Demócratas publican el proyecto de ley de inmigración de Biden sin apoyo público de los republicanos

El presidente Joe Biden firma una orden ejecutiva que revoca el decreto de la era Trump que prohibía a los transexuales servir en el ejército. (Jim Watson/AFP vía Getty Images)

Los demócratas en el Congreso presentaron formalmente el nuevo proyecto de ley de inmigración del presidente Joe Biden, que propone cambios radicales para favorecer a millones de extranjeros que ya están en el país. El documento no cuenta con el apoyo público de los republicanos,

El agresivo proyecto de ley pro-inmigración propone una vía de ocho años para la obtención de la ciudadanía para unos 11 millones de personas que actualmente viven en Estados Unidos de forma ilegal.

“La Ley de Ciudadanía Estadounidense proporciona a la comunidad indocumentada de nuestra nación un obtenible camino para lograr la ciudadanía, se incluye a los Dreamers calificables, los titulares de TPS (Estatus de Protección Temporal) y los trabajadores agrícolas esenciales que alimentan a Estados Unidos, como elegibles para tarjetas verdes inmediatamente”, dijo sobre el proyecto de ley la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, a través de una declaración.

“Debemos honrar esta verdad: que los inmigrantes son la constante revigorización de Estados Unidos, haciendo a Estados Unidos más estadounidense a medida que ellos aportan sus esperanzas, coraje y determinación para triunfar en nuestras tierras”, agregó.

Aunque el plan ofrece una de las vías más rápidas de acceso a la ciudadanía entre todas las medidas propuestas en los últimos años, lo hace sin ofrecer ningún tipo de mejora en la seguridad fronteriza, algo que las anteriores negociaciones sobre inmigración utilizaron como forma de ganar votos republicanos. Sin una mayor seguridad, el proyecto de ley se enfrenta a duras dificultades en un Congreso muy dividido.

Algunos miembros del Partido Republicano (GOP) ya expresaron su oposición al enfoque de las reformas propuestas.

“¡No! Este no es el momento adecuado y ciertamente no es el conjunto de políticas adecuadas”, escribió en Twitter el representante Bill Johnson (R-Ohio), señalando la pandemia. “Centrémonos en los estadounidenses que están luchando ahora mismo”.

“La izquierda quiere financiar esta seguridad fronteriza alrededor del Capitolio, pero no quiere financiar un muro fronterizo en nuestra frontera sur”, dijo la representante Nancy Mace, (R-S.C.) a Fox News.

El representante Jim Jordan (R-Ohio), miembro principal del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, dijo a través de una declaración que la propuesta de inmigración de Biden es “descaradamente partidista” y no tiene en cuenta la seguridad y la economía del país.

Esta propuesta “premia a los que infringen la ley” e “inunda el mercado laboral en un momento en que millones de estadounidenses están sin trabajo”, dijo. “La propuesta radical del presidente Biden es un fracaso y debería ser rechazada por el Congreso”.

Las críticas del GOP fueron secundadas por Heritage Action, el ala política de la fundación conservadora Heritage Foundation.

“Esta última acción solo perjudica aún más a los trabajadores estadounidenses que ya están luchando por nuestra salud y la crisis económica a nivel nacional causada por la pandemia en curso y la respuesta de nuestro gobierno”, dijo Jessica Anderson, directora ejecutiva de la organización.

El plan, que consta de cientos de páginas, propone que las personas que vivían ilegalmente en Estados Unidos para el 1 de enero de 2021 puedan optar a una vía de cinco años para obtener un estatus legal temporal, siempre que superen las comprobaciones de antecedentes, paguen impuestos y cumplan otros requisitos básicos. Tres años después, podrían solicitar la ciudadanía estadounidense.

La propuesta también incluye la donación de 4000 millones de dólares a iniciativas en comunidades latinoamericanas “para hacer frente a la corrupción, mejorar la seguridad y fomentar la prosperidad”. El dinero de los contribuyentes también se destinaría a más jueces y a personal de apoyo para procesar las solicitudes de asilo, una instalación de procesamiento de asilo en América Central para reducir el tráfico de personas en la frontera sur, y nueva tecnología.

La diputada Linda Sánchez (D-Calif.), presidenta del Grupo de Trabajo de Inmigración del Caucus Hispano del Congreso, y el senador Bob Menendez (D-N.J.) patrocinaron el proyecto de ley.

Menendez sugirió que un enfoque fragmentario de los amplios cambios de política presentados en la legislación podría ser una forma en que los demócratas intenten aprobar las reformas en el Congreso.

“Si podemos conseguir que ciertos elementos de esto se pongan en pie y se aprueben individualmente tanto en la Cámara como en el Senado, sería estupendo”, dijo, y añadió: “Tenemos el imperativo económico y moral de aprobar una reforma migratoria grande, audaz e inclusiva”.

“Queda por ver cómo se produce a través del proceso legislativo”, dijo Pelosi. “Pero es una prioridad y vamos a trabajar en ello”.

Con información de The Associated Press y Reuters.

Samuel Allegri – La Gran Época (The Epoch Times en español)