El derecho a la vida gana terreno en EEUU

Comparte este artículo:

Un globo grande en apoyo a la Ley del Latido del Corazón (AP Photo/Ann Sanner)

Aunque los liberales y demócratas no estén de acuerdo, el país vive una realidad diferente. La creciente ola del movimiento pro-vida no puede ignorarse.

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, promulgó recientemente un proyecto de Ley de Aborto que prohíbe el procedimiento después de seis semanas de embarazo. La medida también otorga a los ciudadanos el derecho a demandar a los médicos que practican abortos después de este periodo. La ley en mención se llama “Latido del Corazón Fetal”.

“El proyecto de Ley del Latido del Corazón Fetal ahora es LEY en el estado de Texas. Esto garantiza que la vida de cada niño por nacer se salvará de los estragos del aborto con un latido del corazón”, señaló Abbott. El gobernador se refirió a los 56.000 bebés no nacidos cada año en Texas a causa del aborto.

Según la ley, un médico no puede realizar o inducir a sabiendas un aborto en una mujer embarazada si se detectó un latido fetal. Aún más, los médicos estarán prohibidos de realizar un aborto si no lograron realizar una ecografía para detectar un latido fetal.

La ley fue aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado de Texas. En ambas Cámaras, un demócrata se separó de su partido y apoyó la legislación. Ningún republicano se opuso a la ley.

Cabe recalcar que la medida hace excepción para abortos en casos de emergencias médicas.

La nueva ley de Texas es parte de una ola de prohibiciones similares aprobadas en varios estados liderados por republicanos. Según los legisladores que apoyan la medida, la legislación tiene la intención de conducir a la revocación de Roe vs. Wade, el fallo histórico de 1973 de la Corte Suprema de Estados Unidos que garantizó el derecho de la mujer a interrumpir su embarazo.

El gobernador de Texas fue el último republicano en promulgar una Ley Pro-vida en EEUU

La ley de Texas desató la ira y oposición de Planned Parenthood, el mayor proveedor de servicios de aborto en los EE.UU. Alexis McGill Johnson, presidente de Planned Parenthood, describió la ley como “cruel y extrema”. Es sorprendente que Alexis McGill Johnson considere “cruel” una ley que protege el derecho a la vida, pero no los procedimientos usados durante los abortos. Insólito, pero cierto.

Por otro lado, el Center for Reproductive Rights, otra organización pro-aborto, se refirió a la ley de Texas como una medida “draconiana” y dijo que buscará “todas las opciones legales para evitar que la ley entre en vigencia”.

El comentario de Alexis McGill Johnson me recuerda la posición radical de Barack Obama sobre el aborto. En abril de 2013 Obama fue el primer presidente que habló en una reunión de Planned Parenthood. En aquella ocasión el mandatario demócrata dijo públicamente, y sin ninguna vergüenza, “Dios Bendiga a Planned Parenthood”.

El día que el presidente Obama dijo “Dios Bendiga a Planned Parenthood”

No es la primera vez que Texas adopta leyes para proteger el derecho a la vida.  Dos docenas de ciudades de Texas se han declarado “ciudades santuario para los no nacidos”. Estas ciudades prohíben completamente el aborto a nivel local. Además, recientemente, la ciudad de Lubbock, que tiene una población de 200.0000 habitantes, se convirtió en la “ciudad santuario para los no nacidos” más grande en el país.

La batalla en contra del aborto en EEUU no está limitada a Texas. Según el Instituto Guttmacher – que rastrea la legislación sobre abortos en el país – hasta el primero de mayo del presente año nueve estados han aprobado proyectos de leyes similares. Esto convierte a Texas en el décimo estado. En otras palabras, 1 de cada 5 estados han promulgado leyes en favor del derecho a la vida.

Estos son los estados que han impuesto restricciones al aborto en EEUU: Alabama, Georgia, Kentucky, Louisiana, Arkansas, Mississippi, Ohio, Missouri, Utah y Texas.

Actualmente un número creciente de estados están considerando tal prohibición del aborto. El Instituto Guttmacher informó que se presentaron más de 500 proyectos de Ley Provida en los primeros cuatro meses de 2021. De estos, 61 se convirtieron en ley.

Republicanos celebran Ley Anti-Aborto en Texas.

Algo más, la Corte Suprema recientemente anunció que considerará un caso de Mississippi sobre la prohibición del aborto después de 15 semanas. Para algunos, la decisión que la Corte Suprema adopte en este caso podría poner en peligro la existencia de Roe vs. Wade.

La ley de Texas entrará en vigor en septiembre 2021.

Recordemos que políticos como Barack Obama y Joe Biden piensan que la vida no comienza el momento de la concepción. Para ellos el aborto es un derecho de la mujer para interrumpir el embarazo. Según los liberales, se trata de “cuidados de salud” o “cuidados reproductivos”. Lo que Biden y Obama no dicen es que el aborto es, en esencia, un procedimiento para terminar la vida de un bebé no nacido. Tan simple como eso. Si un bebé nace vivo después de un procedimiento abortivo, hablamos de un “intento de aborto”. Si el bebé muere, hablamos de “aborto”.

Al respecto, cabe recordar que la administración del presidente Joe Biden revocó la prohibición del expresidente Donald Trump de utilizar tejido fetal abortado para investigaciones financiadas por los contribuyentes.

Ya que estamos hablando no solo de vida o muerte, sino también de la interrupción de la vida a través de un procedimiento voluntario e intencional por parte de otra persona, sería interesante saber que piensan los defensores y promotores del aborto sobre el “Sexto Mandamiento”. Después de todo, el presidente Biden se auto denomina “Católico”.

Aunque los liberales y demócratas no estén de acuerdo, el país vive una realidad diferente. La creciente ola del movimiento pro-vida no puede ignorarse. No obstante, cada año más de medio millón de bebés no nacidos mueren en EEUU a causa del aborto.

Los hechos son claros y las leyes fueron promulgadas. El derecho a la vida está ganando terreno en EEUU.

Juan Torres


Comparte este artículo: