“La Casa Blanca participa en la censura de las Big Tech”: asegura CEO de Parler

Comparte este artículo:

George Farmer, CEO de Parler (Twitter/@HiNagendraBandi)

🔴 Evada la censura, síganos en Rumble y Telegram.

Redacción BLes– George Farmer, el joven CEO de la red social alternativa Parler, advirtió sobre la peligrosidad y el desenfreno con que las grandes tecnologías están censurando todo tipo de información respecto al virus PCCh que no sea la brindada “oficialmente” por los sectores de poder, incluyendo las directivas de la Casa Blanca desde que los demócratas asumieron la presidencia de los Estados Unidos.

Durante el año 2020 y hasta el día de hoy, las censuras en las grandes redes sociales respecto a la información sobre el virus del Partido Comunista Chino (PCCh) se han incrementado de modo exponencial.

Farmer, en un artículo de opinión publicado el miércoles 21 en Fox News, invita a reflexionar sobre este asunto y sugiere que la injerencia del gobierno federal en estos asuntos inevitablemente recuerdan a las tácticas utilizadas por los regímenes totalitarios.

Facebook, Twitter, Google y otros marcaron publicaciones, bloquearon ciertos contenidos e incluso expulsaron a usuarios de sus redes por atreverse a cuestionar las posiciones establecidas como por ejemplo el uso de barbijo en niños, la promoción de ciertos medicamentos aprobados para combatir los efectos del virus como la hidroxicloroquina, críticas a las normativas de encierro y otros temas que las grandes tecnologías decidieron no popularizar.

Sin embargo, señala Farmer, todo empeora cuando detrás de estas censuras se encuentra nada más y nada menos que la Casa Blanca del presidente Joe Biden, quien estaría tomando decisiones sobre la censura en la Big Tech, en favor justamente de callar ciertas voces que no serían funcionales a sus intereses, según denuncia el CEO de Parler.

“La Casa Blanca ahora ha admitido que monitorea las páginas de Facebook de los ciudadanos privados y le pide a Facebook que bloquee el contenido que encuentra objetable”, advierte Farmer.

“¿Silenciar el debate, vigilar a los ciudadanos privados y crear listas de personas que se atreven a estar en desacuerdo con el gobierno? Es mejor dejar estas tácticas a los regímenes totalitarios”, continúa diciendo.

Tanto la Casa Blanca como los líderes de las grandes tecnologías han utilizado el mismo argumento para justificar sus actos de censura, afirmando que el contenido que buscan bloquear es siempre la información errónea que se desvía de “la ciencia establecida” sobre el virus.

En este sentido, Farmer destaca que “no hay nada más anticientífico” que admitir la existencia de una “ciencia establecida”, dado que siglos de historia han demostrado que la verdad científica es un proceso de conocimiento y cambio constante. Aceptar la mutación en la ciencia es lo único que permite que esta se siga desarrollando y los conocimientos no se estanquen justamente en “algo establecido”.

Sin ir más lejos, la “ciencia establecida” promovió las iniciativas de gobiernos izquierdistas que durante el 2020 paralizaron completamente la economía encerrando a sus ciudadanos en sus casas y eliminando su derecho a circular y trabajar durante meses.

Pero curiosamente hoy, con la ventaja de la retrospectiva, podemos entender por ejemplo que el enfoque del gobernador DeSantis en Florida, promotor de la libertad y opositor de las medidas de encierro, fue mucho más efectivo respecto a a los bloqueos económicos y encierros devastadores en Nueva York y otros lugares gobernados por demócratas, que produjeron un efecto poco notable en la transmisión del virus y además destruyeron completamente sus economías.

Poder discutir estas cuestiones libremente sin padecer censura, son la base para construir un conocimiento verdadero. “Un pueblo libre debe poder tener debates abiertos y honestos sobre las compensaciones entre la protección de la libertad individual y el interés del estado en proteger al público de las amenazas, incluido un virus altamente contagioso”, dice al respecto Farmer.

Las conexiones entre las Big Tech y los líderes demócratas está siendo cada vez más evidenciada. El nuevo libro del periodista conservador Alex Marlow, Breaking the News: Exposing the Establishment Media’s Hidden Deals and Secret Corruption (Exponiendo los tratos ocultos y la corrupción secreta de los medios de comunicación del establishment), revela las profundas conexiones entre Big Tech y el establishment del partido demócrata, las cuales fueron clave para la victoria de Biden como presidente de los EE. UU., asegura Marlow.

En su contenido se pueden encontrar numerosas pruebas y análisis políticos que dan fe de que el actual presidente Biden se vio fuertemente beneficiado durante las elecciones por sus socios de Sillicon Valley. Y finalizadas las elecciones, Biden no tardó en recompensar a la élite de las grandes tecnologías con puestos influyentes en su equipo de transición, quienes hoy estarían trabajando en conjunto en los planes de censura.

Andrés Vacca – BLes


Comparte este artículo: