Añaden a más de una docena de países a lista de riesgo de viaje “muy alto” por COVID-19 de los CDC

Comparte este artículo:

La sede de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), en Atlanta, Georgia, el 23 de abril de 2020. (Tami Chappell/Getty Images)

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) revisaron el lunes sus directrices para los viajes internacionales durante la pandemia de COVID-19, añadiendo 16 países a su lista de destinos donde el riesgo de contraer la enfermedad es “muy alto”.

Los siguientes países han pasado a la lista de “Nivel 4: COVID-19 muy alto” de los CDC Andorra, Curaçao, Gibraltar, Grecia, Guadalupe, Irán, Irlanda, Isla de Man, Kazajistán, Lesoto, Libia, Malta, Martinica, San Bartolomé, San Martín y las Islas Vírgenes de EE.UU.

La agencia recomienda a la gente que evite viajar a los destinos de la lista, al mismo tiempo que insta a quienes tengan que hacerlo a que se vacunen completamente.

El COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Los países con más de 500 casos por cada 100,000 residentes en los últimos 28 días entran en la categoría de riesgo de viaje “muy alto”, según los parámetros de los CDC. La agencia reduce la designación de riesgo para viajar cuando el recuento de casos en un país determinado se reduce por debajo de un umbral específico y se mantiene en ese nivel durante 28 días consecutivos, aunque los CDC señalan que pueden reducir el nivel antes de eso si las tasas de cobertura de vacunación y los resultados de la vacuna lo justifican.

“La vacunación previene enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes”, afirman los CDC en una actualización de la sección de Avisos de salud para viajeros de su sitio web.

“Las personas que aún no se han vacunado deberían vacunarse y seguir usando mascarillas hasta que estén totalmente vacunadas. Con la circulación de la variante Delta, la necesidad de vacunarse es más urgente”, añadieron los CDC, en referencia a la variante del virus del PCCh que la agencia considera más transmisible y potencialmente más resistente a las vacunas.

La medida de cambiar a más países a la categoría de mayor riesgo se produjo el mismo día en que la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, dijo que el promedio de siete días de casos diarios de COVID-19 superó el punto máximo del verano pasado, mientras que advirtió sobre los peligros de la variante Delta.

“La variante Delta es altamente contagiosa”, dijo Walensky. “Para ponerlo en perspectiva, si uno enferma con la variante Alfa, podría infectar a otras dos personas no vacunadas. Si se enferma con la variante Delta, estimamos que podría infectar a otras cinco personas no vacunadas, más del doble que con la cepa original”.

Walensky también dijo que las infecciones con la variante Delta dan lugar a cargas virales más altas, lo que significa que las personas infectadas con esta tienen “una mayor carga de virus que pueden contagiar a otros”.

Renovó las peticiones para que la gente se vacune, diciendo que “esto sigue siendo una pandemia de los no vacunados” y que la gran mayoría de la propagación en Estados Unidos se produce entre personas que no se han vacunado contra el virus del PCCh.

Sin embargo, se demostró que un reciente brote de COVID-19 en un condado de Massachusetts se produjo principalmente entre los vacunados.

De los 469 casos detectados en el condado de Barnstable, el 74% se produjo entre personas totalmente vacunadas, según un estudio publicado el 30 de julio. La mayor parte de los infectados no requirió atención hospitalaria, pero entre los cinco que sí la requirieron, cuatro estaban totalmente vacunados.

Con información de Zachary Stieber.

Tom Ozimek – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: