Justo cuando se supone que Trump se va, el gobernador de Nueva York decide reabrir la economía

El Gobernador de Nueva York Andrew Cuomo pronuncia su discurso sobre el Estado del Estado virtualmente desde la Sala de Guerra en el Capitolio del Estado en Albany, Nueva York, EE.UU. el 11 de enero de 2021. (Hans Pennink/Pool vía REUTERS)

Redacción BLes– El polémico gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció vía Twitter este 11 de enero pasado que planea reabrir la economía antes de que sea demasiado tarde “coincidentemente” en los supuestamente últimos días del presidente Trump, quien previamente lo instó a hacerlo.

“Simplemente no podemos permanecer cerrados hasta que la vacuna alcance la masa crítica. El costo es demasiado alto. No nos quedará nada para abrir. Debemos reabrir la economía, pero debemos hacerlo de forma inteligente y segura.”

Desde el inicio de la pandemia, Cuomo aplicó estrictas medidas de restricciones o encierro y prohibió que los negocios y restaurantes abrieran por largos periodos de tiempo, amenazándolos incluso con cerrarlos si no cumplían con las medidas.

Según Breitbart, Cuomo dijo en julio pasado: “Tres violaciones y te cerramos” amenazándolos con que el gobierno estatal expondría a los que no cumplen. “También vamos a publicar los nombres de los establecimientos que enfrentan cargos disciplinarios”.

A pesar de ser uno de los estados con las medidas más duras de cuarentena, también fue el más golpeado por el virus PCCh. Nueva York registró más de 30 mil muertes por virus PCCh aun en medio del encierro total. Por lo cual muchos han cuestionado que dichas medidas realmente hayan tenido efecto.

Sumado a eso debido a una mala decisión del gobernador, más de 10 mil de estas muertes por el virus chino se registraron los geriátricos cuando por una ley de Cuomo, los pacientes ancianos infectados con el virus fueron enviados a los geriátricos a recuperarse, finalmente contagiando y matando a los demás allí.

Aún con todo esto, Cuomo logró publicar un libro que intenta dar lecciones de “liderazgo durante la pandemia” y encima recibió un Grammy por ¿matar? a los ancianos en los geriátricos.

Cuando Trump instó a los gobernadores demócratas a abrir la economía allá por mayo de 2020, Cuomo se negó a tomar ningún consejo de Trump.

“No podemos hacer que la cura sea peor que el problema”, dijo Trump. “Tenemos que abrir nuestro país porque eso causa problemas que, en mi opinión, podrían ser mucho más grandes.”

Le recomendamos:

Analizando las palabras del presidente, pareciera que Cuomo copió la idea de que demorar en abrir la economía podría ser peor que la enfermedad.

No obstante, resulta extraño el timing en que el gobernador decide abrir la economía; justo en los supuestos últimos días de Trump en la Casa Blanca.

De acuerdo con un reporte de Fox News, a fines de noviembre de 2020 casi un tercio de los negocios en el estado de Nueva York quebraron definitivamente debido a las medidas de cuarentena.

El gobernador demócrata parece no tener problemas en destruir los negocios de la gente a cambio de mantener su orgullo político inservible.

Además cuando Trump anunció la distribución de la vacuna contra el virus chino, Cuomo dijo que no la distribuiría.

“No podemos dejar que este plan de vacunación siga adelante de la forma en que Trump y su administración lo están diseñando”, dijo el demócrata.

Cuomo no dudó en exponer su agenda política: “La mala noticia es que faltan unos dos meses para que Joe Biden tome el relevo, lo que significa que la administración [de Trump] va a poner en marcha un plan de vacunación”.

Cuando Trump les dice a sus seguidores que hubo fraude en las elecciones y que ganó las elecciones por avalancha, el mundo de los demócratas, progresistas y la izquierda radical lo acusan de “subversivo” o “amenaza a la seguridad nacional” pero cuando el gobernador Cuomo destruye negocios, manda a los ancianos a contagiar a otros ancianos que finalmente mueren por la enfermedad, y cuando está lista la vacuna se niega a distribuirla, ¿¡recibe un Grammy!?

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.