Depresión y suicidio juvenil aumentan con la respuesta a la pandemia

Comparte este artículo:

A medida que las estadísticas sobre las consecuencias imprevistas de la política sobre la pandemia se vuelven más sombríos, los responsables políticos comienzan a reconocer los costos.

Las políticas gubernamentales destinadas a reducir la pandemia de COVID-19 han tenido consecuencias imprevistas que amenazan vidas, incluyendo, trágicamente, las vidas de los jóvenes que generalmente se salvan de los peores efectos de COVID-19.

El cierre de escuelas, las órdenes de permanecer en casa y el cierre de negocios considerados “no esenciales” están contribuyendo al aumento de las tasas de depresión y suicidio entre los jóvenes, así como a la creciente incidencia de sobredosis de drogas y muertes relacionadas con la droga.

El New York Times informó esta semana de que el alarmante aumento de los suicidios de estudiantes llevó a las escuelas en Las Vegas a actuar con rapidez para poder reabrir las escuelas al aprendizaje en persona. En el distrito escolar del condado de Clark (Nevada), 18 estudiantes se quitaron la vida durante los nueve meses de cierre de las escuelas, lo que supone el doble del número de estudiantes que se suicidaron en el distrito en todo 2019. El más joven tenía apenas nueve años.

Según el New York Times: “Un estudiante dejó una nota diciendo que no tenía nada que esperar”.

La desesperación juvenil en medio de los confinamientos y demás órdenes sobre la salud pública parece estar empeorando. Aunque las estadísticas agregados de suicidios en Estados Unidos para 2020 no estarán disponibles hasta dentro de un par de años, debido a los retrasos en la presentación de informes, las estadisticas a nivel de estado y de condado revelan tendencias sombrías. En el condado de Pima, Arizona, los suicidios aumentaron un 67% en 2020 en comparación con el año anterior para los niños de 12 a 17 años, y los suicidios infantiles en todo el estado también habían aumentado desde 2019. En West Virginia se ha visto un pico en los intentos de suicidio de estudiantes durante la pandemia. Algunas partes de Wisconsin informaron de un aumento vertiginoso de las tasas de suicidio entre los jóvenes en 2020, mientras que los hospitales de Texas y Carolina del Norte están viendo más jóvenes suicidas como pacientes.

Los estadísticas de los CDC muestran un aumento del 24% en las visitas a las salas de emergencia de salud mental para niños de 5 a 11 años, en comparación con 2019. Entre los adolescentes de 12 a 17 años, ese aumento es del 31%. El verano pasado, el CDC informó que uno de cada cuatro adultos jóvenes había contemplado el suicidio en el mes anterior.

La salud mental de la infancia y la adolescencia se ha deteriorado en la última década, y las tasas de depresión y suicidio de los jóvenes han aumentado. Pero el aislamiento y la desesperanza provocados con la respuesta a la pandemia han exacerbado esta tendencia. A principios de este mes, un estudiante de secundaria y estrella del fútbol norteamericano en Illinois, que había luchado previamente contra la depresión, se suicidó. Su padre dice que la “depresión de su hijo empeoró significativamente después de la llegada del COVID-19”.

Otro estudiante de secundaria y jugador de fútbol norteamericano en Maine, Spencer Smith, se quitó la vida el mes pasado tras dejar una nota en la que decía que se sentía encerrado en su casa y que la separación de los compañeros con el aprendizaje a distancia era demasiado para él. “Los niños necesitan ahora más que nunca a sus compañeros”, dijo su padre, Jay Smith. “Necesitan el contacto cara a cara para poder desahogar sus emociones”.

Algunos investigadores reconocieron desde el principio de la pandemia que habría importantes consecuencias imprevistas de los cierres y las órdenes del gobierno, advirtiendo de los elevados costos de la salud mental y otros descensos en la salud pública. “La crisis del COVID-19 puede aumentar las tasas de suicidio durante y después de la pandemia”, señaló un artículo publicado en junio de 2020 en *QJM: An International Journal of Medicine. “Es probable que las consecuencias para la salud mental de la crisis del COVID-19, incluido el comportamiento suicida, estén presentes durante mucho tiempo y alcancen su punto máximo más tarde que la pandemia real”.

Más tarde, los autores de la *Declaración de Great Barrington, un documento que insta a dar una respuesta de “protección focalizada” al COVID-19 en lugar de políticas pandémicas universalmente restrictivas, explicaron que la política de salud pública debe considerar todos los aspectos de la salud pública, no sólo un virus y no sólo los efectos a corto plazo.

El bioestadístico de la Universidad de Harvard, Martin Kulldorff, dijo a The Wall Street Journal que “no se puede mirar sólo al COVID-19, hay que mirar la salud de forma holística y considerar los daños colaterales”. Uno de los autores de la *Declaración de Great Barrington, Kulldorff añade: “No se puede mirar sólo a corto plazo”.

Lo que Kulldorff y otros investigadores de salud pública exponen es el hecho de que cualquier política tiene contrapartidas. “Si se salva una sola vida”, un mantra que se repitió durante la respuesta al COVID-19 como grito de guerra para los cierres, no reconoce las vidas dañadas o perdidas debido a estas políticas de cierre. Los daños y las muertes causadas por los cierres son tan reales como los daños y las muertes causadas por el COVID-19 y deben tomarse en serio al considerar una solución holística a la pandemia.

Los economistas examinan las compensaciones, y muchos han estado destacando las compensaciones relacionadas con el COVID-19 desde la primavera pasada. Como escribieron Antony Davies y James Harrigan de la *Fundación para la Educación Económica (FEE) en abril: “Independientemente de que las reconozcamos, las compensaciones existen. Y reconocer las compensaciones es una parte importante de la construcción de una política sólida”.

Este principio económico básico fue bellamente articulado por Henry Hazlitt en su libro clásico, Economía en una Lección:

El arte de la economía consiste en observar no sólo los efectos inmediatos sino también los efectos a largo plazo de cualquier acto o política; consiste en trazar las consecuencias de esa política no sólo para un grupo sino para todos los grupos.

Nueve décimas partes de las falacias económicas que están causando un daño tan terrible en el mundo actual son el resultado de ignorar esta lección. Todas esas falacias se derivan de una de las dos falacias centrales, o de ambas: la de fijarse sólo en las consecuencias inmediatas de un acto o una propuesta, y la de fijarse en las consecuencias sólo para un grupo concreto en detrimento de otros grupos.

A medida que las estadísticas, con las consecuencias imprevistas de la política sobre la pandemia se vuelven más sombrías, los responsables políticos empiezan a reconocer las compensaciones. La reapertura de las escuelas en Las Vegas es un signo positivo de este cambio de política, pero hay que hacer más para aflojar las restricciones perjudiciales de la pandemia y permitir la recuperación de la vida social y económica.

La justificación de los cierres generalizados y las restricciones por la pandemia promulgadas desde la pasada primavera era salvar vidas, pero cada vez está más claro que estas medidas obligatorias están costando vidas y pueden ser ineficaces para frenar la propagación del coronavirus.

Esto es particularmente importante ahora que más investigaciones muestran que los daños de los cierres y las políticas relacionadas pueden ser mayores que sus beneficios. Un nuevo estudio revisado por colegas en el European Journal of Clinical Investigation concluyó que las políticas restrictivas y obligatorias pueden no ser más eficaces para controlar la propagación del coronavirus que las medidas más voluntarias.

“No cuestionamos el papel de todas las intervenciones de la salud pública, ni de las comunicaciones coordinadas sobre la epidemia, pero no encontramos un beneficio adicional en las órdenes de permanecer en casa y de cerrar los negocios”, concluyen los investigadores.

No hay una respuesta política perfecta para una pandemia, pero reconocer los costos, examinar las consecuencias en los distintos grupos a lo largo del tiempo, y abogar por un enfoque más voluntario y descentralizado, pudiera minimizar los costos humanos y maximizar la salud y el bienestar general.

Kerry McDonald – Fundación para la Educación Económica


Comparte este artículo: