El gobernador de Texas dice no a otro cierre y lo califica de “camino equivocado”

Comparte este artículo:

El gobernador de Texas Greg Abbott en el Capitolio del Estado de Texas en Austin (Texas) el 8 de junio de 2021. (Montinique Monroe/Getty Images)

El gobernador de Texas, Greg Abbott, insistió el miércoles en que no habrá más cierres en el estado de la Estrella Solitaria, calificándolo como el “camino equivocado” durante la pandemia, diciendo en cambio que las vacunas y otras medidas de seguridad son la forma correcta de combatir el brote.

Abbott hizo estas declaraciones durante un discurso en la Convención Nacional de la Asociación de Propietarios de Hoteles Asiáticos Estadounidenses en Dallas (Texas) el 4 de agosto, que fue reportado primero por CBS Dallas-Ft. Worth.

Abbott atribuyó la fortaleza de la economía tejana al hecho de haber evitado el cierre de negocios durante el brote, y también reconoció la importancia de las medidas de seguridad para frenar la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

“Las prácticas de seguridad son importantes. Dicho esto, una cosa que aprendimos en el camino es que los cierres son erróneos durante el curso de una pandemia”, dijo Abbott.

Aunque Abbott no entró en detalles sobre por qué los cierres no son la forma de combatir el brote, algunos estudios y expertos han concluido que tales medidas no solo no protegieron a los vulnerables, sino que los perjudicaron y trasladaron la carga de morbilidad y mortalidad a los más desfavorecidos.

En cambio, el gobernador de Texas destacó la disponibilidad de vacunas y otras medidas de seguridad voluntarias como el camino correcto.

“La forma más segura de acabar con la pandemia es que todos los que quieran una se aseguren de vacunarse”, dijo Abbott. “Dicho esto, a partir de ahora en Texas no habrá cierres impuestos por el gobierno ni uso obligatorio de mascarilla”.

Haciendo hincapié en la elección personal y la responsabilidad individual, Abbott añadió que el conocimiento de las medidas de seguridad de la COVID-19 es alto entre el público y “todo el mundo puede aplicar voluntariamente las indicaciones que sean más seguras para ellos”.

El tema de los cierres ha vuelto a salir a la palestra en medio de la preocupación por la propagación de la variante Delta, que ha provocado una revocación de las directrices federales de mascarilla y ha impulsado nuevas restricciones en todo el país. Aun así, el Dr. Anthony Fauci, asesor de la Casa Blanca, dijo el 1 de agosto que se ha vacunado a suficientes personas contra la COVID-19 para evitar otra ronda de cierres.

“No creo que vayamos a ver encierros”, dijo Fauci, que también es director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, al programa “This Week” de la cadena ABC.

“Creo que tenemos el suficiente porcentaje de personas en el país —no el suficiente para aplastar el brote— pero creo que el suficiente para no permitirnos llegar a la situación en la que estuvimos el pasado invierno”, añadió Fauci.
El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, comparece en una audiencia del Senado en Washington el 30 de junio de 2020. (Kevin Dietsch/Pool/Getty Images)

Las declaraciones de Abbott sobre el cierre se produjeron un día después de que el presidente Joe Biden apuntara a los estados liderados por los republicanos por aprobar leyes que prohíben el uso obligatorio de mascarilla o que prohíben a las universidades y a las empresas exigir a los estudiantes y al personal que lleven mascarilla o se vacunen.

“Algunos funcionarios estatales están aprobando leyes o firmando órdenes que prohíben a la gente hacer lo correcto”, dijo Biden en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, en la que afirmó que Texas y Florida representan ahora un tercio de todos los nuevos casos de COVID-19 en Estados Unidos.

“La más extrema de esas medidas es como la de Texas, que dice que las universidades estatales o los centros de educación superior podrían ser multados si permiten que un profesor pida a sus alumnos no vacunados que lleven una mascarilla”, añadió Biden.

En una orden ejecutiva emitida el 29 de julio, Abbott dijo que las entidades gubernamentales como el condado, la ciudad, el distrito escolar o las autoridades de salud pública se arriesgan a una multa de 1000 dólares si intentan imponer el uso obligatorio de mascarilla.

La orden también especifica que las entidades gubernamentales no pueden “obligar a ningún individuo a recibir la vacuna contra la COVID-19 administrada bajo una autorización de uso de emergencia”.

Según la orden, se recomienda encarecidamente a los residentes de Texas que sigan una buena higiene y un distanciamiento social y, en las zonas donde la tasa de transmisión de la COVID-19 es alta, se anima a la gente a seguir prácticas de seguridad como llevar la cara cubierta.

Tom Ozimek – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: