Estados conservadores frenan la agenda LGBT de Biden en deportes juveniles

Selina Soule es la atleta que más se ha pronunciado contra ls incorporación de personas trans en el deporte femenino. (Twitter)

La “inclusión” de la agenda progresista en la política está excluyendo sistemáticamente a las mujeres de la participación deportiva.

Preservar los deportes para estudiantes femeninas se llama el proyecto de ley aprobado en Utah, cuyo objetivo es evitar que hombres biológicos participen en dichas actividades. Múltiples estados cuyo gobierno es ejercido por conservadores están aplicando la misma estrategia.

Frente a una Administración “progresista” como la de Joe Biden que impuso por decreto ejecutivo la promoción e imposición de personas transgénero en el deporte femenino, los estados con gobierno republicano buscan proteger a las niñas y adolescentes.

Alegando «prevención y lucha contra la discriminación por motivos de identidad de género u orientación sexual», la Administración Biden perjudicaría a las mujeres, tanto a nivel físico como académico.

En concreto, este decreto aprobado por el demócrata establece que «los niños deben poder aprender sin preocuparse por si se les negará el acceso al baño, al vestuario o a los deportes escolares». Es decir, los baños, que en principio son un espacio privado donde se resguarda lo más íntimo, también serán “integrados”.

Por ello, los conservadores lo rebaten y combaten. Un comité de la Cámara de Representantes de Utah avanzó un proyecto de ley que prohibiría a los atletas transgénero competir en deportes escolares solo para mujeres desde preescolar hasta el último año de educación secundaria (K-12).

Con un voto de 8 contra 6, el proyecto de ley sobre la preservación del deporte para las estudiantes fue aprobado por el cuerpo legislativo local y avanzará a la Cámara estatal para el siguiente nivel de aprobación.

El proyecto de ley de Utah «prohíbe a un estudiante del sexo masculino participar en una actividad atlética designada para estudiantes mujeres» y requiere que las instituciones educativas «designen las actividades atléticas por sexo».

“En todo Estados Unidos, hay historias de individuos que se identificaron como hombres al nacer compitiendo contra nuestras atletas femeninas”, dijo durante las deliberaciones la representante estatal republicana Kera Birkeland, entrenadora de baloncesto de una escuela secundaria, explica una nota de The Associated Press.

“Estos individuos que se identifican como hombres al nacer están batiendo récords que ninguna mujer podrá alcanzar. Están recibiendo campeonatos, títulos y becas de nuestras atletas femeninas. Decir que está pasando factura a nuestras atletas femeninas sería quedarse corto», agregó.

La conservadora Gayle Ruzicka, líder del Utah Eagle Forum, agregó al debate que los hombres biológicos que compiten en el atletismo femenino tienen la ventaja innegable de ser «generalmente más grandes, más rápidos y más fuertes», además de tener «corazones y pulmones más grandes», huesos más densos y músculos más fuertes».

Esto ha demostrado ser riesgoso y hasta fatal. En artes marciales mixtas permitieron la incorporación de un atleta transgénero, Fallon Fox, quien le causó una contusión cerebral a su oponente femenina Tamika Brents y le quebró la cuenca del ojo, logrando que su ojo salga de órbita. Dicha lesión requirió siete grapas (equivalentes a una sutura pero con aparatos metálicos).

«He peleado con muchas mujeres y nunca he sentido la fuerza que sentí en una pelea como esa noche. No puedo responder si es porque [él] nació hombre o no, porque yo no soy médico», dijo la lesionada Brents para Whoa TV, canal dedicado a las artes marciales mixtas.

Solo puedo decir, nunca me había sentido tan dominada en mi vida, y soy una mujer sobresalientemente fuerte por mérito propio», afirmó.

En lugar de denunciar dicha violencia contra una mujer, Fallon Fox fue destacado como héroe.

Outsports, una plataforma dedicada a destacar a personas LGBT, premió a Fox como uno de los 20 atletas más destacados de la década.

El doctor en historia de la Universidad de Notre Dame, Aurelio Valarezo Dueñas (también esgrimista), destaca en una columna cómo la incorporación de varones en el deporte femenino también perjudica académicamente a las mujeres, pues reduce sus posibilidades de acceder a becas deportivas, lo cual a su vez les causa daño a nivel económico.

También el gobernador de Tennessee, Bill Lee, lo señala. «Creo que los transexuales que participan en deportes de mujeres destruirán los deportes de mujeres», dijo el funcionario, según una reseña de The Hill. “Arruinará la oportunidad de que las niñas obtengan becas. Pondrá un techo de cristal sobre las mujeres que no han estado allí en algún tiempo. Creo que es malo para las mujeres y para los deportes femeninos «.

Los atletas transgénero «arruinarán la oportunidad para las niñas», destacó recientemente Lee. Tennessee está en proceso de presentar un proyecto de ley que obligaría a los atletas escolares a probar que su sexo coincide con su certificado de nacimiento para poder competir.

Otros estados también se han sumado a la iniciativa con proyectos de ley similares en Dakota del Norte, Oklahoma, Minnesota, Kentucky, Missouri, Ohio, entre otras jurisdicciones. 

Y es que la “inclusión” de la agenda progresista en la política está excluyendo sistemáticamente a las mujeres de la participación deportiva y esto a su vez reduce sus posibilidades de acceder a la educación superior.

Por ello y más, legisladores y gobernadores republicanos enfrentan a nivel local la agenda de Biden a nivel federal.

Mamela Fiallo Flor – PanamPost