Más de un año después de declarar la pandemia, la OMS pide “auditorías” de los laboratorios de Wuhan

Comparte este artículo:

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una reunión en la sede de la OMS en Ginebra el 24 de mayo de 2021. (Laurent Gillieron/AFP vía Getty Images)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió el viernes una auditoría de los laboratorios de Wuhan (China) como parte de una segunda fase de las investigaciones sobre los orígenes de la COVID-19, después de que la primera fase no consiguiera garantizar la transparencia y el intercambio de información por parte del régimen chino.

Una prioridad clave para avanzar hacia una investigación más profunda de los orígenes de la COVID-19 incluirá “auditorías de los laboratorios e instituciones de investigación pertinentes que operan en la zona de los primeros casos humanos identificados en diciembre de 2019”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una reunión a puerta cerrada.

La segunda fase de la investigación también requerirá estudios de ciertas zonas residenciales de Wuhan y de los mercados de animales y fauna silvestre de la ciudad central, incluido el mercado de mariscos de Huanan, dijo Tedros, según declaraciones proporcionadas por la OMS.

Los investigadores se centrarán en “estudios que den prioridad a las zonas geográficas con los primeros indicios de circulación del SARS CoV-2”, dijo Tedros.

Un agente de seguridad hace guardia mientras los miembros del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investigan los orígenes de la COVID-19 realizan una visita al Instituto de Virología de Wuhan, en Wuhan, en la provincia central china de Hubei, el 3 de febrero de 2021. (HECTOR RETAMAL/AFP a través de Getty Images)

Un día antes, el jefe de la agencia dijo que era “prematuro” descartar la posibilidad de que la COVID-19 pudiera haber surgido de un laboratorio de Wuhan sin tener pruebas suficientes, retractándose de un controvertido informe de la OMS publicado en marzo que calificaba de “extremadamente improbable” la hipótesis de la fuga del laboratorio.

En los últimos meses, la teoría de que el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) fue el resultado de una filtración del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) ha ganado un mayor reconocimiento como posibilidad probable después de haber sido condenada en gran medida por los medios de comunicación convencionales, ya que algunos comentaristas la calificaron de “conspiración desacreditada” a pesar de que varios científicos y funcionarios presentaron pruebas para apoyar la hipótesis. La confusión se vio exacerbada por las declaraciones del Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. (NIAID), quien coincidió con la evaluación del PCCh sobre el origen del virus.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó el 26 de mayo a la comunidad de inteligencia que elaborara un informe en 90 días sobre los orígenes del virus, diciendo que las agencias están estudiando diferentes teorías, incluida la posibilidad de un accidente de laboratorio.

La OMS también dijo el jueves que corregirá varios “errores involuntarios” en su informe conjunto con China sobre los orígenes del virus, y que “aclarará que el primer grupo familiar no estaba vinculado al mercado de mariscos de Huanan”, según informó el Washington Post.

China sigue siendo un Estado miembro de la OMS.

Un trabajador mira desde la entrada de un hospital hacia el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en Wuhan, en la provincia central de Hubei en China, el 1 de febrero de 2021. (Héctor Retamal/AFP a través de Getty Images)

El informe de la agencia, elaborado con las aportaciones de científicos chinos que habrían trabajado bajo las restricciones de Beijing, fue cuestionado por funcionarios del gobierno estadounidense y por algunos científicos que expresaron su preocupación por la influencia del régimen comunista en la investigación. Los críticos señalaron que China había negado a los científicos el acceso a los datos brutos de los primeros pacientes.

El informe inicial sí se adhirió a las posturas preferidas de Beijing sobre el origen del virus. Beijing ha impulsado una hipótesis zoonótica natural —que el virus se transmitió a los humanos desde un huésped animal— como el origen más probable. El régimen chino ha citado repetidamente la evaluación de la OMS de que una fuga de laboratorio era “extremadamente improbable” como su razonamiento para impulsar las investigaciones sobre el virus en otros países.
Pérdida de un tiempo valioso

Tedros dijo el viernes que la OMS espera que China “apoye esta próxima fase del proceso científico compartiendo todos los datos relevantes con un espíritu de transparencia”.

También anunció la creación de un nuevo Grupo Internacional de Asesoramiento Científico Permanente para los Orígenes de Nuevos Patógenos (SAGO) que “desempeñará un papel vital en la siguiente fase” de la investigación de los orígenes del virus del PCCh, “así como de los orígenes de futuros nuevos patógenos”.

Tedros dijo que la OMS hará una convocatoria abierta para que “expertos altamente cualificados” se presenten a la SAGO. Los diferentes investigadores serán designados por los Estados miembros, dijo.

“Los miembros de este nuevo grupo asesor serán seleccionados en función de su experiencia técnica, teniendo en cuenta la representación geográfica y el equilibrio de género”.

“El mundo necesita un marco más estable y predecible para estudiar los orígenes de nuevos patógenos con potencial epidémico o pandémico”, añadió Tedros.

Este anuncio ha sido recibido con preocupación por parte de algunos científicos que han cuestionado si la propuesta podría hacer que la SAGO sustituyera a la actual misión designada por la OMS para investigar los orígenes del virus.

“Me preocupan los retrasos y, por supuesto, es un poco extraño”, dijo a ScienceMag la viróloga y veterinaria Marion Koopmans, de la Universidad Erasmus, miembro de la misión existente. “Estamos perdiendo un tiempo valioso”.

Gerald Keusch, director asociado del Instituto del Laboratorio Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de Boston, dijo que tiene “sospechas” sobre la creación del nuevo grupo.

“Tengo muchas sospechas sobre el hecho de descartar el grupo de trabajo inicial y permitir ahora que los individuos y los gobiernos se nominen a sí mismos, lo que dará lugar a un proceso partidista y selectivo y no conducirá a la mejor composición”, dijo Keusch a ScienceMag.

La OMS no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

Isabel Van Brugen – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: