Sheriff de Arizona observa cómo se ha quintuplicado el número de cruces ilegales de la frontera

Una señal de advertencia en Carr Canyon de posible tráfico e inmigrantes ilegales en el área, cerca de la frontera de EE. UU. y México en Sierra Vista, Arizona, el 5 de mayo de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Según el sheriff Mark Dannels, en el Condado de Cochise (Arizona) son cada vez más frecuentes las persecuciones en vehículos de alta velocidad para procesar a presuntos contrabandistas de personas y otros delitos relacionados con la inmigración ilegal.

Dannels rastrea los cruces ilegales de la frontera a través de su extensa operación de cámaras de rastreo ocultas a lo largo de las 83 millas de frontera compartida de su condado con México.

Las cámaras mostraron 1200 entradas ilegales en agosto de 2020, y para diciembre, se había duplicado a 2500, dijo. Antes de agosto, 500 era un mes muy ocupado.

“Eso es lo que me asusta de todo este asunto”, dijo a The Epoch Times el 15 de febrero. “Aunque creo que la política no tiene nada que hacer en el ámbito policial, seguro que tiene un efecto en la frontera”.

El presidente Joe Biden ha deshecho varias medidas de seguridad fronteriza que la Administración Trump había puesto en marcha, incluyendo la suspensión temporal de las deportaciones de inmigrantes ilegales, la reversión de la prohibición del presidente Donald Trump de viajar desde países propensos al terrorismo, la detención de la construcción del muro fronterizo y la emisión de un amplio paquete de inmigración al Congreso que incluye la amnistía para millones de inmigrantes ilegales.

El sheriff del Condado de Cochise, Mark Dannels, señala la frontera entre EE. UU. y México en Sierra Vista, Arizona, el 5 de mayo de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Biden también se ha comprometido a dejar entrar al país a 25,000 solicitantes de asilo que están esperando en México a que se resuelva su caso de inmigración bajo el programa denominado Protocolos de Protección a Migrantes (MPP).

“La opinión del presidente es que el enfoque de la administración anterior era inmoral, pero también ineficaz en términos de abordar el desafío, los muchos desafíos de un sistema de inmigración anticuado”, dijo la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, el 16 de febrero.

Sin embargo, Dannels dice que “los mejores planes fronterizos que hemos tenido en las últimas tres décadas en el Condado de Cochise fueron en el último par de años”.

“Tuvimos un presidente que fue muy duro en la frontera, nadie cuestionaría eso. Y ahora tenemos un presidente que va a hacer todo lo contrario”, dijo. “¿Las están anulando [las órdenes ejecutivas] porque fue Trump el autor de ellas y es una venganza? ¿O las están derogando porque no estaban funcionando? Yo cuestionaría ambos conceptos”.

Dannels dijo que le preocupa que los sheriffs de la frontera vayan a ser dejados de lado durante el gobierno de Biden. Es miembro del Consejo Asesor de Seguridad Nacional y formó parte del equipo de transición de Biden para asuntos fronterizos. Se mostró optimista tras la reunión inicial sobre la colaboración y otras cuestiones.

Pero dijo que no se le ha incluido en las conversaciones sobre el impacto del fin del programa MPP, que considera una de las políticas más eficaces.

El 19 de febrero, el Departamento de Seguridad Nacional comenzará a permitir la entrada a 25,000 inmigrantes ilegales que forman parte del programa.

“Vamos a ir a México durante una pandemia sanitaria y traer a 25,000. No tiene sentido. Es hipócrita”, dijo Dannels. “O estamos en medio de una pandemia sanitaria, o no lo estamos. Alguien en Washington, D.C., tiene que tomar esa decisión”.

Agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos detuvieron a dos grandes grupos de inmigrantes ilegales con una hora de diferencia cerca de Mission, Texas, el 4 de febrero de 2021. (Cortesía de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos)

El mensaje que reciben los contrabandistas y los cárteles es que la frontera está “abierta al negocio”, y “eso es lo que me da miedo”, dijo Dannels. El mes pasado, dos inmigrantes ilegales murieron cuando el vehículo en el que viajaban volcó al tratar de escapar de las fuerzas de seguridad. Otras cuatro personas iban en el vehículo.

“Necesitamos tener una frontera segura. Los cárteles son los únicos que sonríen ahora mismo, porque se beneficiarán de esta confusión”, dijo.

Espera que las medidas de la nueva administración no obstaculicen la colaboración con los agentes locales de la Patrulla Fronteriza en el Condado de Cochise.

“Vamos a seguir haciendo lo que es correcto, lo que el juramento del cargo nos obliga a hacer, y eso es proteger a nuestros ciudadanos”, dijo.

Pero con las nuevas políticas, dijo que “no es optimista” de que no surja una crisis fronteriza de proporciones similares a la ocurrida en 2019. Casi un millón de inmigrantes ilegales o inadmisibles fueron detenidos por los agentes fronterizos a lo largo de la frontera sur durante el año fiscal 2019.

“Vamos a tener las manos llenas [este año]”, predice Dannels.

“Ya hemos pasado por este camino antes. Durante 37 años, he trabajado en esta frontera sur, y he visto los diferentes liderazgos llegar a Washington, D.C. Traen sus propias ideologías, sus propias políticas, y desafortunadamente la política se convierte en la fuerza motriz de esto”.

“Y lo que ocurre es que las comunidades locales son las que reciben el impacto”.

Charlotte Cuthbertson – La Gran Época (The Epoch Times en español)