Destruyendo la Policía: renuncia masiva de oficiales en New York

Comparte este artículo:

Joe Biden, Kamala Harris y Alexandria Ocasio-Cortez.

BLM, izquierda, demócratas extremos, están logrando acabar con la Policía haciendo que los uniformados renuncien.

En 2020 más de 5,300 oficiales uniformados del Departamento de Policía de New York se retiraron o llenaron los formatos para retirarse. Esa cifra representa un aumento del 75 % con respecto al año anterior. La izquierda quiere acabar con la policía y lo está logrando.

Después de la muerte de George Floyd, en mayo del año pasado, una idea que era considerada simplemente una locura, empezó a tomar fuerza rápidamente y ha derivado en una situación increíblemente peligrosa. “Defund the Police” avanza, dejando desprotegidos a millones de ciudadanos.

Los enemigos de la ley y el orden, tan astutos como siempre, han ido directamente a atacar el honor de cada uniformado. Como solo ellos saben hacerlo, han conseguido desmoralizar a hombres que deben ser vistos como héroes; hombres y mujeres que ponen su vida en riesgo para mantener la paz y la tranquilidad de la sociedad.

Han extendido a lo largo del país el relato de que el policía es el malo. Vemos desde jóvenes gritando en las calles en favor de eliminar la policía, hasta famosos cineastas diciendo en los Oscars que los policías se dedican diariamente a matar negros.

Cada que ocurre un caso que es útil a la narrativa de los supuestos “anti-racistas”, mueven a toda la prensa y a todo el activismo para una vez más decirle al país que cualquier persona de color que muera por un disparo de un policía blanco ha sido una víctima más del racismo.

Hace unos días en Ohio un policía que atendió una emergencia salvó la vida de una joven negra que por poco es apuñalada por otra joven negra. Sin embargo, los titulares en la prensa y los gritos de los activistas decían “de nuevo un policía blanco mata a una persona negra”.

¿La vida de la otra chica negra que iba a ser asesinada no les importa? No, no ven al policía como el salvador de una joven negra sino como asesino. Esto ocurre porque ese es el relato que les conviene. La imagen que necesitan para avanzar en su idea de eliminar la Policía no es la de un blanco salvando a una negra, sino la de un policía blanco asesinando a una chica de color.

Sobre el éxodo masivo de policías que tiene lugar en New York, Pat Lynch, presidente de la Asociación de Benevolencia de la Policía, dijo a The New York Post: “El alcalde y el ayuntamiento están absolutamente tratando de abolir la policía. Han mantenido nuestra paga absurdamente baja. Han aumentado nuestra exposición a demandas. Nos han demonizado en cada oportunidad. Y nos han quitado las herramientas que necesitamos para hacer el trabajo para el que todos nos inscribimos, que es mantener seguras a nuestras comunidades”.

En resumen, han combinado todas las formas de lucha. Muchos policías están desmoralizados, no tiene sentido arriesgar la vida por una comunidad y a cambio recibir insultos en la calle y ser tildado de asesino.

¿Cómo deben actuar ahora los policías? ¿Si el atacante es negro no se debe actuar aunque la vida de otra persona esté en peligro? y si el asunto escala a un juicio ¿el policía será juzgado de manera correcta, sin que influya en la decisión el color de su piel?

Es claro que hay demasiado en riesgo por muy poco a cambio. Es evidente por qué hay un éxodo masivo de policías. BLM, izquierda, demócratas extremos, están logrando acabar con la Policía haciendo que los uniformados renuncien. Parece que se dieron cuenta de que lograr mediante ley acabar con la Policía era por ahora un imposible y decidieron presionar con su estrategia de hacerlos renunciar.

Es una lástima que se trate a si a los policías, pero también es una lástima las consecuencias que esto traerá en los lugares más pobres, en los barrios con mayores niveles de violencia, que además en muchas ocasiones son lugares con una amplia población afrodescendiente. Lo que están consiguiendo es que haya menos policías disponibles para atender llamados ante robo, ataques, violencia, tiroteos. Menos policías dispuestos a salvar vidas.

Una vez más, aquellos que dicen querer ayudar a negros y minorías, terminan perjudicándolos brutalmente. BLM avanza en su plan de dejar sin protección a los negros.

Vanessa Vallejo – El American


Comparte este artículo: