Tras la partida de EE. UU. de Afganistán, el régimen chino se reúne con líderes talibanes

Comparte este artículo:

Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi junto a líderes talibanes en encuentro el 27 de julio de 2021 en Tianjin, China. (Twitter/ Aadil Brar-@aadilbrar)

🔴 Síguenos en Youtube y Telegram.

Redacción BLes– El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se reunió el miércoles 28 de julio con altos líderes talibanes en la ciudad de Tianjin, en el norte de China, en lo que se consideró un gran paso de la nueva alianza entre el régimen comunista y el resurgimiento del grupo islamista que pretende gobernar Afganistán tras la confirmación de la partida de las tropas estadounidenses.

Acorde a lo reportado en los informes oficiales, Wang Yi mantuvo una reunión con el cofundador de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, quien encabeza el comité político del grupo. Baradar fue acompañado de los jefes de los comités religiosos y de publicidad de los talibanes.

Previo al encuentro, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que esperaba que los talibanes desempeñarán un papel importante en el “proceso de paz, reconciliación y reconstrucción”.

Tras el anuncio de la retirada total de las tropas estadounidenses de Afganistán, los talibanes han ampliado rápidamente su presencia y ahora controlan grandes extensiones del país. La velocidad a la que las fuerzas de seguridad afganas han perdido el control ante los talibanes ha conmocionado a muchos y ha suscitado la preocupación de que la capital, Kabul, sea la próxima en caer.

Los talibanes ahora están buscando “legitimidad” internacional, dado que están preparados para retomar el poder de todo el país a través de la fuerza militar, particularmente la capital afgana de Kabul, que la inteligencia estadounidense admitió recientemente que podría estar a solo seis meses de distancia.

El medio Al Jazeera al cubrir la noticia comentó también sobre esta cuestión de la legitimidad diciendo:

“La reunión del miércoles en la ciudad china de Tianjin, que según el portavoz talibán Mohammed Naeem fue por invitación de las autoridades chinas, fue vista como un regalo de Beijing hacia esa legitimidad”.

El régimen comunista chino está haciendo alarde de su intervención en Afganistán como una supuesta misión para lograr la paz y la reconciliación de su complejo entramado social, pero paralelamente ha anunciado la extensión de su corredor económico de “Belt and Road” (la Franja y la Ruta) justamente a través de su territorio, según informó el Daily Mail.

Tras el anuncio de la retirada de tropas de Estados Unidos en Afganistán, el régimen chino anunció un plan de inversión de 62.000 millones de dólares en el país devastado por la guerra.

El nuevo acuerdo multimillonario entre China y las autoridades de Kabul está considerando extender un corredor económico entre China y Pakistán, mediante la construcción de una gran carretera que unirá Afganistán y la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán. Al parecer el mega proyecto de infraestructura estratégico pretende ver su finalización para 2049.

Según los informes, el régimen chino en reiteradas ocasiones demostró su interés en invertir en Afganistán, pero la presencia estadounidense configuró siempre un impedimento para concretar los acuerdos.

La otra traba que debía sortear el régimen para lograr acuerdos con el gobierno afgano son los talibanes quienes ahora han accedido a un encuentro con autoridades chinas donde seguramente se avanzó en este aspecto.

El líder del Partido Comunista chino, Xi Jinping, lanzó el ambicioso proyecto de desarrollo de infraestructura “La Franja y la Ruta” (BRI, por sus siglas en inglés), en 2013, con el objetivo de conectar mejor a China con el resto del mundo y lograr un dominio global.

Generalmente el PCCh consigue el control de las obras de infraestructura para beneficio de su propia economía, los puestos de trabajo pasan a trabajadores chinos y la subcontratación, a empresas vinculadas con el régimen. Además ofrece préstamos gigantescos a los países que le dan la ‘bienvenida’, con el objetivo de ganar terreno en el control de los mismos.

Andrés Vacca – BLes


Comparte este artículo: