Steve Deace sobre nuevo libro: Se negaron segundas opiniones sobre COVID-19 a los americanos

Comparte este artículo:

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, habla con los periodistas en la Casa Blanca en Washington el 13 de abril de 2021. (Brendan Smialowski/AFP vía Getty Images)

A los estadounidenses se les niega el acceso a información clave sobre el COVID-19 por burócratas no electos que buscan expandir el poder y el control del gobierno, advirtió el presentador de programas de entrevistas y autor Steve Deace, cuyo nuevo libro “Faucian Bargain” recientemente encabezó la lista de los más vendidos de Amazon.

“Los dos objetivos principales de nuestro sistema de atención médica–el consentimiento informado y las segundas opiniones–nos fueron negados en COVID”, dijo Deace en una entrevista con el programa “American Thought Leaders” de The Epoch Times, y agregó que gran parte de los datos presentados en su libro no ha sido comunicado al público estadounidense por el Dr. Anthony Fauci, quien lidera la respuesta nacional a una pandemia.

“Por ejemplo, si el estadounidense promedio supiera que casi la mitad de las muertes en Estados Unidos por COVID ocurrieron en hogares de ancianos donde vive menos del uno por ciento de los estadounidenses, nunca hubiéramos estado de acuerdo con este nivel de subyugación”, dijo Deace al presentador Jan Jekielek. “Este es el tipo de puntos de datos que se han ocultado al pueblo estadounidense, por lo que no se les ha otorgado el derecho al consentimiento informado”.

Deace pasó a citar una variedad de “contra expertos” de instituciones prestigiosas como las universidades de Stanford y Oxford, que “fueron echados a patadas” debido a su escepticismo de un modelo de COVID-19 en particular utilizado para justificar cierres que afectaron gravemente la vida de las personas.

“Nos dijeron que confiáramos en los expertos”, dijo. “¿Por qué no se nos permitió obtener segundas opiniones de contra expertos, antes de que decidiéramos arriesgarnos a una gran caída en las pruebas de detección de cáncer, 40 millones de desempleados, el 20 por ciento de las pequeñas empresas estadounidenses que nunca volverán, en promedio, en todo el país?”.

Deace luego destacó una aparente falta de estudios científicos controlados que demuestren la efectividad de las mascarillas. Él señaló que si bien ningún estudio a nivel nacional utilizó una muestra aleatoria controlada de personas sin mascarillas, un estudio danés sí lo hizo y descubrió que usar una mascarilla no reduce significativamente las posibilidades de contraer el virus.

Deace también señaló un estudio de abril de 2020 publicado por el Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota. Tras las furiosas protestas que pedían la rectificación del estudio, los autores se vieron obligados a agregar una declaración extensa explicando cómo llegaron a la conclusión de que las mascarillas no son efectivas para ayudar a reducir la propagación del virus.

“Ahora hay un descargo de responsabilidad, donde básicamente se disculpan con la turba por el hecho de que alguna vez intentaron hacer ciencia real”, dijo. “Así que en eso se ha convertido realmente la mascarilla. Va más allá de la señalización de la virtud. Es idolatría. Es ‘Soy mejor que tú, soy más inteligente que tú, me preocupo por otras personas más que tú’. Cuando en realidad es una herramienta de ignorancia”.

Cuando se le preguntó si cree que burócratas como Fauci utilizaron la pandemia para aumentar el poder, Deace dijo que él creía que había “fuerzas esperando el momento adecuado” y vieron la pandemia del COVID-19 como una oportunidad para avanzar en su agenda.

“Solo miren lo rápido que personas como Bill Gates ya tenían sus mensajes en orden”, dijo, “miren cuán instantáneamente se ensamblaron los mensajes”. Deace dijo: “Creo absolutamente que hubo fuerzas en acción, esperando algún tipo de momento para instituir, lo que incluso usan en su propio idioma, un ‘Gran Reinicio’”.

“Ellos no sabían lo que iba a ser, y luego vieron que esto sucedía y pensaron que este era el momento para actuar”, continuó. “No creo que eso esté relacionado con el origen del virus en absoluto, y si no fuera por el coronavirus, habría sido otra cosa”.

GQ Pan y Jan Jekielek – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: