Black Lives Matter apoya la eliminación de más 100 republicanos del Congreso, propuesto en un proyecto ley demócrata

Simpatizantes del grupo izquierdista Black Lives Matter.

Traducido de Neon Nettle por TierraPura.org

La organización de extrema izquierda Black Lives Matter ha apoyado el proyecto de ley de un demócrata de primer año que propone expulsar a más de 100 republicanos del Congreso.

El proyecto de ley fue presentado el mes pasado por la diputada Cori Bush (demócrata de Ohio), una antigua líder de BLM y la última incorporación al «escuadrón» de demócratas socialistas de la diputada Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata de Nueva York).

El lunes, BLM anunció su apoyo a la propuesta de Bush de investigar y potencialmente expulsar a los republicanos que se opongan a certificar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

«No basta con denunciar la supremacía blanca detrás del ataque», escribió el grupo marxista en su página web.

«Debemos destituir a sus promotores en el Congreso: Ted Cruz, Josh Hawley, Lauren Boebert, Marjorie Taylor Greene y los más de 100 republicanos que votaron en contra de la certificación del Colegio Electoral».

Bush presentó en enero una resolución para «iniciar investigaciones para la destitución» de quienes pretendían rechazar los resultados electorales.

Los legisladores que cuestionaron los resultados de las elecciones «incitaron un intento de golpe de Estado de la supremacía blanca», alega Bush.

La propuesta se basa en la afirmación de que algunos de estos conservadores participaron en la sedición contra los EE.UU., o incitaron a la rebelión contra el gobierno, según Fox News.

Más de 140 republicanos en el Congreso votaron para anular los resultados de las elecciones.

Los legisladores apoyaban las preocupaciones del presidente Donald Trump de que la elección le fue «robada» por medios fraudulentos.

Los senadores Josh Hawley (republicano de Ohio) y Ted Cruz (republicano de Texas), en particular, han sido criticados por el papel que los demócratas alegan que jugaron en la incitación de los disturbios en el Capitolio, donde se perdieron varias vidas.

Tanto Hawley como Cruz dejaron claro en los días previos al 6 de enero que no tenían intención de certificar los resultados, apoyándose en las denuncias de fraude de Trump.

Los demócratas del Senado presentaron la semana pasada una denuncia ética para investigar si ambos se coordinaron con los alborotadores.

Ambos han negado que estuvieran tratando de anular las elecciones o incitar a los disturbios, diciendo que en su lugar estaban tratando de garantizar un proceso electoral libre y justo.

Hawley y Cruz han condenado los acontecimientos del 6 de enero.

Pero muchos demócratas creen que su decisión de seguir adelante con las objeciones previstas estimuló el giro hacia la violencia de los manifestantes.

Se han hecho llamamientos para que ambos dimitan de sus cargos.

Tierra Pura (Con información de Neon Nettle)