Cuba, Irán y la vergüenza de Estados Unidos

Comparte este artículo:

Cubano-americanos se manifiestan en apoyo a las manifestaciones que tienen lugar en Cuba, frente a la Casa Blanca en Washington el 12 de julio de 2021. (Win McNamee/Getty Images)

Comentario

Si no hubiera dejado el Partido Demócrata hace años, lo dejaría ahora.

Su reacción noña de palabrerías ante el levantamiento del pueblo cubano contra 62 años de brutal opresión comunista es vergonzosa.

Aparentemente, las protestas son un poco incómodas para ellos. AOC podría sentirse avergonzada si dijera o hiciera algo, por no hablar de Bernie.

La advertencia del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, a los refugiados cubanos de que no vinieran (mientras la frontera está abierta a prácticamente todos los demás, desde los hutíes hasta los extraterrestres) puso el broche de oro.

Evidentemente, los guardacostas ya han sido alertados para que no dejen llegar a nuestras costas a esta gente desagradable amante de la libertad. Después de todo, algunos de ellos podrían votar por los republicanos.

El comportamiento de Mayorkas, nacido en Cuba, no está tan lejos de los kapos judíos que mantenían el orden para los nazis dentro de los campos de concentración. Lo que ha hecho —sin duda por órdenes de arriba— es así de repulsivo.

Pero está claro que los demócratas tenían y tienen peces más importantes que freír, como prolongar la ficción de que otra manifestación a favor de la libertad (el 6 de enero), por muy torpe que fuera, fue una verdadera “insurrección”. (Los pobres simplemente se olvidaron de llevar armas).

Además, Rusia, China e Irán han advertido a Estados Unidos que no se inmiscuya en Cuba o de lo contrario.

No hay que preocuparse, Eje del Mal. A pesar de la retórica que puedan soltar, nuestro gobierno no está realmente en contra de ustedes.

En medio de las manifestaciones cubanas y el mismo día en que el secretario Mayorkas daba su “no” al estilo del camarada Gromyko a los refugiados del comunismo, muchos de los cuales estaban siendo golpeados en las calles o algo peor, nuestro Departamento de Estado estaba ocupado apaciguando a los mulás.

Del Washington Free Beacon:

“El Departamento de Estado informó al Congreso a última hora del martes que renunciaría a las sanciones sobre el comercio ilícito de petróleo de Irán para que el país pueda acceder a los fondos congelados en Corea del Sur y Japón, el mismo día en que el Departamento de Justicia anunció la presentación de cargos contra una red de espionaje iraní que pretendía secuestrar a un estadounidense.

“La exención, firmada por el secretario de Estado Antony Blinken, permite la ‘transferencia de fondos iraníes en cuentas restringidas a exportadores de Japón y la República de Corea”, según una notificación enviada al Congreso por el Departamento de Estado. La exención permite que el dinero iraní que había sido congelado como resultado de las sanciones estadounidenses sea liberado sin violar la ley”.

No se altere demasiado. El Departamento de Estado no levantó todas las sanciones (…) todavía. Eso sería una mala noticia para la independencia energética estadounidense, lo que queda de ella.

Por supuesto, eso podría cambiar tan pronto como los comandantes calmen lo suficiente las cosas en La Habana a su manera, ya probada. De todos modos, ya se está preparando un giro hacia Irán.

Como reportó Axios el 14 de julio, “el ministro de Exteriores iraní saliente, Mohammad Javad Zarif, escribió en un informe al parlamento que la Administración Biden ha acordado levantar casi todas las sanciones de Estados Unidos a Irán para asegurar un retorno mutuo al acuerdo nuclear de 2015”.

Más allá de las sanciones, también se levantará la designación de terrorismo contra el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria y las sanciones personales al líder supremo Jamenei, así como a “más de 1000 individuos iraníes”.

En el artículo de Axios se ofrecen más detalles, incluyendo lo que se supone que los iraníes van a ceder a cambio de toda esta generosidad, pero uno se pregunta si el nuevo régimen iraní de línea dura encabezado por Ebrahim Raisi tiene algún interés real en un acuerdo en primer lugar.

Y si lo tienen, ¿tienen intención de cumplirlo? Antes no lo hacían. ¿Por qué deberíamos esperar que lo hagan ahora?

Y lo que es más importante, ¿por qué quiere Biden este acuerdo? Todo el asunto parece una especie de farsa, que marca el tiempo para la expansión globalista.

A fin de cuentas, el Acuerdo con Irán parece ser todo por el dinero. Ciertamente lo es para los europeos. No hay razón para que no lo sea para los demócratas, esencialmente ahora un partido globalista.

Pobre pequeña Cuba, y más específicamente el pueblo cubano, son solo una barra lateral en este gran juego —un inconveniente, como he señalado anteriormente.

Estaba escuchando hoy el nuevo y convincente programa de radio de Clay Travis y Buck Sexton (que sustituye a Rush) y los dos hombres estaban especulando sobre lo que se podría hacer para liberar a Cuba si tuviéramos un gobierno decente y moral que tuviera la voluntad.

No era fácil, señalaron, teniendo en cuenta los recientes fracasos de las aventuras estadounidenses en Irak y Afganistán, la natural desgana de utilizar nuestros militares cuando nuestro propio país no está siendo amenazado directamente.

Pero Irak y Afganistán son culturas tribales a miles de kilómetros de distancia. Cuba está a 90 millas, según un famoso cartel en Cayo Hueso, y es un país católico, de los que no han comprado el ateísmo comunista completo, es decir, una cultura judeocristiana, como Estados Unidos.

En 1962, durante la crisis de los misiles en Cuba, esas 90 millas parecían dolorosamente cercanas. Podrían volver a estarlo. Es más o menos como Taiwán y China. ¿Cree que XI Jinping está pendiente de cómo nos comportamos en este caso? Ya ha engullido Hong Kong. A veces hay que trazar el límite.

Y, con respecto a Cuba, tenemos esta actualización del Summit News:

“La organización Black Lives Matter ha emitido una declaración en la que se alinea claramente con la brutal opresión del gobierno marxista sobre el pueblo cubano en todo el país, lo que ha provocado una reacción negativa generalizada, pero no es de extrañar, dado que la propia BLM fue fundada por ávidos marxistas”.

“En lugar de condenar al régimen cubano, la declaración de BLM culpa al gobierno de Estados Unidos del presidente Trump por el ‘trato inhumano’ del pueblo cubano”.

En latín, “ut inter”, o “como era de esperar”.

Roger L. Simon – La Gran Época (The Epoch Times en español)

Roger L. Simon es un novelista premiado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y, ahora, editor The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “I Know Best: How Moral Narcissism Is Destroying Our Republic, If It Hasn’t Already” (no ficción). Se le puede encontrar en Parler como @rogerlsimon


Comparte este artículo: