Policía no desalojó a manifestantes de BLM de parque el año pasado para foto de Trump: Órgano de control

Comparte este artículo:

El 1 de junio de 2020, el presidente Donald Trump sostiene una Biblia frente a la iglesia de St. John, al otro lado del parque Lafayette, en Washington. (Brendan Smialowski/AFP a través de Getty Images)

El informe del inspector general parece disipar una historia clave contra Trump.

El inspector general del Departamento de Interior dijo el miércoles que los funcionarios de la Casa Blanca de Trump no desalojaron por la fuerza a los manifestantes del Parque Lafayette el año pasado durante las protestas y disturbios de Black Lives Matter en Washington y en todo Estados Unidos para que el expresidente pudiera tomarse una foto frente a una iglesia.

El informe del inspector general (pdf) también dice que la Policía de Parques de Estados Unidos (USPP, por sus siglas en inglés) no utilizó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes de Black Lives Matter cerca de la Casa Blanca el 1 de junio de 2020. La Policía Metropolitana, operada por el gobierno municipal de D.C., utilizó gas lacrimógeno en un incidente separado y no relacionado, dijeron las autoridades.

El año pasado, los demócratas y algunos funcionarios de la administración alegaron que el expresidente Donald Trump ordenó despejar el parque Layfatte para poder posar para una foto sosteniendo una Biblia. Ese incidente ocurrió durante el apogeo de los disturbios por parte de la izquierda, las manifestaciones, los actos de violencia y los incendios premeditados en las principales áreas metropolitanas después de la muerte de George Floyd en Minneapolis en la que estuvo involucrada un oficial.

Las imágenes y las acusaciones, junto con otras acciones de la Administración Trump, se convirtieron en un foco de tensión impuesto por sus críticos, que afirmaron que el expresidente manejó mal los disturbios y las protestas.

La policía del parque tenía la autoridad para desalojar a los manifestantes en la plaza para colocar vallas después de los disturbios y las protestas en la zona, no a causa de Trump. El exmandatario también ha negado las afirmaciones de que utilizó a la policía para desalojarlos.

Pero, según el informe del inspector general del miércoles, “las pruebas que obtuvimos no respaldan la conclusión de que la USPP desalojó el parque para permitir que el presidente inspeccionara los daños y se dirigiera a la iglesia de St. John”.

Los manifestantes intentan derribar la estatua de Andrew Jackson en el Parque Lafayette, cerca de la Casa Blanca, el 22 de junio de 2020. (Tasos Katopodis/Getty Images)

Manifestantes se enfrentan a la policía cerca de una barricada que levantaron y marcaron con el letrero “Zona Autónoma de la Casa Negra” frente al Parque Lafayette, cerca de la Casa Blanca, en Washington, el 22 de junio de 2020. (Roberto Schmidt/AFP vía Getty Images)

Además, la Policía de Parques había emitido tres avisos de dispersión antes de despejar la zona, pero estaba claro que el mensaje no era audible para la multitud de manifestantes, según el informe.

La Policía Federal de Parques y el Servicio Secreto, añadía, “no utilizaron un canal de radio compartido para comunicarse, la USPP transmitió la información principalmente de forma oral a las entidades policiales asistentes, una entidad policial asistente llegó tarde y es posible que no recibiera una sesión informativa completa sobre las reglas de enfrentamiento, y varios oficiales no pudieron oír claramente las advertencias de dispersión del comandante de incidentes”.

Según el informe, “estas deficiencias en la comunicación y la coordinación pueden haber contribuido a la confusión durante la operación y al uso de tácticas que parecían incoherentes con el plan operativo del comandante de incidentes”.

El informe concluyó que el video de la policía y otras imágenes mostraban que al menos un “agente disparó bolas de pimienta hacia la multitud en la calle H desde el interior del parque Lafayette, pero no mostraba a los manifestantes traspasando la línea de la valla”, señalando que el comandante de incidentes de la Policía de Parques había dicho que las bolas de pimienta solo debían utilizarse si los manifestantes traspasaban la línea de la valla.

En los días previos al 1 de junio del año pasado, manifestantes y alborotadores llevaron a cabo actos de violencia, según el informe del inspector general. Cuarenta y nueve oficiales de la Policía de Parques resultaron heridos.

La Policía Metropolitana había dicho que manifestantes y alborotadores lanzaron objetos contra la policía durante las protestas de Black Lives Matter en D.C. el año pasado. Eso incluyó un dispositivo incendiario que quemó gravemente a un oficial, dijeron los funcionarios.

En los alrededores del parque Lafayette el verano pasado, hubo numerosos reportes de actos de vandalismo, y los activistas también intentaron establecer una “zona autónoma” en D.C. Mientras tanto, la mencionada iglesia de St. John fue objeto de múltiples actos de vandalismo el verano pasado, incluido un supuesto intento de incendio.

Los manifestantes también intentaron derribar una estatua del presidente estadounidense Andrew Jackson en el Parque Lafayette, pero finalmente no lo consiguieron. El Departamento de Justicia acusó posteriormente a cuatro hombres por el incidente.

Jack Phillips – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: