Pentágono exigirá mascarillas en el interior de focos de COVID independientemente de la vacunación

Comparte este artículo:

El Pentágono el 8 de diciembre de 2019. (Daniel Slim/AFP vía Getty Images)

El Pentágono anunció el miércoles que será obligatorio el uso de mascarillas en interiores en las instalaciones del Departamento de Defensa en zonas con una transmisión comunitaria sustancial o elevada de la COVID-19, independientemente del estado de vacunación.

Los miembros de las fuerzas armadas, los trabajadores civiles, los contratistas y los visitantes deberán llevar mascarillas en los interiores de las instalaciones militares y otras instalaciones “de propiedad, arrendadas o controladas de otro modo” por el Pentágono en las zonas en las que la transmisión de la COVID-19 sea “sustancial” o “elevada”, según un comunicado del subsecretario de Prensa del Pentágono, Jamal Brown.

La decisión se produce después de las últimas orientaciones sobre el uso de mascarillas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que pasaron a decir que las personas totalmente vacunadas deben llevar mascarillas en el interior de las viviendas en algunas zonas, citando nuevas investigaciones sobre brotes de varios estados y otros países.

Un memorando de la subsecretaria de Defensa, Kathleen Hicks, dice también que quienes aún no se hayan vacunado completamente contra la COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), deben practicar el distanciamiento social.

Esto se produce después de que la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, dijera a los periodistas el martes que las investigaciones indican que “en raras ocasiones, algunas personas vacunadas e infectadas con la variante Delta después de la vacunación pueden ser contagiosas y propagar el virus a otros”.

Los individuos totalmente vacunados que contraen la variante Delta pueden tener la misma carga viral que las personas no vacunadas, dijo Walensky, señalando que la variante puede ser transmitida por personas vacunadas.

“Esta nueva ciencia es preocupante y justifica una actualización de nuestras recomendaciones”, dijo entonces Walensky.

“Todo el personal de defensa debe seguir cumpliendo con las orientaciones de los CDC en lo que respecta a las áreas en las que se deben usar mascarillas. El Departamento revisará y modificará todas las orientaciones aplicables de Protección de la Salud de las Fuerzas para tener en cuenta las nuevas directrices de los CDC”, escribió Brown en su declaración del miércoles.

El anuncio del uso obligatorio de mascarilla se produce cuando la Marina dijo que dos marineros habían muerto por complicaciones de la COVID-19 en la última semana. El capitán Corby Ropp, de 48 años, de Swansboro (N.C.), murió el 23 de julio, y el maestro de armas de primera clase de la Reserva Naval Allen Hillman, de 47 años, de Boise (Idaho), murió el 26 de julio. Se desconoce su estado de vacunación.

Según el Pentágono, un total de 28 miembros del ejército han muerto a causa del virus del PCCh desde el comienzo de la pandemia.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE. UU., la Casa Blanca y la Cámara de Representantes también han ordenado que todo el personal vuelva a llevar mascarillas en los lugares cerrados siguiendo las recomendaciones de los CDC.

El presidente Joe Biden, por su parte, ha dicho que la Casa Blanca está considerando la posibilidad de imponer la vacuna contra la COVID-19 a todos los trabajadores federales. Está previsto que pronuncie sus declaraciones sobre la COVID-19 en la Casa Blanca el jueves por la tarde.

Isabel Van Brugen – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: