EE. UU. mantiene a Venezuela, Cuba, y China en “lista negra” del tráfico de personas

Comparte este artículo:

El secretario de Estado Antony Blinken saluda a su llegada al aeropuerto de Ciampino en Roma, el 27 de junio de 2021. (Andrew Harnik/POOL/AFP a través de Getty Images)

Estados Unidos publicó este jueves su reporte anual de tráfico de personas, en la que aún mantuvo a China, Venezuela, Cuba, y Nicaragua, en su “lista negra” de países que no hacen lo suficiente para combatir el tráfico humano.

“Este crimen es una afrenta a los derechos humanos y a la dignidad humana”, dijo el secretario de Estado, Antony Blinken, al presentar el reporte desde la Sala Benjamin Franklin el 1 de julio.

Blinken señaló que el tráfico de personas tiene “un peso desproporcionado” sobre quienes “son objeto de opresión por otras injusticias” en países en desarrollo y advirtió de que la pandemia ha “agudizado” los problemas entre los más vulnerables.

El Departamento de Estado señaló en su nuevo “Reporte de Tráfico de Personas 2021 (TIP)” (pdf) que los países cuyos gobiernos no cumplen totalmente con los estándares mínimos y “no están haciendo esfuerzos significativos para lograrlo”, son incluidos en el Nivel 3 de su puntuación.

La inclusión en la “lista negra” puede llevar a la imposición de sanciones como la congelación de la ayuda no humanitaria y no comercial para los países sancionados o la exclusión de préstamos de instituciones, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), si así lo decide el presidente de EE.UU., Joe Biden.

Sobre Cuba, el informe destacó el “patrón gubernamental de aprovecharse de los programas de exportación de trabajadores con sólidas señales de trabajos forzados, particularmente en su programa de misiones médicas al extranjero”.

A través de los supuestos programas médicos, el régimen cubano envía a profesionales de la salud a diferentes países en misiones médicas a través de contratos con los gobiernos extranjeros. Sin embargo, los médicos son explotados mediante la intimidación, falta de salarios y retención de sus pasaportes, entre otros.

El reporte señaló también que en 2020, el régimen castrista “aprovechó la pandemia aumentando el número y tamaño de las misiones médicas y se negó a mejorar la transparencia del programa o abordar las violaciones laborales y los delitos de trata a pesar de las persistentes acusaciones de observadores, exparticipantes y gobiernos extranjeros sobre la participación de funcionarios cubanos en abusos”.

Respecto a Nicaragua, el Departamento de Estado apuntó que el gobierno nicaragüense “continúa restando importancia a la gravedad del tráfico de personas en el país pese a los informes de la sociedad civil sobre un aumento en las víctimas en 2020”.

El gobierno de Biden señaló que los grupos considerados en mayor riesgo de tráfico en Nicaragua incluyen mujeres, niños e inmigrantes, los cuales son explotados dentro del país y en países como México, España, y EE. UU. Mientras que los adultos son sujetos al tráfico laboral en la agricultura, construcción, minería.

Y en el caso de Venezuela, alertó de que las “autoridades ofrecen apoyo y un ambiente permisivo para que grupos armados no estatales”, entre las que se encuentran organizaciones ilegales colombianas, “recluten y empleen niños soldado para el conflicto armado y el tráfico sexual mientras operan en territorio venezolano con impunidad”.

Asimismo, el reporte reafirmó que el gobierno estadounidense “sigue reconociendo la autoridad de la Asamblea Nacional de 2015 elegida democráticamente y de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela”.

“Las referencias a un ‘régimen’ o ‘régimen de Maduro’ a continuación no tienen la intención de indicar que Estados Unidos considera a dicha entidad como un gobierno”.

Por otro lado, el jefe de la diplomacia estadounidense destacó las “atroces” acciones de China contra los uigures y otras minorías musulmanas en la provincia de Xinjiang, en el oeste del país, donde casi un millón de personas son objeto de trabajos forzosos.

“Las autoridades [chinas] siguieron aplicando estas políticas en otras provincias, atacaron a otras minorías religiosas bajo sus auspicios y solicitaron la repatriación y el internamiento forzados de las minorías religiosas y étnicas que vivían en el extranjero mediante el uso de vigilancia, hostigamiento y amenazas contra ellos y sus familiares, y pedidos de extradición”.

Entre los otros países incluidos en el nivel 3, se encuentra Rusia, Irán, Burma, Afganistán, Siria, Corea del Norte, entre otros.

Pachi Valencia – La Gran Época (Con información de EFE)


Comparte este artículo: