Aumenta cantidad de estados que eliminan los aumentos de beneficios federales por desempleo a 22

Comparte este artículo:

Un “¡Estamos contratando!” se observa en un letrero frente al restaurante Buya en Miami, Florida, el 5 de marzo de 2021. (Joe Raedle/Getty Images)

Esta semana, Indiana, Oklahoma y Texas se sumaron a otros 19 estados liderados por republicanos que se dispusieron a eliminar el aumento semanal del beneficio federal por desempleo de 300 dólares en un intento por alentar a los desempleados a volver al trabajo entorno a niveles altísimos de vacantes y problemas de contratación por parte de empresas.

La disposición de los tres estados para optar por no recibir el adicional de 300 dólares—el cual era parte del Plan de Rescate Estadounidense de 1.9 billones de dólares del presidente Joe Biden—eleva la cantidad de estados que lo hacen a 22.

Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, Georgia, Idaho, Indiana, Iowa, New Hampshire, Mississippi, Missouri, Montana, Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Tennessee, Texas, Utah, Virginia Occidental y Wyoming—todos planean poner fin al aumento de 300 dólares, además de otros programas federales de beneficios por desempleo, en algún momento del verano.

El gobernador de Texas, el estado más grande del grupo, dijo en un escrito (pdf) a la administración Biden que la economía de su estado está “en auge” y los empleadores están contratando en comunidades de todo el estado.

“De hecho, la cantidad de puestos vacantes en Texas es mucho mayor que la cantidad de tejanos que buscan empleo, haciendo que estos beneficios de desempleo ya no sean necesarios”, escribió el gobernador de Texas, Greg Abbott.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, habla durante una conferencia de prensa en Tyler, Texas, el 5 de marzo de 2021. (Captura de pantalla/NTD)

En un nuevo intento por alentar a las personas a aceptar trabajos, algunos estados—Arizona, New Hampshire, Montana y Oklahoma— han anunciado planes para ofrecer incentivos a la contratación.

El gobernador republicano de New Hampshire, Chris Sununu, dijo en un tuit del miércoles “hoy lanzamos nuestro programa SUMMER STIPENDS para que la gente vuelva a trabajar y anunciamos que vamos a poner fin a nuestra participación en los programas federales de desempleo”.

El programa Summer Stipends ofrece bonos únicos de 500 dólares a 1000 dólares para las personas que consigan un trabajo que paga 25 dólares la hora o menos y permanecen en ese trabajo durante al menos ocho semanas.

“Volvamos al trabajo”, dijo Sununu.

Esto ocurre a medida que los líderes republicanos y los grupos empresariales han culpado a los generosos beneficios por desempleo de crear un desincentivo para que la gente acepte empleos.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), y varios de sus colegas republicanos escribieron recientemente una carta abierta a los gobernadores de la nación, instándoles a “poner a Estados Unidos de nuevo a trabajar” poniendo fin al aumento semanal por desempleo pandémico.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes de EE. UU., Kevin McCarthy, un republicano de California, habla durante su conferencia de prensa semanal en Capitol Hill, en Washington, el 18 de marzo de 2021. (Mandel Ngan/AFP a través de Getty Images)

En la carta—firmada conjuntamente por McCarthy y los representantes Steve Scalise (R-La.), Kevin Brady (R-Texas) y Jackie Walorski (R-Ind.)—los republicanos dijeron que habían escuchado de “innumerables empleadores de Main Street que están luchando para contratar a los trabajadores que necesitan, debido en gran parte al aumento de los beneficios del seguro de desempleo federal”.

“Desafortunadamente, ahora estamos viendo las consecuencias negativas de estos incentivos económicos desalineados”, escribieron McCarthy y sus colegas, y agregaron: “Se estima que el 40 % de los desempleados ahora gana más quedándose en casa que trabajando, lo que provoca una grave escasez de mano de obra en todo el país” y afecta a varias industrias.

Un informe reciente de la Federación Nacional de Empresas Independientes (NFIB, por sus siglas en inglés)—el grupo de presión de pequeñas empresas más grande de Estados Unidos—concluyó que un número récord de pequeñas empresas no pudo encontrar suficientes trabajadores para contratar en abril, incluso cuando la cantidad de puestos vacantes en la economía de EE. UU. aumentó a 8.1 millones en marzo, el número más alto en la historia de reportes del Departamento de Trabajo sobre la estadística.

Tom Ozimek – La Gran Época (The Epoch Times en español)

 


Comparte este artículo: