “debe completar la serie de vacunas contra el COVID-19 y proporcionar la documentación de la vacunación al médico de migración en persona” como parte de su examen médico. Los CDC subrayaron que “las dosis de vacunas autodeclaradas sin documentación escrita no son aceptables”.

Añade que los solicitantes están obligados a recibir la vacuna “independientemente de las pruebas de inmunidad o de una infección previa por COVID-19”.

“Las pruebas de laboratorio para la inmunidad para el COVID-19 no deben utilizarse para el examen del médico de migración. (…) La duración de la inmunidad debida a la infección natural todavía se está investigando y podría no proteger al solicitante durante todo el proceso de inmigración”, dijo la agencia en su sitio web.

Algunas exenciones

Según los CDC, el COVID-19 “cumple con la definición de enfermedad transmisible en cuarentena” y, en concreto, con “la definición de síndromes respiratorios agudos graves” según la Orden Ejecutiva Presidencial 13674, lo que la convierte en una “condición inadmisible de clase A“.

El rechazo de la vacuna sin una razón adecuada convertiría al solicitante en inadmisible. Específicamente, los CDC dijeron: “Si un solicitante rechaza una o más dosis de una serie de vacunas COVID-19 que es médicamente apropiada para el solicitante, debe documentarse que los requisitos de la vacuna no están completos y que el solicitante rechaza la vacunación. Este solicitante es de clase A y es inadmisible en Estados Unidos”.

Las personas pueden solicitar exenciones, incluso para pedir una exención por motivos religiosos o morales, o una exención temporal si la vacuna COVID-19 no está disponible en la zona de la persona. En este último caso, el médico de migración examinador tiene que documentar el asunto y la persona tiene que hacer arreglos para obtener la vacuna poco después.

Otras razones por las que los solicitantes del permiso de residencia pueden eludir la vacunación contra el virus COVID-19 son tener menos de 12 años, ya que la vacuna solo está autorizada para los mayores de 12 años, y tener una enfermedad o alergia que les impida vacunarse.

Actualmente, las vacunas contra el virus del PCCh autorizadas en Estados Unidos son las de Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson. Según las autorizaciones de uso de emergencia, los mayores de 12 años están autorizados a recibir la vacuna de Pfizer-BioNTech, y los mayores de 18 años están autorizados a recibir las vacunas de Moderna o Johnson & Johnson.

El 23 de agosto, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) concedió la aprobación total a las futuras dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech para los mayores de 16 años, lo que la convierte en la primera vacuna que recibe la aprobación total en Estados Unidos. El suministro existente de la vacuna de Pfizer-BioNTech seguirá administrándose en virtud de una autorización de uso de emergencia (EUA) actualizada.

Según la ley federal estadounidense, los extranjeros que solicitan la tarjeta de residencia deben vacunarse contra otras enfermedades, como las paperas, el sarampión, la rubeola, la hepatitis B, la poliomielitis y la tos ferina.

Mimi Nguyen Ly – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: