Crisis fronteriza: Indignación en comunidades que son obligadas a recibir a inmigrantes ilegales

Comparte este artículo:

Señal en paso fronterizo contra la inmigración ilegal (By TheaDesign-Shutterstock)

🔴 Evada la censura, síganos en Rumble y Telegram.

Redacción BLes– La creciente concentración de inmigrantes ilegales en la frontera Sur de los Estados Unidos y poblados cercanos genera gran preocupación en la zona. Muchos de los migrantes son detenidos y luego liberados en pequeñas comunidades fronterizas y otros que logran ingresar de modo ilegal se dirigen a esas comunidades para solicitar asilo. La realidad muestra que esos pequeños poblados no están preparados para recibir semejante cantidad de gente y tampoco son provistos de ayuda federal, despertando la indignación de sus vecinos y dirigentes políticos.

Arizona es uno de los estados más afectados por las nuevas políticas migratorias que fomentan el ingreso ilegal e irrestricto principalmente de migrantes latinoamericanos.

El alcalde Chris Riggs de Gila Bend, Arizona, durante una entrevista con Fox News, informó sobre la crítica situación que viven muchos poblados de la zona y manifestó su profunda preocupación luego de que se conociera la noticia de una afluencia potencialmente grande de inmigrantes ilegales dirigiéndose a su comunidad.

El poblado de Gila Bend se encuentra a medio camino entre Sonoyta, Sonora, México y la ciudad de Phoenix. Según lo reportado por su alcalde, se está convirtiendo esencialmente en un punto de referencia para los inmigrantes ilegales capturados por las autoridades federales.

Riggs le dijo al presentador de Fox, Charles Payne, que Gila Bend ya está “muy deprimida económicamente” y que ni siquiera tiene los recursos básicos necesarios para lo que él teme podría ser un gran problema a resolver sin fondos.

“Apenas podemos darnos el lujo de cuidar a las personas que tenemos aquí y a nuestra comunidad ahora, y a partir de este segundo, la Patrulla Fronteriza nos informó que van a dejar a la gente aquí y según nos dijeron: ‘Ellos son tu problema’”, dijo Riggs.

“Simplemente no tenemos la capacidad de cuidar a estas personas. Francamente, nos va a costar decenas de miles de dólares al año poder simplemente proporcionarles una botella de agua y un sándwich cuando los dejen”.

Le recomendamos:

Según Riggs, el poblado de Gila Bend se está convirtiendo en un lugar de destino tanto para inmigrantes ilegales capturados y puestos allí en libertad, como para los solicitantes de asilo.

Estas personas llegan completamente desprovistas de alimentos y por lo general sin fondos como para poder comprar, lo cual obliga al poblado a tener la infraestructura como para poder acogerlos y darles servicios básicos como alimento y un espacio para dormir.

Otra preocupación que manifestó Riggs es que los agentes federales no brindan ningún tipo de información crucial sobre los inmigrantes ilegales que logran atrapar, como las tasas de infección por el virus PCCh, la cantidad de inmigrantes que liberan en los poblados, nombres o cualquier otro dato básico.

Riggs mostró especial preocupación por su abundante población anciana: “Tengo muchos adultos mayores aquí entre Gila Bend y San Lucy Village que son susceptibles al COVID”, dijo, refiriéndose a una comunidad al norte de su centro de la ciudad que está poblada principalmente por miembros de la tribu Tohono O’odham.

“Estamos completamente a oscuras. Pedimos documentación, algún tipo de documentación. Danos algo,” reclama Riggs a las autoridades federales. “Todavía no obtenemos nada. Así que quiero decir, estamos realmente frustrados con la forma en que nos tratan a través de una crisis que ellos han empezado”.

El reclamo de Riggs, es el reflejo de lo que sucede a lo largo de toda la frontera Sur con México. La misma problemática se repite en cada condado vecino. Y la respuesta de las fuerzas federales es inexistente y en muchos casos aún siguen negando la existencia de una verdadera crisis.

“Tiene que parar. El gobierno federal tiene que dar un paso al frente y hacer su trabajo. Ellos son los que crearon este problema, deben solucionarlo”, fueron las últimas palabras de Riggs en la entrevista.

Andrés Vacca–BLes


Comparte este artículo: