Cifra de muertos supera el millón en la América Latina que depende de vacunas chinas

Comparte este artículo:

Una enfermera muestra una vacuna COVID-19 producida por la empresa china Sinovac Biotech en el Hospital Sao Lucas en Porto Alegre, sur de Brasil, el 8 de agosto de 2020 (SILVIO AVILA/AFP a través de Getty Images)

La cifra de muertos por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) en América Latina y el Caribe ya supera el millón.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo en una declaración del 21 de mayo, que hasta esa fecha casi el 89 por ciento de las muertes en América Latina y el Caribe se produjeron en Brasil (44.3 por ciento), México (22.1 por ciento), Colombia (8.3 por ciento), Argentina (7.3 por ciento) y Perú (6.7 por ciento). En Centroamérica se concentró el tres por ciento de las muertes y en el Caribe el uno por ciento.

Hasta el 31 de mayo, Brasil registró más de 462,000 muertes atribuidas a la epidemia, la segunda cifra reportada de muertes más alta del mundo después de Estados Unidos. México, con más de 223,000 muertes, ocupa el segundo lugar en la región, seguido de Colombia, con más de 88,000 muertes.

La OPS entregó hasta la fecha más de 12 millones de dosis de vacunas adquiridas a través de la iniciativa de Acceso Global a Vacunas COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud a América Latina y el Caribe y está enviando 770,000 dosis más a estas zonas.

Según los datos de la OPS, varios países latinoamericanos, entre ellos Chile, El Salvador, Brasil y Uruguay, dependen casi totalmente de las vacunas producidas en China.

Las vacunas chinas Sinovac, Sinopharm y CanSino, están siendo administradas a gran escala en países latinoamericanos como Brasil, Chile, México, Argentina y Perú, informó el 20 de mayo Xinhua, la Agencia de Noticias del régimen comunista chino.

Según las últimas estadísticas de la OPS citadas en el artículo, hasta el 14 de mayo, 26 países de América Latina y el Caribe habían recibido más de 84 millones de dosis de vacunas. De ellas, casi 55 millones de dosis, o alrededor del 65 por ciento, fueron vacunas chinas.

La NBC informó el 23 de mayo que China envió más de 165 millones de dosis de vacunas chinas a América Latina y el Caribe en los últimos meses.

Gao Fu, director de los Centros de Control de Enfermedades de China, habla durante una conferencia de prensa de la Oficina de Información del Consejo de Estado en Beijing, China, el 26 de enero de 2020. (Noel Celis/AFP vía Getty Images)

El artículo cita a expertos que dicen que el Partido Comunista Chino (PCCh) está utilizando las vacunas para avanzar en su agenda en América Latina. Funcionarios latinoamericanos también informaron que el PCCh pidió a América Latina que corte los lazos con Taiwán a cambio de la vacuna.

Muchos países de América del Sur y Central y del Medio Oriente que adoptaron la “diplomacia de las vacunas” de la China comunista, entre ellos Brasil, Chile, Pakistán y Turquía, después de la aplicación generalizada de la vacuna Sinovac registraron un aumento de infecciones virales confirmadas y fuertes efectos secundarios entre los receptores.

El 10 de abril, en una conferencia nacional china sobre vacunas y salud, Gao Fu, director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, admitió que las vacunas chinas no ofrecen mucha protección y que la eficacia debería mejorarse utilizando varios tipos de vacunas de forma alterna.

En enero del presente año, el Instituto Butantan, uno de los principales productores de vacunas de Brasil, rebajó el índice de eficacia de la vacuna Sinovac del 77.96 por ciento al 50.38 por ciento. Y en marzo, tres fases de ensayos clínicos en Perú de la vacuna de Sinopharm mostraron que la vacuna de Beijing Bio, una subsidiaria de Sinopharm, solo tenía un 11.5 por ciento de efectividad y la vacuna de Wuhan Bio tenía un 33 por ciento de efectividad, muy por debajo de la afirmación del PCCh de casi un 80 por ciento.

Jessica Mao – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: