Biden pone fin a negociaciones sobre infraestructura con republicana clave

Comparte este artículo:

El presidente Joe Biden habla en el Centro de Convenciones de Rehoboth Beach en Rehoboth Beach, Delaware, el 4 de junio de 2021. (Jim Watson/AFP vía Getty Images)

El presidente Joe Biden dejó el martes de negociar con la senadora Shelley Moore Capito (R-W.Va.) tras no lograr un terreno común en las negociaciones sobre infraestructuras.

Biden y Capito, la principal republicana en la Comisión de Medio Ambiente y Obras Públicas del Senado, mantuvo conversaciones durante semanas sobre un importante plan de infraestructura, pero se encontró con un obstáculo en cuanto a las prioridades de financiación y si las alzas de impuestos deberían formar parte de un acuerdo.

Biden “informó hoy a la senadora Capito que la última oferta de su grupo no satisfacía, en su opinión, las necesidades esenciales de nuestro país para restaurar nuestras carreteras y puentes, prepararnos para nuestro futuro de energía limpia y crear puestos de trabajo”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una declaración.

Capito dijo que ella y otros negociadores del Partido Republicano “trabajaron constantemente de buena fe con el presidente Biden y fueron optimistas de que podríamos alcanzar un acuerdo bipartidista por el bien del país”.

El grupo que la senadora lideró entregó varias contraofertas, incluyendo una propuesta de aproximadamente 978,000 millones de dólares que Biden rechazó el viernes.

“A pesar de los progresos que hicimos en nuestras negociaciones, el presidente siguió respondiendo con ofertas que incluían aumentos de impuestos para su pago, en lugar de varias opciones prácticas que no habrían sido perjudiciales para los individuos, las familias y las pequeñas empresas”, dijo Capito.

La senadora Shelley Moore Capito (R-WV) se dirige a una votación en el pleno del Senado el 8 de junio de 2021 en Washington, DC. (Samuel Corum/Getty Images)

El primer plan de Biden era de 2.3 billones de dólares e incluía cientos de miles de millones para el cuidado de ancianos y discapacitados, que los republicanos criticaron como un ajuste extraño para un paquete de infraestructura, junto con un aumento de la tasa de impuestos corporativos, lo que revertiría parcialmente una disposición clave del proyecto de ley de reforma tributaria del Partido Republicano (GOP) de 2017.

La Casa Blanca ofreció más tarde una propuesta de 1.7 billones de dólares, que sigue incluyendo alzas de impuestos.

“El presidente terminó las conversaciones hoy conmigo con una llamada muy cordial. Estoy extremadamente decepcionada porque le ofrecimos al presidente básicamente lo que nos pidió la primera vez que nos reunimos con él, que era un billón de dólares en ocho años, incluyendo el gasto de referencia y sin un aumento de impuestos”, dijo Capito a Fox News el martes por la noche.

Lo que Biden indicó en la primera reunión fue retirado posteriormente por funcionarios de la Casa Blanca, añadió.

Una de las líneas rojas de Capito era no deshacer componentes de la ley de reforma fiscal de 2017, que los republicanos aprobaron y el entonces presidente Donald Trump firmó como ley. Por su parte Biden no cederá en dos aspectos, según la Casa Blanca, el no subir los impuestos a los estadounidenses que ganan menos de 400,000 dólares y la inacción.

Biden continuará las conversaciones con un grupo diferente, que incluye a la senadora Kyrsten Sinema (D-Ariz.), Joe Manchin (D-W.Va.) y Bill Cassidy (R-La.). Biden habló con los tres el martes y “les instó a continuar su trabajo con otros demócratas y republicanos para desarrollar una propuesta bipartidista que espera que responda mejor a las apremiantes necesidades de infraestructura del país”, dijo Psaki.

“El verdadero número de la línea superior no es tan importante como lo son los conceptos”, dijo Cassidy a los periodistas en el Capitolio antes de la reunión con el presidente. El senador coincidió en que, en general, el grupo de los 20 estudie una propuesta que ronde en los 900,000 millones de dólares de gasto en cinco años.

Capito contó con el apoyo del líder republicano del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.). No está claro si todo el grupo cuenta con el mismo apoyo del liderazgo republicano.

Biden se mantendrá en contacto con el grupo más importante mientras esté en Europa, y designó a varios ayudantes para que se reúnan con ellos en persona en los próximos días.

Al mismo tiempo, Biden pidió al líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), que se prepare para hacer pasar la legislación por la cámara alta a través de la reconciliación presupuestaria, que reduce el umbral de votos necesario de 60 a 50.

Muchos demócratas dijeron que están a favor de la reconciliación, pero Manchin se resistió a esta iniciativa. Dado que la mayoría demócrata, en el Senado de 50-50, consiste en tener el voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris como presidenta del cuerpo, ellos no pueden perder un solo senador.

Zachary Stieber – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: