Congresistas demócratas católicos piden a obispos que se les permita comulgar pese a apoyar el aborto

Comparte este artículo:

60 representantes demócratas firmaron una declaración de principios donde solicitan recibir la eucaristía, aunque impulsen políticas anticatólicas.

Más de 60 congresistas demócratas católicos firmaron una declaración de principios donde, básicamente, piden a los obispos americanos que se les permita comulgar pese a apoyar el aborto.

La declaración, publicada el pasado 18 de junio, se da en medio de una gran polémica sobre el recibimiento de la Eucaristía, que para los católicos es el cuerpo de Cristo, puesto que los Obispos Católicos de Estados Unidos han aprobado la redacción de un documento sobre la coherencia eucarística, en el cual una de las preguntas fundamentales ha sido si los políticos que apoyan el aborto pueden recibir la comunión.

Dentro de la Iglesia Católica hay diversas opiniones, con obispos que arguyen que no tienen la potestad de impedir que alguien comulgue y, en contraparte, obispos que explican que sí pueden negar la comunión a aquellas personas o figuras públicas que mantienen una obstinada postura considerada pecado en el catolicismo, según lo establecido en el Canon 915 del Código de Derecho Canónico.

La declaración de los congresistas demócratas católicos

Los congresistas demócratas católicos, explicaron en su declaración que se sienten «orgullosos de formar parte de la tradición católica viva, una tradición que promueve indefectiblemente el bien común, expresa un marco moral coherente para la vida y destaca la necesidad de proporcionar una red de seguridad colectiva a las personas más vulnerables de la sociedad».

Los 60 representantes demócratas católicos dicen que ellos imaginan «un mundo en el que todos los niños pertenezcan a una familia afectuosa y coincidimos con la Iglesia Católica en el valor de la vida humana».

«Cada uno de nosotros se compromete a reducir el número de embarazos no deseados y a crear un entorno con políticas que fomenten que los embarazos lleguen a término y proporcionen recursos para criar niños sanos y seguros. Creemos que esto incluye la promoción de alternativas al aborto, como la adopción, la mejora del acceso a la asistencia sanitaria y a la atención infantil, y la creación de una prestación por hijo a través del crédito fiscal por hijo ampliado y mejorado».

Sin embargo, los congresistas demócratas católicos también exigieron a la Iglesia Católica que no se utilice la Eucaristía como un arma contra los legisladores que impulsan políticas abortistas.

«Creemos que la separación de la Iglesia y el Estado permite que nuestra fe informe nuestros deberes públicos y sirva mejor a nuestros electores. El sacramento de la Sagrada Comunión es fundamental en la vida de los católicos practicantes, y la utilización de la Eucaristía como arma para los legisladores demócratas por su apoyo al acceso seguro y legal de la mujer al aborto es contradictoria», explicaron en la declaración de principios.

«Les exhortamos solemnemente a que no sigan adelante y nieguen este sacramento, el más sagrado de todos, la fuente y la cumbre de toda la obra del Evangelio por una cuestión», continuaron.

La respuesta de los obispos es clara

La aprobación de un documento o una guía para determinar a quien se le puede o no negar la comunión es algo muy complejo dentro de la Iglesia Católica. No todos los obispos tienen una opinión homogénea y, además, existen normas dentro de la estructura eclesiástica a la que deben regirse para aprobar una medida sobre la recepción de la eucaristía.

No obstante, el debate sobre si un político que apoye el aborto debe recibir la Eucaristía lleva varios meses entre los obispos y, finalmente, en una votación luego de recibir la declaración de principios de los congresistas demócratas católicos, la gran mayoría de obispos aprobó mediante una votación la realización de una guía sobre la Eucaristía en el marco de un proyecto más amplio para promover la devoción a dicho sacramento en Estados Unidos.

Dicha guía incluiría un capítulo sobre la coherencia eucarística y se prevé que explique a los obispos y párrocos cómo actuar ante una figura pública que mantenga o impulse políticas contrarias a la enseñanza de la Iglesia, como es el caso del aborto. La decisión es controvertida, pues políticos importantísimos americanos, como el presidente Joe Biden, son abiertamente proabortistas y al mismo tiempo se identifican como católicos.

congresistas demócratas católicos - biden - el american

El entonces vicepresidente de EE.UU. Joe Biden (2-D), sentado junto a su esposa Jill Biden (D) mientras habla con el arzobispo de Washington Donald Wuerl (2-I) y el Secretario de Estado del Vaticano Cardenal Pietro Parolin (I), antes de una ceremonia de llegada del Papa Francisco en el Jardín Sur de la Casa Blanca, en Washington DC, EE.UU., 23 de septiembre de 2015. (EFE)

En primera instancia, la redacción de un documento que potencialmente lleve a negar la comunión a ciertos políticos y figuras públicas no era vista con muy buenos ojos por muchos obispos, sin embargo, la redacción del documento guía sobre la Eucaristía fue aprobado con 73 % a favor y un 24 % en contra, dejando un 3 % restante de obispos que se abstuvieron.

La respuesta de los obispos a través de la aprobación del documento le cayó como un yunque a varios políticos demócratas, incluyendo al presidente Biden, quien arguyó que los obispos no van a avanzar en el documento que facilitaría la negación de la comunión a políticos proabortistas.

Emmanuel Alejandro Rondón – El American


Comparte este artículo: