La esperanza de vida en EE. UU. desciende 1.5 años debido a la pandemia de COVID-19

Comparte este artículo:

Gilberto Arias, de 15 años, (dcha.) y Javier Domínguez, de 13 años, colocan flores en el ataúd de Gilberto Arreguin Camacho, de 58 años, que murió a causa de la COVID-19, durante su entierro en un cementerio en Whittier (California) el 31 de diciembre de 2020. (Patrick T. Fallon/AFP vía Getty Images)

La esperanza de vida en Estados Unidos se redujo en un año y medio en 2020 con respecto al año anterior, según informaron varios investigadores el miércoles.

El descenso de la esperanza de vida al nacer de 78.8 años a 77.3 años se atribuyó en gran medida a la pandemia de la COVID-19, que ha devastado Estados Unidos y muchos otros países.

“El descenso de la esperanza de vida entre 2019 y 2020 puede atribuirse principalmente a las muertes provocadas por la pandemia. Las muertes por COVID representaron casi el 75 por ciento del descenso. Más de 609,000 estadounidenses han muerto durante la pandemia hasta ahora, aproximadamente 375,000 de esas vidas se perdieron el año pasado”, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en un comunicado.

La COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino). Los casos de la enfermedad aparecieron por primera vez en China a finales de 2019 y en Estados Unidos poco después.

El informe que detalla las estadísticas (pdf) procede del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, que forma parte de los CDC. Los investigadores utilizaron los certificados de defunción recibidos y procesados por el centro, así como los registros de nacimiento y las estimaciones de población.

El aumento de las lesiones no intencionadas, los asesinatos, la diabetes y las enfermedades crónicas del hígado y la cirrosis se mencionaron como otros factores que contribuyeron al descenso de la esperanza de vida, que fue más acusado que la estimación provisional de los primeros seis meses de 2020.

Según la nueva estimación provisional para todo el año, la esperanza de vida de los hombres ha descendido casi 2 años, hasta los 74.5 años, mientras que la de las mujeres descendió 1.2 años, hasta los 80.2 años.

La esperanza de vida masculina cayó a un nivel no visto desde 2003; el nivel femenino es el más bajo desde 2005.

“La esperanza de vida ha ido aumentando gradualmente cada año durante las últimas décadas”, dijo a Reuters Elizabeth Arias, investigadora de los CDC coautora del informe. “El descenso entre 2019 y 2020 ha sido tan grande que nos ha devuelto a los niveles que teníamos en 2003. Es como si hubiéramos perdido una década”.

La esperanza de vida disminuyó 3 años para los hispanos, casi 3 años para los negros y 1.2 años para los blancos.

Unos memoriales cuelgan de la puerta principal del cementerio de Greenwood durante un acto y una procesión organizados por Naming the Lost Memorials para recordar y celebrar las vidas de los fallecidos por la pandemia de la COVID-19 en la ciudad de Nueva York el 8 de junio de 2021. (Spencer Platt/Getty Images)

Otros países también experimentaron un descenso de la esperanza de vida a causa de la pandemia de COVID-19.

La esperanza de vida en Brasil se redujo en 1.3 años en 2020, según un estudio publicado en Nature el mes pasado. Las autoridades de Bélgica dijeron la semana pasada que la esperanza de vida se redujo en un año en 2020.

Los casos, las hospitalizaciones y las muertes por la COVID-19 empezaron a descender a finales del año pasado y en los últimos meses alcanzaron mínimos no vistos desde marzo de 2020.

Al mismo tiempo, el número de estadounidenses vacunados contra el virus del PCCh ha seguido aumentando.

Pero las autoridades están advirtiendo sobre la variante del virus Delta, especialmente a medida que el número de casos se dispara en toda la nación.

“El mensaje de los CDC sigue siendo claro: la mejor manera de prevenir la propagación de las variantes de la COVID-19 es prevenir la propagación de la enfermedad y la vacunación es la herramienta más poderosa que tenemos”, dijo el martes la directora de los CDC, Rochelle Walensky, a los miembros del Congreso. “Debemos seguir ampliando la cobertura vacunal”.

Sin embargo, la vacuna de Johnson & Johnson es significativamente menos eficaz contra algunas variantes, incluida la Delta, según sugiere un nuevo estudio. Además, algunos investigadores han señalado el creciente conjunto de pruebas que demuestran que las personas que se recuperan de la COVID-19 gozan de inmunidad frente a la enfermedad.

“Corren un riesgo muy bajo de volver a infectarse”, dijo el Dr. Jeffrey Klausner, profesor clínico de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, en una entrevista reciente a The Epoch Times.

“Algunos expertos, entre los que me incluyo, creen que la protección es igual a la vacunación”, añadió.

Zachary Stieber – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: