McAllen, Texas, instala refugio de emergencia para “número abrumador” de inmigrantes detenidos

Comparte este artículo:

Un grupo de inmigrantes ilegales espera a la Patrulla Fronteriza después de cruzar el río Bravo desde México hacia Del Río, Texas, el 25 de julio de 2021 (Charlotte Cuthbertson / The Epoch Times).

Los funcionarios de McAllen aprobaron el martes la creación de un refugio de emergencia temporal en respuesta al creciente número de migrantes que cruzan la frontera sur, y después de que el alcalde firmara una declaración de emergencia debido al aumento de casos de COVID-19.

Los funcionarios de la ciudad están pidiendo al condado de Hidalgo que coloque un “refugio de emergencia temporal en una propiedad en McAllen en la calle 23 para la abrumadora cantidad de inmigrantes detenidos en McAllen por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. (CBP)”, afirma el comunicado de prensa de la ciudad.

El alcalde de McAllen, Javier Villalobos, le dijo a la estación de noticias local KRGV el 3 de agosto que las cosas iban bien con el procesamiento de los migrantes por la oficina de inmigrantes y Caridades Católicas, hasta hace unas dos semanas cuando su comunidad se vio inundada por una ola de migrantes que su sistema no podía manejar.

“Funcionaba de maravilla, hace un par de semanas fue cuando empezamos a recibir un mayor número de inmigrantes. Y luego el problema incluso empeoró un poco con el hecho de que el COVID, las tasas de positividad comenzaron a subir. Así que ahora sucede que Caridades Católicas que están tratando de poner en cuarentena a las personas, no pueden transportarlas. Se puso un poco más difícil (… ) tenemos la orden del gobernador que dice que, mira, en cuanto al transporte, es como atarnos las manos, haciéndolo un poco más difícil ”, dijo Villalobos.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió el 28 de julio una orden ejecutiva (pdf) que prohíbe a cualquier persona transportar migrantes que hayan sido detenidos por la patrulla fronteriza por cruzar la frontera ilegalmente. La prohibición también evita que organizaciones como Caridades Católicas transporten inmigrantes que han contraído el COVID-19 a instalaciones separadas.

Los migrantes abordan un autobús para ser llevados a una instalación de procesamiento de la patrulla fronteriza después de cruzar el Río Bravo hacia los Estados Unidos el 21 de junio de 2021 en La Joya, Texas. (Brandon Bell / Getty Images)

El comunicado de prensa de McAllen que describe la razón por la que se necesitaba el refugio temporal, establece que la ciudad tuvo que firmar la declaración de desastre para obtener recursos del condado y del estado para abordar la situación. La ciudad también necesita que el gobierno federal brinde ayuda debido al aumento de migrantes que ingresan a la ciudad.

“El actual aumento de la inmigración comenzó en 2014 durante la Administración de Obama y ha continuado durante siete años hasta el actual aumento que está experimentando la comunidad. (…) Para [dar] contexto, en 2020 el número total de expulsiones como parte del Título 42 en la frontera suroeste fue de 381,928. Hasta la fecha, en 2021, en menos tiempo, se han producido un total de 566,959 expulsiones bajo el Título 42 en la frontera suroeste”, afirma el comunicado de prensa.

Según un reporte de Fox News, desde mediados de febrero de 2021, la CBP ha liberado a más de 7000 inmigrantes que dieron positivo por COVID-19 en la ciudad de McAllen, incluidos más de 1500 casos nuevos en los últimos siete días.

Caridades Católicas de Valle del Río Grande han dicho que los migrantes fueron examinados antes de ingresar a las instalaciones. Los casos negativos se alojaron en sus instalaciones y los casos positivos se colocaron en otras instalaciones para evitar la propagación del COVID-19.

“A pesar de los mejores esfuerzos de la ciudad de McAllen y sus socios comunitarios, la gran cantidad de inmigrantes que ingresan a la ciudad se ha convertido en una crisis: una crisis que la ciudad de McAllen no creó y que ha tratado de evitar de manera proactiva durante siete años”, declaró el comunicado de prensa.

El lunes, la ciudad de McAllen emitió una declaración de desastre local para recibir recursos del condado de Hidalgo y del estado de Texas. El condado de Hidalgo también había emitido una declaración de desastre local.

La declaración de desastre fue necesaria porque “necesitamos ayuda inmediata de la gente [del gobierno] federal y, honestamente, incluso de la gente del estado”, dijo a KRGV el juez del condado de Hidalgo, Richard Cortez, y agregó que se necesita refugio temporal porque, “estos inmigrantes necesitan ser atendidos de manera segura, de manera eficiente y eficaz, y nos hemos quedado sin espacio y sin recursos para hacerlo”.

“Entonces usted (el gobierno federal) nos está poniendo en un camino peligroso y muy crítico porque estamos justo en medio de una pandemia. Sabemos que, estadísticamente, alrededor del 8 por ciento de los inmigrantes que hemos examinado antes tienen COVID. En la última semana, esa cantidad creció del 8 al 16 por ciento, por lo que no está mejorando, está empeorando”, dijo Cortez.

Masooma Haq – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: