Hillary Clinton, Obama y Soros habrían derrocado al Papa Benedicto y organizado un golpe de estado en el Vaticano

George Soros, Hillary Clinton y Barack Obama.

Traducido de amg-news Por TierraPura.org

George Soros, Barack Obama y Hillary Clinton habrían organizado un golpe de estado en el Vaticano para derrocar al conservador Papa Benedicto y reemplazarlo por el Papa Francisco, de izquierda radical, según un grupo de líderes católicos que citan evidencia de varias fuentes, incluidos los correos electrónicos de WikiLeaks.

El Papa Benedicto XVI gobernó como Papa de la Iglesia Católica entre el 2005 a 2013 antes de renunciar inesperadamente en circunstancias inusuales. Benedicto que se convirtió en el primer Papa en dimitir desde el Papa Gregorio XII en 1415, se considera el primero en hacerlo por iniciativa propia desde el Papa Celestino V en 1294.

Sin embargo, el grupo de líderes católicos cita nueva evidencia descubierta en correos electrónicos publicados por WikiLeaks para afirmar que el conservador Papa Benedicto en realidad no renunció por su propia iniciativa, sino que fue expulsado del Vaticano por un golpe que el grupo de investigadores llama “Primavera Católica”.

Soros, Obama y Clinton utilizaron la maquinaria diplomática, el poder político y el poder financiero de Estados Unidos para coaccionar, sobornar y chantajear el «cambio de régimen» en la Iglesia Católica Romana con el fin de reemplazar al conservador Benedicto por el actual Papa Francisco, que desde entonces se ha convertido en un portavoz insólito de la izquierda internacional, asombrando a los católicos de todo el mundo.

El grupo de líderes católicos envió una carta al presidente Trump, instándolo a iniciar una investigación oficial sobre las actividades de George Soros, Barack Obama, Hillary Clinton (y otros) que, según ellos, estuvieron involucrados en la orquestación de Catholic Spring que tenía como objetivo el “Cambio de régimen” en el Vaticano.

Los líderes católicos plantean ocho preguntas específicas que buscan ser respondidas sobre eventos sospechosos que llevaron a la renuncia del Papa Benedicto, la primera abdicación papal en 700 años. “Específicamente, tenemos razones para creer que el gobierno de Obama diseñó un “cambio de régimen en el Vaticano”, dicen los peticionarios en su petición del 20 de enero:

«Nos alarmamos al descubrir», señala la carta, «que, durante el tercer año del primer mandato de la administración Obama, su anterior oponente, la secretaria de Estado Hillary Clinton, y otros funcionarios del gobierno con los que se asoció propusieron una “revolución” católica en el que se realizaría la desaparición final de lo que quedaba de la Iglesia Católica en América «.

La carta incluye enlaces a documentos y noticias que apoyan sus afirmaciones. Primero dirige la atención a los notorios correos electrónicos Soros-Clinton-Podesta divulgados por WikiLeaks, en los que Podesta y otros progresistas discutieron el cambio de régimen para eliminar lo que describieron como la «dictadura de la Edad Media» en la Iglesia Católica.

En cuanto a los correos electrónicos de Podesta en cuestión, The New American informa:

«Podesta, asesor y confidente de Clinton desde hace mucho tiempo y activista principal elegido a dedo por el financiador de izquierda George Soros, reveló en un correo electrónico de 2011 que él y otros activistas estaban trabajando para llevar a cabo la revolución de la «primavera católica» dentro de la Iglesia, una clara referencia a los desastrosos golpes de la «primavera árabe» organizado ese mismo año por el equipo Obama-Clinton-Soros, que desestabilizaron Oriente Medio y llevaron al poder a regímenes islamistas radicales y grupos terroristas en la región.

El correo electrónico de Podesta es en respuesta a otro radical financiado por Soros: Sandy Newman, fundador del programa “progresista” Voices for Progress. Newman escribió a Podesta pidiendo consejo sobre la mejor manera de «plantar las semillas de la revolución» en la Iglesia Católica, que describió como una «dictadura de la Edad Media».

En su carta al presidente Trump, el grupo de líderes católicos escribe:

“Aproximadamente un año después de esta discusión por correo electrónico, que nunca tuvo la intención de hacerse pública, encontramos que el Papa Benedicto XVI abdicó en circunstancias muy inusuales y fue reemplazado por un Papa cuya aparente misión es proporcionar un componente espiritual a la ideología radical y agenda de la izquierda internacional. Posteriormente, el pontificado del Papa Francisco ha puesto en tela de juicio su propia legitimidad en multitud de ocasiones”.

«Seguimos desconcertados por el comportamiento de este Papa cargado de ideología, cuya misión parece ser la de promover las agendas seculares de la izquierda en lugar de guiar a la Iglesia Católica en su sagrada misión», dicen, expresando los pensamientos de millones de católicos de todo el mundo atónitos por la ideología de izquierda del Papa Francisco.

“Simplemente no es el papel adecuado de un Papa estar involucrado en política hasta el punto de que se lo considere el líder de la izquierda internacional”.

Luego continúan:

“Con todo esto en mente, y deseando lo mejor para nuestro país, así como para los católicos de todo el mundo, creemos que es responsabilidad de los católicos estadounidenses leales e informados solicitarle que autorice una investigación sobre las siguientes preguntas:

– ¿Con qué finalidad supervisó la Agencia de Seguridad Nacional el cónclave que eligió al Papa Francisco?

– ¿Qué otras operaciones encubiertas llevaron a cabo los operativos del gobierno de los Estados Unidos en relación con la renuncia del Papa Benedicto o el cónclave que eligió al Papa Francisco?

– ¿Los operativos del gobierno de Estados Unidos tuvieron contacto con la “Mafia del Cardenal Danneels”?

– Las transacciones monetarias internacionales con el Vaticano fueron suspendidas durante los últimos días previos a la renuncia del Papa Benedicto. ¿Hubo alguna agencia del gobierno de los Estados Unidos involucrada en esto?

– ¿Por qué se reanudaron las transacciones monetarias internacionales el 12 de febrero de 2013, un día después de que Benedicto XVI anunciara su renuncia? ¿Fue esto pura coincidencia?

– ¿Qué acciones, si las hubo, fueron realmente tomadas por John Podesta, Hillary Clinton y otros vinculados a la administración Obama que participaron en la discusión que proponía el impulso a una “primavera católica”?

– ¿Cuál fue el propósito y la naturaleza de la reunión secreta entre el exvicepresidente Joseph Biden y el Papa Benedicto XVI en el Vaticano el 3 de junio de 2011 o alrededor de esa fecha?

– ¿Qué roles jugaron George Soros y otros financieros internacionales que pueden estar residiendo actualmente en territorio de los Estados Unidos? ”

La investigación que el grupo de líderes católicos solicitó al entonces presidente Trump debería interesar a todos y no solo a los católicos.

La capacidad de George Soros para cooptar a las principales figuras políticas para llevar a cabo sus planes globalistas comunistas sobre los estados nacionales es bien conocida; Su capacidad para forzar un «cambio de régimen» en la Iglesia Católica, una institución que hasta ahora era impenetrable, plantea serias dudas sobre su gran potencial para el caos global. La investigación -y el castigo- deberían comenzar de inmediato.

Tierra Pura (Con información de AMG-News)