Los 5 logros económicos de Trump que no debemos olvidar

El ex presidente de EEUU, Donald Trump, y su esposa, Melania Trump.

Las reformas tributarias de Trump beneficiaron a todos los americanos sin importar su credo y raza, pero en especial a los latinos y afroamericanos

A pesar de la pandemia que le costó millones de empleos a la economía americana, y miles de vidas, los resultados de la Administración Trump impresionaron a más de uno antes de la llegada de la Covid-19.

Sus logros dejaron incluso a los más escépticos boquiabiertos, viendo cómo los indicadores económicos evidenciaban como algo tan sencillo como una reducción tributaria puede reactivar la economía de tal manera que sobrepase las expectativas de los propios organismos federales. En El American recordamos los 5 mayores logros, a nuestro juicio, de la política económica de Donald Trump.

Reducción de Impuestos históricas

Tal vez el legado más notorio de Donald Trump fue su recorte de impuestos a través de la Tax Cut and Jobs Act de 2017. Donde todos los niveles de ingresos recibieron recortes tributarios generalizados que pusieron más dinero en el bolsillo de los americanos en vez del Estado.

Las familias americanas, producto de los cortes de impuestos, vieron sus ingresos considerablemente incrementados al año. La deducción tributaria estándar de un solo contribuyente aumentó de $ 6,350 en 2017 a $ 12,200 en 2019. La deducción para las parejas casadas aumentó de $ 12,700 en 2017 a $ 24,400 en 2019.

En 2016, el ingreso familiar promedio real fue de $ 62,898, solo $ 257 por encima de su nivel en 1999. Durante los siguientes tres años este ingreso creció casi $ 6,000 terminando para el 2019 en $ 68,703.

Los mayores beneficiados de los recortes de Donald Trump fueron las empresas que vieron el impuesto corporativo disminuir de un 35 % a un 21 %, un mínimo no antes visto desde 1939. Estas deducciones le permitieron a las empresas generar más empleos e invertir en capital para ser más competitivas en el mercado.

Una reducción del desempleo en contra de todos los escépticos

De diciembre de 2009 a diciembre de 2016, América experimentó una reducción del 5.2 % en su tasa de desempleo, pasando del 9.9 % al 4.7 % en la Administración Obama. La Reserva Federal en 2016 concluyó que Estados Unidos había alcanzado su nivel de pleno empleo, por ende mayores reducciones en la tasa de desempleo eran improbables.

A pesar del consenso de los economistas, el recorte de impuestos de Donald Trump a las empresas permitió a los negocios incrementar sus niveles de contratación. Aunque se tildó sus políticas como irresponsables, no solo la tasa de desempleo disminuyó al 3.5 %, sino que más personas se integraron a la población económicamente activa, alcanzando máximos que no se veían desde 1980, con más americanos entre los 25 a los 54, buscando un empleo o que ya contaban con un trabajo estable.

Los latinos y los afroamericanos estuvieron entre los principales grupos beneficiados por las reformas de Trump. (Efe)
Los latinos, afroamericanos y otras minorías fueron los principales beneficiados de los recortes de Trump

Las reformas tributarias de Trump beneficiaron a todos los americanos sin importar su credo y raza. Según cifras del departamento del Trabajo, la tasa de desempleo entre hispanos alcanzó su cifra más baja desde que hay estadísticas con el 3.9 %. Para la población afroamericana el desempleo también llegó a un mínimo histórico con un 5.5 %.

La tasa de desempleo para las mujeres hispanas en 2019 fue del 3.8 % y para las mujeres afroamericanas fue del 4.6 %. La tasa de desempleo entre asiáticos también cayó a mínimos históricos colocándose en un 2.5 % para septiembre del 2019.

En 2019 la tasa de pobreza entre afroamericanos descendió al 18.8 %, cifra históricamente baja y que la política del empleo de Trump ayudó a esta disminución. La tasa de pobreza hispana también alcanzó mínimos históricos con un nivel del 15.7 %

Un nuevo tratado de libre comercio con México y Canadá

Otro logro de Donald Trump fue volver a establecer un nuevo acuerdo de libre comercio con Canadá y México, (USMCA), sustituyendo el antiguo tratado firmado en los noventa, (TLCAN). Este acuerdo se adapta a las dinámicas de las economías modernas y cubre varias falencias del TLCAN.

El USMCA introduce nueva políticas más acordes a un mundo más globalizado. (Efe)

Uno de los principales cambios del USMCA es que requiere que las compañías automotrices fabriquen al menos el 75 % de los componentes de un automóvil en Canadá, México o los Estados Unidos, anteriormente el requerimiento era del 62.5 %.

Al menos el 40 % del valor de un automóvil de pasajeros y el 45 % de una camioneta debe ser fabricado por trabajadores que ganen a un promedio de $ 16 por hora. Los automóviles que no cumplan con estos requisitos estarán sujetos a tarifas arancelarias. En efecto, el nuevo acuerdo también protege a México y Canadá de cualquier tarifa futura de automóviles de los Estados Unidos.

El USMCA también le exige a Canadá abrir su mercado lácteo a los agricultores estadounidenses. Canadá tendrá que eliminar su complejo esquema de precios para productos lácteos y derivados. Estos cambios incluyen el concentrado de proteína de leche, la leche descremada en polvo y fórmula infantil. También permite que ciertos quesos estadounidenses se comercialicen en mayor medida en Canadá.

El nuevo acuerdo brinda más protección para patentes y marcas registradas. El tratado adopta el marco de derechos de propiedad intelectual negociados en la Asociación Transpacífica abandonada por Trump. Las compañías farmacéuticas americanas pueden vender productos biológicos en Canadá y México hasta por 10 años antes de enfrentar una competencia genérica. Anteriormente, bajo el TLCAN, esta protección era de ocho años.

El manejo de la pandemia

A pesar de que muchos critican las medidas tomadas por Trump en relación con la pandemia, el ex presidente procuró mantener activa la economía lo máximo posible hasta que varios gobernadores comenzaron a decretar cuarentenas en sus estados. El hecho de que la economía americana no se hubiera recensionado en el largo plazo parte de que la actividad del sector real nunca se paralizó del todo.

Aunque 22 millones de americanos perdieron sus empleos durante los primeros meses de la pandemia, la rápida reactivación de la actividad en la economía permitió que al menos 12 millones de esos empleos se recuperaran, y las perspectivas indican que la economía americana crecerá un 5.5 % para este año, en parte apoyada por el estímulo fiscal.

Si bien el coronavirus le pudo haber costado la presidencia a Trump, su política poco ortodoxa tuvo resultados que dejaron sorprendidos tanto a los escépticos como a los analistas. La Administración de Biden para lograr los resultados de su predecesor tendrá que tomar nota, y aprender que los mercados y las sociedades se comportan más armónicamente si se les dejan libres.

Juan Felipe Vélez – El American.