Texas demanda al gobierno de Biden por orden de suspender las deportaciones

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, en una foto de archivo. (Captura de pantalla a través de NTD)

El estado de Texas demandó el viernes al gobierno de Joe Biden por un memorando que suspende las deportaciones de extranjeros ilegales.

“En su primer día en el cargo, la administración Biden dejó de lado las leyes de inmigración promulgadas por el Congreso y suspendió la expulsión de extranjeros ilegales cuya expulsión está obligada por esas mismas leyes. Al hacerlo, ignoró los principios constitucionales básicos y violó su promesa escrita de trabajar en cooperación con el Estado de Texas para abordar en manera compartida las preocupaciones de la aplicación de la legislación de inmigración”, dice la demanda (pdf), presentada en un tribunal federal de distrito en Texas. “Esta revocación ilegal causará a Texas un daño inmediato e irreparable si no se le prohíbe”.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no respondió a una solicitud de comentarios.

El 20 de enero, el secretario interino del DHS, David Pekoske, emitió un memorando (pdf) en el que “ordena una pausa inmediata en las expulsiones de cualquier no ciudadano con una orden final de expulsión (excepto lo que se indica a continuación) durante 100 días. Las excepciones a la orden incluyen a los extranjeros ilegales que hayan participado o sean sospechosos de terrorismo o espionaje”.

Según la demanda, el memorando de Pekoske afecta a casi todos los extranjeros ilegales con deportaciones pendientes “incluidos aquellos cuya expulsión se ordenó tras una audiencia completa y justa y aquellos que no tienen derecho —y no pretenden tener derecho— a más beneficios de inmigración”.

Además afirma que la orden viola un acuerdo entre el DHS y Texas porque la agencia no notificó al estado de los cambios y no consideró los daños que Texas podría sufrir como resultado.

.Presentada por el fiscal general de Texas, Ken Paxton, la demanda pide al tribunal federal que declare ilegal el memorando de Pekoske y que impida a los demandados ejecutar la orden.

“En una de sus primeras docenas de medidas que perjudican a Texas y a la nación en su conjunto, el gobierno de Biden ordenó al DHS que violara la ley federal de inmigración e incumpliera el acuerdo de consultar y cooperar con Texas sobre dicha ley. Nuestro estado defiende la mayor sección de la frontera sur de la nación. No aplicar adecuadamente la ley pondrá en peligro de forma directa e inmediata a nuestros ciudadanos y al personal encargado de hacer cumplir la ley”, dijo Paxton en una declaración.

“El propio DHS reconoció previamente que tal congelación de las deportaciones causará daños concretos a Texas. Estoy seguro de que estas acciones ilegales y peligrosas no pueden mantenerse”.

Isabel Van Brugen – La Gran Época (The Epoch Times en español)