“Nadie puede luchar contra él”: Trump es prácticamente intocable en el GOP, dice Newt Gingrich

El presidente Donald Trump hace un gesto durante la Cumbre de Acción Estudiantil de Turning Point USA, en el Centro de Convenciones del Condado de Palm Beach, en West Palm Beach, Florida, el 21 de diciembre de 2019. (Nicholas Kamm/AFP a través de Getty Images)

El expresidente Donald Trump es virtualmente intocable en el Partido Republicano, incluso después de dejar el cargo el mes pasado, dijo el expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich.

“Lo que es muy sorprendente es que el presidente Trump todavía tiene un alcance tan enorme en el partido que nadie puede luchar contra él”, dijo Gingrich el domingo en WABC 770 AM. “Puede quejarse de él. Puede criticarlo. Pero McConnell no puede luchar contra Trump. No tiene una base lo suficientemente grande”, dijo, refiriéndose al líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.).

Gingrich agregó que la disputa sobre Trump en el Partido Republicano es “también un recordatorio de que hay un partido privilegiado que hace parte del establishment, que se sienta en cócteles en Washington, y luego hay también este enorme país fuera de Washington”.

“En el 2015, a una proporción de 2 a 1 en el país no le gustó el liderazgo republicano en el Congreso. Ese fue el precursor de que termináramos con Trump como candidato presidencial”, dijo Gingrich. “McCarthy ha sido mucho más inteligente como el líder republicano de la Cámara de Representantes al reconocer que su capacidad para obtener escaños adicionales [para ganar la Cámara] se basa casi por completo en trabajar con Trump, no en pelear con él”, dijo, refiriéndose al líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy (R-Calif.).

Gingrich aparentemente se estaba refiriendo a críticas mutuas entre Trump y McConnell, el líder republicano del Senado, en los últimos días. McConnell, en el pleno del Senado y en un artículo de opinión, criticó los comentarios de Trump el 6 de enero y sugirió que el expresidente podría enfrentar un proceso civil o penal, aunque McConnell no votó para condenarlo.

Días después, Trump emitió un duro cuestionamiento a McConnell y sugirió que el Partido Republicano no ganaría con McConnell como líder y recomendó que los republicanos se apartaran de él. McConnell, hasta ahora, no ha emitido una respuesta a la declaración de Trump y no ha respondido a una solicitud de comentarios.

Trump fue acusado el 13 de enero por presunta incitación a la insurrección, ya que la mayoría de los legisladores en la cámara baja dijeron que incitó a la irrupción en el Capitolio el 6 de enero. Finalmente fue absuelto a principios de este mes por el Senado.

El senador John Thune (R-SD.), el líder de la minoría en el Senado, condenó a los diversos republicanos estatales por censurar a los senadores que votaron para condenar a Trump. Cinco de los siete senadores republicanos que votaron a favor de condenar al expresidente fueron censurados por los republicanos en sus estados de origen.

“Hubo una situación evidente”, dijo Thune a The Associated Press el 13 de febrero. “La gente podría llegar a conclusiones diferentes. Si vamos a criticar a los medios de comunicación y a la izquierda por cancelar la cultura, eso no lo podemos hacer nosotros”.

Mientras tanto, las encuestas han encontrado que, entre los republicanos, Trump es enormemente popular. Alrededor del 70 por ciento de los republicanos dijeron que considerarían unirse a un partido político respaldado por Trump si él inicia uno, según una encuesta de CBS publicada a principios de este mes.

Jack Phillips – La Gran Época (The Epoch Times en español)