Trump: las grandes empresas tecnológicas “deben ser castigadas” por censurar las voces conservadoras

El presidente Donald Trump llega al Jardín Sur de la Casa Blanca el 24 de septiembre de 2017. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Las grandes empresas tecnológicas como Twitter, Google y Facebook deben enfrentarse a importantes sanciones si siguen participando en la censura de las voces conservadoras, dijo el presidente Donald Trump ante una audiencia en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC).

El expresidente, en su primera aparición importante desde que dejó el cargo, aprovechó la oportunidad para volver a pedir que se sancione a las empresas de Silicon Valley que han participado en lo que se percibe como una moderación desequilibrada de los contenidos de los usuarios, que normalmente se dirige a las voces y puntos de vista conservadores.

“Ha llegado el momento de acabar con los monopolios de las grandes empresas tecnológicas y restaurar la competencia justa”, dijo Trump durante su discurso del domingo. “Las grandes empresas tecnológicas como Twitter, Google y Facebook deben ser castigadas con importantes sanciones, siempre que silencien las voces conservadoras”.

Trump y su administración han estado pidiendo la abolición o reformas de la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones para eliminar las protecciones de responsabilidad de las empresas que se dedican a la censura del discurso político. Han acusado a las empresas de actuar como editores y no como plataformas de internet cuando se dedican a la moderación selectiva del contenido de los usuarios. Las protecciones de la Sección 230 no están pensadas para proteger a los editores.

Se están llevando a cabo varias investigaciones antimonopolio sobre las grandes empresas tecnológicas. El Departamento de Justicia dijo anteriormente que ha abierto investigaciones antimonopolio sobre las principales empresas de tecnología digital y ha presentado una demanda contra Google por acciones supuestamente anticompetitivas. Del mismo modo, Texas también ha presentado su propia demanda antimonopolio contra Google.

Algunos estados están explorando la posibilidad de aprobar una ley para evitar que las grandes empresas tecnológicas utilicen su monopolio para vigilar la expresión con la que no están de acuerdo. Florida propuso que buscaría penalizar a las empresas de redes sociales que desplacen a los candidatos durante unas elecciones. La legislación multaría a las empresas con 100,000 dólares diarios hasta que se restablezca el acceso del candidato a la plataforma. Texas también está considerando aprobar una ley similar.

Muchas de las medidas reguladoras se adoptaron en respuesta al aumento de la vigilancia de la expresión de los usuarios, en particular, durante el período previo a las elecciones del 3 de noviembre y después del asalto al Capitolio de EE. UU. del 6 de enero. La cuenta de Trump fue suspendida de forma permanente en Twitter y la prohibieron indefinidamente en Facebook e Instagram. Una apelación sobre la decisión de Facebook de prohibir a Trump está siendo estudiada por lo que se dice que es una comisión de supervisión independiente pagada por la plataforma.

“Los republicanos y los conservadores debemos abrir nuestras plataformas y derogar las protecciones de responsabilidad de la Sección 230. Y si el gobierno federal se niega a actuar, entonces cada estado de la Unión, donde tengamos los votos, que son muchos”, dijo Trump. Elogió a Florida y Texas por su voluntad de abordar el tema.

“Si los republicanos pueden ser censurados por decir la verdad y denunciar la corrupción, no tendremos democracia y solo tendremos una tiranía de izquierdas”, añadió.

Mientras tanto, estos gigantes digitales también se enfrentan a la presión de los gobiernos de todo el mundo, preocupados por el poder que estas empresas ejercen sobre el discurso público y la competencia empresarial. Australia es el último país que ha aprobado una ley que obliga a Google y Facebook a pagar por los contenidos informativos. La ley respalda el periodismo de interés público y pretende establecer la igualdad de condiciones entre estas plataformas y las empresas de medios de comunicación, que han estado perdiendo ingresos publicitarios debido a estas plataformas. Otros países han señalado su intención de seguir los pasos de Australia.

Un “ataque inconstitucional”

Mientras las grandes empresas tecnológicas vigilan la expresión en la esfera privada, los demócratas del Congreso intentan impulsar rápidamente la aprobación de un proyecto de ley conocido como H.R. 1, o Ley para el Pueblo, que los conservadores advierten que limitaría aún más la expresión política.

El congresista John Sarbanes (D-Md.), que presentó la versión 2021 del proyecto de ley, dijo que busca “superar la supresión rampante de votantes, el gerrymandering y un torrente de dinero oscuro de intereses especiales” en las elecciones estadounidenses. Sin embargo, los críticos dicen que el proyecto de ley también impone nuevas restricciones a la expresión sobre la campaña, y que impide a los estadounidenses publicar y organizarse en grupos para abogar por su gobierno.

“La H.R. 1 y la S. 1 impondrían normas onerosas e inviables a la capacidad de los estadounidenses y de los grupos de estadounidenses para debatir las cuestiones políticas del día con los funcionarios elegidos y el público”, dijo el Institute of Free Speech en su blog. “Otras disposiciones violarían la privacidad de los grupos de defensa y de sus partidarios, regularían estrictamente el discurso político en internet y obligarían a los oradores a incluir en sus comunicaciones largos mensajes exigidos por el gobierno que identifiquen a algunos de sus partidarios por su nombre”.

Durante su discurso, Trump advirtió sobre la promulgación de dicha legislación, diciendo que facultaría al gobierno federal para acallar la disidencia y convertiría a la Comisión Federal de Elecciones en un “arma política partidista”.

“No tenemos tiempo que perder, Nancy Pelosi y los demócratas del Congreso se apresuran a aprobar un ataque fragante y descaradamente inconstitucional contra la Primera Enmienda y la integridad de nuestras elecciones, conocido como H.R. 1”, dijo.

También planteó su preocupación por algunas de las propuestas del proyecto de ley, como la eliminación de los requisitos de identificación de los votantes y dejar que “burócratas no elegidos y que no rinden cuentas se encarguen de trazar los distritos del Congreso”, a través de comisiones independientes de redistribución de distritos.

“Este monstruo debe ser detenido. No se puede permitir que pase”, dijo.

“Ahora más que nunca es el momento de contar con líderes republicanos duros, fuertes y enérgicos que tengan espinas de acero. Necesitamos un liderazgo fuerte. No podemos tener líderes que muestren más pasión por condenar a sus compatriotas que la que han mostrado por enfrentarse a los demócratas, a los medios de comunicación y a los radicales que quieren convertir a Estados Unidos en un país socialista”.

Janita Kan – La Gran Época (The Epoch Times en español)