California: Republicanos buscan limitar la “cultura de la cancelación” impuesta por la izquierda

Comparte este artículo:

La senadora estatal de California Melissa Meléndez discutiendo sobre el fin del estado de emergencia en el programa de Buenos Días San Diego/Captura de pantalla Kusi News.

Redacción BLes- La senadora estatal republicana Melissa Meléndez, afirma que “se ha establecido un clima de intolerancia” en el Estado de California que atenta contra la libertad de expresión. En este contexto, presentó dos proyectos de ley diseñados para luchar contra la “cultura de cancelación”, la censura y la discriminación de aquellos que piensan diferente.

Melissa Meléndez, asegura que las afiliaciones políticas o creencias ideológicas o religiosas no pueden ser causa de discriminación o violencia. Motivada por la difícil situación de intolerancia que están viviendo los californianos, sobre todo los sectores conservadores, presentó dos proyectos de ley orientados a combatir la “cultura de cancelación”, según reportó Fox News.

El primer proyecto lo llamó “Ley de Diversidad de Pensamiento”, el cual busca proteger a las personas de la discriminación por motivos políticos al buscar vivienda, préstamos bancarios o empleo. El proyecto haría de la afiliación política una clase protegida bajo la Ley de Vivienda y Empleo Justo de California.

El segundo proyecto apunta a proteger a los estudiantes de ser intimidados por sus opiniones políticas. Mediante una enmienda del código de educación del estado, requeriría que las escuelas contrarresten el acoso sobre la base de las creencias políticas del estudiante, de la misma forma que las escuelas están obligadas a erradicar el acoso por motivos de raza, género y orientación sexual.

En caso de que el primer proyecto presentado se convierta en ley, sería ilegal negar un trabajo a alguien o retener una vivienda sobre la base de la afiliación política de esa persona. Además, los propietarios no podrán desalojar a alguien únicamente por sus creencias políticas, los bancos y otros prestamistas no podrían negar financiamiento a alguien sobre la base de su política.

“Cancelar la cultura y los esfuerzos para silenciar las opiniones y voces diferentes debería ser una preocupación creciente para todos nosotros”, dijo Meléndez, una veterana de la Marina de los EE. UU., Propietaria de una pequeña empresa y madre de cinco hijos, en un comunicado, según Los Angeles Times .

Las escuelas hoy ya están obligadas a tener políticas contra la discriminación y el acoso en base al género, raza, religión y orientación sexual del estudiante, entre otras clases protegidas. El proyecto de ley de Meléndez agrega afiliación política a esa lista.

Es tal la discriminación política y tan desarrollada la cultura de cancelación en California, que cuando se conocieron los dos proyectos presentados por Meléndez, una representante demócrata, Lorena González, respondió acusando a la republicana de tratar de promover “puntos de vista racistas, pro-terrorismo nacional, xenófobos y misóginos”.

“No sé quién necesita escuchar esto hoy, pero: sus puntos de vista racistas, pro-terrorismo nacional, xenófobos y misóginos no justifican la protección “contra la discriminación”. Su elección de odiar y perseguir activamente el odio no lo convierte en parte de una clase protegida”, fue el mensaje completo de Gonzalez en su cuenta de Twitter el martes.

El análisis de González no puede estar más alejado de la realidad. Pero así es como funciona la izquierda cuando contrasta con alguna idea o pensamiento que, a priori, choca con sus nociones o intereses.

Las dos legislaciones presentadas por Menéndez no hablan de partidismo ni defienden una ideología concreta, al contrario, plantea una protección legal ante cualquier acto de intolerancia o discriminación que sufra cualquier persona por su ideología política, independientemente de cual sea.

Andrés Vacca-BLes


Comparte este artículo: