EE.UU. libera a inmigrantes ilegales que dan positivo a COVID-19: Policía de Texas

Comparte este artículo:

Un grupo de más de 350 inmigrantes ilegales esperan a la Patrulla Fronteriza después de cruzar el Río Grande desde México hacia Del Río, Texas, el 25 de julio de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Los agentes fronterizos están liberando a inmigrantes ilegales que dan positivo en la prueba de COVID-19 para entregarlos a una organización benéfica, según informaron las autoridades de Texas esta semana.

Los inmigrantes fueron entregados a la organización Catholic Charities of The Rio Grande Valley, que los alojó en un hotel que habían alquilado en su totalidad, dijeron las autoridades policiales de La Joya.

“No sabíamos esto. Nadie dijo a la ciudad de La Joya, nadie dijo al departamento de policía que estas personas estaban aquí. Y nadie nos dijo que estas personas estaban posiblemente enfermas”, dijo el sargento de La Joya Manuel Casas a los periodistas en una conferencia de prensa el martes.

La situación salió a la luz después de que una ciudadana preocupada informara el lunes a un oficial de policía que había visto a una familia que tosía y estornudaba sin cubrirse la boca y que no llevaba mascarilla.

La dirección del local de Whataburger en el que se encontraba la familia dijo que quería que se marcharan porque estaban descuidando la salud de otras personas.

El agente se dirigió a la familia, que le dijo que había sido detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza unos días antes, pero que había sido liberada porque tenía COVID-19.

La familia estaba alojada en el hotel Texas Inn, que las autoridades supieron más tarde que había sido reservado en su totalidad para albergar a este tipo de inmigrantes.

“La información que tenemos es que todos los que se alojan en ese hotel son positivos en COVID-19”, dijo Casas.

Los oficiales vieron más tarde a un grupo de entre 20 y 30 personas alojadas en el hotel en el exterior. La mayoría no llevaba mascarillas.

Los policías también se enteraron más tarde de que los inmigrantes ilegales detenidos por la Patrulla Fronteriza fueron entregados a la organización benéfica para ser alojados en hoteles de la zona de McAllen, además de La Joya.

“Hemos estado haciendo bien como comunidad en frenar la propagación de este virus mortal. Pero las políticas mal concebidas de los gobiernos federal y estatal están empezando a tener graves consecuencias en el condado de Hildago. Pido a los funcionarios federales de inmigración que dejen de liberar a los migrantes infectados en nuestra comunidad”, dijo Richard Cortez, el juez del condado, en un comunicado.

Un representante de Catholic Charities of The Rio Grande Valley no devolvió una solicitud de comentarios. El director ejecutivo de la organización benéfica dijo a Border Report que el grupo ha estado ayudando a alojar a los inmigrantes con COVID en hoteles. La hermana Norma Pimentel, la directora, dijo que un guardia de seguridad está ahora en el hotel La Joya para mantener a los inmigrantes dentro.

Un portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza dijo a The Epoch Times por correo electrónico que la agencia en el sector del Valle del Río Grande (RGV) “sigue encontrando un número significativo de migrantes indocumentados que cruzan la frontera”.

Migrantes indocumentados es un término para referirse a los extranjeros ilegales.

“RGV continúa expulsando individuos bajo las autoridades del Título 42 como parte de los esfuerzos de mitigación de COVID y utiliza vías bajo los procedimientos del Título 8 para remover a aquellos susceptibles a sus países de origen”, agregó el portavoz. “Durante estos tiempos difíciles, nuestras asociaciones federales, estatales y locales son indispensables a medida que trabajamos para asegurar nuestras fronteras y para mover rápidamente a los individuos fuera de la custodia de la USBP y a través de la vía de inmigración apropiada”.

Los agentes fronterizos en el Valle del Río Grande detuvieron a más de 20,000 inmigrantes ilegales en una sola semana este mes, parte de un aumento dramático en las detenciones visto durante el primer mandato del presidente Joe Biden.

Las autoridades de Texas han empezado a tomar cartas en el asunto, deteniendo a los inmigrantes por cargos de allanamiento. La ciudad de Laredo, por su parte, demandó a la administración Biden la semana pasada en un intento de detener el traslado de miles de inmigrantes ilegales a la ciudad procedentes de las detenciones en el Valle del Río Grande y Del Río.

Zachary Stieber – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: