Samantha Power: con Obama alabó al régimen cubano en la ONU, con Biden dirigirá USAID

Samantha Power.

Biden quiere que Samantha Power se encargue de la institución americana dedicada a distribuir la mayor parte de la ayuda exterior de carácter no militar.

Samantha Power, la exembajadora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que durante el Gobierno de Barack Obama abogó por el régimen comunista de Cuba y alabó la misión esclavista de médicos cubanos, fue propuesta por Joe Biden para dirigir la agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

Biden, que ha optado por conformar su Gabinete con exfuncionarios de la “era Obama”, quiere que Power se encargue de la institución americana dedicada a distribuir la mayor parte de la ayuda exterior de carácter no militar.

Power trabajó para la administración Obama como representante permanente de Estados Unidos ante la ONU y formó parte del personal del Consejo de Seguridad Nacional como asesora especial del presidente y directora sénior de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos.

«La embajadora Samantha Power es una voz de conciencia y claridad moral de renombre mundial, que desafía y anima a la comunidad internacional a defender la dignidad y la humanidad de todas las personas», dijo Biden en un video en el que postula a Power para el cargo.

«Como administradora de USAID, será una fuerza poderosa para el compromiso estadounidense basado en principios», sentenció.

Power parece no ser la más indicada para defender principios luego de que durante su gestión defendiera al régimen castrista y abstuviera el voto sobre el embargo a Cuba en la Asamblea General de la ONU en 2016.

La exembajadora dijo en su discurso ante la Asamblea General: «en vez de intentar bloquear a Cuba del resto del mundo, queremos un mundo de oportunidades e ideas abierto al pueblo de Cuba»; pero lo que realmente sucedió con las políticas de Obama fue que los cubanos no tuvieron oportunidades, pero los altos funcionarios del régimen sí.

Fue en ese discurso donde Power alabó las misiones de médicos cubanos, que con el pasar de los años han dejado evidencia que se trata, por un lado, de galenos esclavizados y, por otro, de funcionarios de inteligencia disfrazados de médicos

«Cuba envió a más de 200 profesionales de la salud a la región, una contribución impresionante para un país de solo 11 millones de personas», dijo Power en relación con los médicos que atendieron la epidemia del ébola.

La designación de Power fue reseñada por el diario oficial de Cuba Granma, donde se recordó que cuando la exembajadora abstuvo su voto contra el régimen comunista, el mismo canciller cubano, Bruno Rodríguez, le agradeció y compartió en esa oportunidad algunas partes de la intervención de la embajadora.

Cinco años después del tan celebrado discurso de Power, la misma ONU calificó de «trabajo forzoso» las misiones de médicos cubanos en el exterior.

«En los países donde el gobierno anfitrión paga directamente al trabajador cubano, este debe devolver al Gobierno de Cuba un porcentaje de su salario que aumentaría al 75 % o hasta el 90 % de su salario mensual. En muchos casos, el salario entregado a los trabajadores médicos no permitiría vivir dignamente; Además, el Gobierno de Cuba estaría “congelando” una parte del salario al que los médicos pueden acceder únicamente tras su regreso al país pero, según información recibida —señala el texto de la ONU—, muchas veces no reciben la totalidad del monto que les corresponde».

¿Qué dirá Samantha Power ahora de las misiones cubanas y del régimen castrista? ¿Apoyará desde USAID la esclavitud a los galenos de la isla?

Samantha Power se suma al gabinete de Biden: una copia de la “era Obama”

Biden anunció parte de su Gabinete ejecutivo conformado en gran mayoría por exfuncionarios de la era Obama, de la cual él fue vicepresidente; esto sin tomar en cuenta los grandes fracasos que quedaron marcados en la historia de Estados Unidos, según lo resaltado por analistas.

Joe Biden

Biden ya anunció su gabinete ejecutivo conformado, en gran mayoría, por exfuncionarios de la era Obama. (Efe)

Michael Goodwin publicó un artículo en el New York Post donde señaló que no solo preocupa la afición de Biden por las cosas antiguas, sino que también preocupan las políticas que implementará.

Biden volvió a incluir a John Kerry en su gabinete. Se trata del artífice del cuestionable acuerdo con Irán y el responsable de firmar el acuerdo climático de París. Dos grandes errores del Gobierno de Obama que Biden aspira revivir.

«El pacto con Irán mimó y financió a los mulás asesinos y sus brigadas de terror mientras allanaba el camino para que obtuvieran armas nucleares. Biden, tal vez inconsciente de los cambios en Oriente Medio durante los últimos cuatro años, ha hablado de querer volver a él», señala Goodwin en su artículo.

Joseph Humire, analista de seguridad hemisférica y director del Centro de Estudios para una Sociedad Libre y Segura, dijo a El American que el Gobierno de Obama fue «muy suave» con China, logrando que este país se convirtiera en el país influyente que es hoy. También resaltó que con Irán entregó «muchos privilegios».

«El problema no era firmar un acuerdo con Irán, sino, cómo llegar a un acuerdo justo. La forma en que se llegó a ese acuerdo con Obama fue muy mala e irresponsable, con muchos vacíos, entregando muchos privilegios a Irán y sacando muy poco provecho y sin ninguna garantía», dijo.

«Si Biden quisiera retomar ese acuerdo lo tiene que hacer mejor que en los años anteriores, porque el último solo llevó a más fracasos», explicó Humire.

Otra evidencia de que Biden estaría copiando el Gabinete de Obama se refleja en la elección de Antony Blinken como secretario de Estado. Durante el Gobierno de Obama Blinken se acercó a China al punto de permitir que el país asiático se convirtiera en potencia robando tecnología americana y hasta puestos de trabajo.

«Blinken representa a los demócratas de la vieja escuela que, como Clinton u Obama, construyeron una política exterior flexible en la que Estados Unidos juega un papel equilibrado», señala Camilo Bello en su artículo para El American.

Con Jake Sullivan como asesor de Seguridad Nacional, Biden traería de vuelta un enfoque “racional” a las relaciones con China.

Otra elección del pasado es Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad. Mayorkas se unió a la administración de Obama en 2009 como director de la Agencia de Servicios de Ciudadanía e Inmigración. (USCIS). Fue ascendido al puesto de subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional y confirmado en el cargo en diciembre de 2014 tras votación del Senado.

El futuro secretario de Seguridad fue cómplice de Obama ante la creación de las punitivas jaulas para migrantes. Fue, además, uno de los funcionarios que negoció con el régimen cubano para flexibilizar las sanciones y facilitar el comercio bilateral mientras la tiranía reprimía aún más a la población de la isla.

Hay que hacer referencia también a la designación de Janet Yellen como secretaria del Tesoro de Biden. Un artículo de Bloomberg señaló el 25 de noviembre de 2020 que «Yellen debería reflexionar sobre errores pasados». «Yellen ha estado menos preocupada por el pleno empleo y más por la deuda a largo plazo de lo que sería ideal en este momento. Ella podría cambiar la conversación en Washington de maneras inútiles», destaca el artículo.

Sabrina Martín Rondon – El American