Estadounidenses totalmente vacunados podrán salir sin mascarillas

Comparte este artículo:

29 % de los estadounidenses han recibido las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus. (EFE)

El anuncio significa el fin de una etapa para el país que tiene vacunado al 29 % de la población. Todavía se mantienen ciertas restricciones para lugares cerrados.

Los estadounidenses que hayan recibido ambas dosis de la vacuna contra el COVID-19 podrán finalmente salir sin mascarillas y entrar a algunos lugares cerrados con pocas personas, anunció la guía actualizada de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Las personas vacunadas podrán poner en práctica la nueva medida mientras caminan, hacen ejercicio, cenan o asisten a pequeñas reuniones al aire libre o en casas, guardando distancia. Esto significa el fin parcial de una etapa para el país, que tiene vacunado al 29 % de la población.

Si bien el presidente Joe Biden había exigido el uso obligatorio de la mascarilla, el anuncio demuestra que ya no es necesario. De hecho, gobernadores de varios estados habían eliminado el mandato hace días por considerar que esta no era la respuesta a las tasas de contagios.

Estar «completamente» vacunado también requiere que haya pasado cierto tiempo dependiendo de la vacuna recibida. La agencia indica que son dos semanas después de la segunda dosis de Pfizer o Moderna, o dos semanas después de la única dosis de Johnson & Johnson.

Aún hay ciertas restricciones

Salir sin mascarillas es un avance para la población estadounidense, que estaba a expensas de las regulaciones en sus respectivos estados para determinar si usaban o no la máscara. Por ejemplo, Michigan está teniendo altas tasas de contagio a pesar del uso obligatorio en restaurantes y escuelas.

Si bien la nueva recomendación de los CDC fue difundida incluso por Biden, hay algunas restricciones aún a tener en cuenta: seguir usándola en lugares públicos cerrados con muchas personas, al reunirse en interiores con personas no vacunadas de más de otro hogar, y en aviones, autobuses y trenes. Hay otras indicaciones en la guía publicada por el organismo.

Las recomendaciones serán actualizadas en cuanto exista más información sobre las vacunas, ya que aún se está determinando su nivel y duración de su protección.

El origen de los planes de vacunación

La carrera de EE. UU. por las vacunas comenzó desde que la pandemia empezó a azotar a Occidente. Todo nació desde mayo de 2020 con la creación de la Operación Warp Speed, una asociación público-privada impulsada por la Casa Blanca.

En diciembre de 2020 el expresidente Donald Trump firmó un decreto para dar prioridad a los ciudadanos estadounidenses para el acceso a las vacunas. En ese momento informó que el objetivo era proporcionar vacunas para toda la población para abril de este año. Una medida heredada por la administración actual.

El ritmo de aplicación de dosis ha elevado el nivel de inmunidad de la población a tal punto que ciudadanos de otros países viajan solo para obtenerlas. Las agencias de viaje han dado testimonios de esto.

Para mediados de abril, Biden anunció que el país había llegado a la meta de 200 millones de dosis aplicadas. En días previos, EE. UU. había ampliado el rango a todos los mayores de 16 años. «Tenemos suficientes vacunas y tenemos que estar protegidos. Así que, por favor, póngase la vacuna», dijo.

Oriana Rivas – PanamPost


Comparte este artículo: