Demócratas ganan el Senado: ¿cuáles son las consecuencias más extremas?

Los radicales de izquierda del Partido Demócrata podrían empezar a impulsar su peligrosa agenda.

Miembros de la Cámara de Representantes del Partido Demócrata ya tienen una lista con los objetivos legislativos a cumplir con un Senado a su favor. Se trata de una serie de deseos de la izquierda que podrían hacerse realidad con la mayoría que lograron en el Congreso tras las elecciones en Georgia.

Mientras Estados Unidos esperaba los resultados de los comicios, el representante Chris Pappas publicó un listado que Fox News calificó como una «lista de deseos de la izquierda»; proyectos de ley populares que hasta hace poco fueron bloqueados por la mayoría republicana.

«Cambiar el Senado sería enorme para conseguir votos sobre proyectos de ley populares bloqueados por Mitch McConnell», tuiteó Pappas.

El demócrata enumeró cuáles serían las prioridades: desde los cheques de 2,000 dólares, la «ley de igualdad», la Ley Dream, el financiamiento estatal y local; y acciones climáticas.

«Estados Unidos necesita esto», dijo Pappas al finalizar el tuit.

El representante culpó al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, de obstaculizar los esfuerzos para lograr estos objetivos, pero si los republicanos pierden su mayoría, ya no tendrán el poder que ejercen actualmente.

Los demócratas han pedido que se apruebe una nueva legislación sobre el derecho al voto desde que la Corte Suprema anulara partes de la Ley que tratan de la supervisión federal en ciertas jurisdicciones.

Mitch McConnell, líder de la mayoría del Senado, está a la espera de los resultados de Georgia para saber si los demócratas controlarán la Cámara Alta.

Mitch McConnell, líder de la mayoría del Senado. (Efe)

En 2019, la Cámara aprobó un proyecto de ley que habría restablecido lo que eliminó la Corte Suprema, pero el Senado, de mayoría republicana, no lo sometió a votación.

Más recientemente, McConnell bloqueó una votación sobre cheques de estímulo de 2,000 dólares para americanos, a pesar de que el presidente Trump instó a los legisladores a hacerlos realidad.

Demócratas darían luz verde a la agenda de Biden

La agenda de transición de Biden está llena de planes para aumentar el control del Estado, una situación que podría hacerse realidad de ganar los demócratas la mayoría en el Senado.

Biden-Harris ya publicaron sus propuestas, y una de las cosas que más preocupa es que utilizarían la Ley de Producción de Defensa para atender el tema de la pandemia de la COVID-19. Esta ley permite que el Gobierno federal tome el control de industrias privadas.

Otra normativa que preocupa es que en el marco de la recuperación económica de emergencia, Biden implementaría un salario mínimo por hora de 15 dólares, una disposición que podría establecer controles de precios nacionales y atentar contra el libre mercado.

Un artículo publicado por el periodista Brad Polumbo para FEE menciona un estudio realizado por cuatro economistas de la Universidad de Stanford, en donde se analizaron las propuestas de Biden. En él se concluye que intervenciones desde el Gobierno distorsionarían los incentivos laborales, disminuirían la productividad y matarían puestos de trabajo.

«El inminente asalto socialista de los demócratas a nuestra nación hará que los primeros dos años en el cargo del presidente Obama parezcan moderados», ha denunciado el senador republicano Marco Rubio ante la posibilidad de que los demócratas asuman el control del Congreso.

«Si los demócratas tienen éxito en las elecciones de segunda vuelta de Georgia el martes, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, tendrán el poder de promulgar la agenda socialista de la izquierda radical que se ha convertido en la corriente principal del Partido Demócrata de hoy».

Senador Marco Rubio.

El senador republicano prevé que si el control del Senado lo ganan los demócratas se harán realidad iniciativas socialistas como el «Green New Deal, la medicina socializada, impuestos al estilo europeo sobre la industria y los trabajadores estadounidenses, regulaciones radicales que dañarán a las pequeñas empresas y la capitulación ante el Partido Comunista chino estarán en la agenda», sentenció.

Sabrina Martín Rondon – El American.