EEUU pierde 5 veces más dinero por fraude del estímulo de COVID-19 en vacunas

Imagen de una dosis de una vacuna COVID-19, fabricada por Moderna, en un centro de vacunación. (EFE)

Un nuevo informe muestra que el gobierno federal perdió potencialmente 200.000 millones de dólares sólo en fraude por desempleo durante la pandemia.

Siempre que el gobierno gasta dinero, una parte importante se pierde en burocracia, despilfarro y fraude. Pero la velocidad, la prisa y el alcance sin precedentes del gasto federal en respuesta a la pandemia del COVID-19 (un asombroso total de 6 trillones de dólares) ha llevado a niveles de fraude realmente impensables. De hecho, un nuevo informe muestra que el gobierno federal perdió potencialmente 200.000 millones de dólares sólo en fraude por desempleo.

«Más de 200.000 millones de dólares en prestaciones de desempleo distribuidas durante la pandemia, pueden haber sido embolsadas por ladrones, según ID.me, un servicio de seguridad informática que 19 estados (que representan el 75 % de la población nacional) utilizan para verificar las identidades de los trabajadores», informa Yahoo Money. «Eso es más del triple de la estimación oficial del gobierno de 63.000 millones de dólares basada en la tasa de fraude del 10 % anterior a la pandemia».

Para poner esa cifra de 200.000 millones de dólares en contexto, esto equivale a la pérdida de 1400 dólares por fraude, por cada contribuyente federal. (¡Igual al cheque estímulo que recibieron!)

O, si lo comparamos con los 37000 millones de dólares que el gobierno federal gastó en el desarrollo de vacunas y tratamientos, al compararlo es más de cinco veces más lo que se perdió por fraude que lo que se destinó a la iniciativa COVID-19 más crucial de todas. Y eso es sólo la punta del iceberg. Según el American Enterprise Institute, el «fraude por desempleo» es ahora el cuarto mayor gasto federal en COVID de entre más de 17 categorías diferentes.

En la Fundación para la Educación Económica (FEE) hemos cubierto algunos de los ejemplos más disparatados de fraude en el estímulo desde que comenzó la explosión del gasto. Entre los más destacados están los 850 millones de dólares perdidos por un estafador nigeriano (sí, en serio) en el estado de Washington y el rapero detenido tras robar 1.2 millones de dólares y luego… rapear sobre ello. Por muy divertidos que sean, estos ejemplos son sólo unos pocos comparados con los miles que desconocemos.

Y, para ser claros, esto es sólo el fraude de una parte específica del gasto de ayuda al COVID-19. Sin duda hay miles de millones más que hemos perdido por fraude en el Programa de Protección de Cheques y otras iniciativas federales. (Como cuando enviamos miles de millones en «cheques de estímulo» a personas muertas y a ciudadanos extranjeros al azar). Cuando finalmente tengamos las cifras completas, el dinero total de los contribuyentes perdido por el fraude del gobierno federal de los Estados Unidos será probablemente mayor al PIB de muchos países pequeños.

Los laboriosos contribuyentes de cualquier tendencia política encontrarán sin duda frustrante este nivel de despilfarro e incompetencia. Pero, aunque es cierto que el caos de la pandemia sin duda exacerbó los problemas, no podemos descartar esto como una casualidad única. Más bien, como explicó el economista ganador del premio Nobel, Milton Friedman, el fraude y el despilfarro son inherentes al gasto público por su propia naturaleza.

Friedman describió los cuatro tipos de gasto de este modo: Puedes gastar tu propio dinero en ti mismo, el dinero de otra persona en tí mismo, o tu propio dinero en otra persona. De cualquier manera, tienes al menos algún incentivo para gastar con criterio. Sin embargo, hay otro tipo de gasto.

«Puedo gastar el dinero de una persona en otra persona», concluyó Friedman. «Y si gasto el dinero de una persona en otra persona, no me preocupa cuánto es, y no me preocupa lo que obtenga. Y eso es el gobierno».

Y así es. Cuando se trata de grandes programas de gasto del gobierno, relacionados con la pandemia o no, los contribuyentes deben darse cuenta de que el fraude y el despilfarro están simplemente incluidos en el pastel horneado.

Brad Polumbo

PanamPost (Con información de La Fundación para la Educación Económica)