Científicos del laboratorio de Wuhan enfermaron con algo parecido al virus del PCCh en otoño de 2019

Vista aérea muestra el laboratorio P4 (L) en el campus del Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan, en la provincia central de Hubei, China, el 27 de mayo de 2020. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

La revelación es parte de una hoja informativa publicada por el Departamento de Estado de EE.UU.

Varios investigadores del Instituto de Virología de Wuhan se enfermaron en el otoño de 2019 con síntomas similares a los causados por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), lo que contradice las afirmaciones de un investigador principal del instituto, quien dijo que no había infecciones entre los científicos del personal.

La revelación es parte de una hoja informativa publicada por el Departamento de Estado de EE.UU. el 15 de enero, que critica al Partido Comunista Chino por su obsesivo secretismo sobre el origen del virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

El Centro para el Control de Enfermedades de China reportó un grupo de casos similares a la neumonía de origen desconocido el 21 de diciembre de 2019. Pero meses más tarde, aparecieron nuevas pruebas que sugerían que las autoridades chinas estaban al tanto del primer caso de virus del PCCh el 17 de noviembre. El gobierno de Estados Unidos no fue informado sobre el virus hasta el 30 de diciembre desde Taiwán.

Poco se sabe de los primeros pacientes que contrajeron el virus y el PCCh nunca admitió una conexión con el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), que está ubicado no muy lejos del mercado de mariscos, el que inicialmente se creía que era el origen del brote.

“El gobierno de Estados Unidos tiene razones para creer que varios investigadores del WIV se enfermaron en el otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote, con síntomas consistentes tanto con COVID-19 como con enfermedades estacionales comunes”, dice la hoja informativa del Departamento de Estado. “Esto plantea dudas sobre la credibilidad de la afirmación pública de la investigadora principal del WIV, Shi Zhengli, de que hubo ‘cero infección’ entre el personal y los estudiantes del WIV de los virus del SARS-CoV-2 o relacionados con el SARS”.

El Departamento de Estado señaló que los brotes virales accidentales no son nuevos en China, incluido el brote de SARS en Beijing de 2004, que se originó en un laboratorio. El departamento añadió que cualquier investigación significativa de los orígenes del brote debe incluir entrevistas con los investigadores del laboratorio de Wuhan que se enfermaron en el otoño de 2019.

“El PCCh impide que periodistas independientes, investigadores y autoridades de salud mundial entrevisten a los investigadores del WIV, incluidos los que se enfermaron en el otoño de 2019. Cualquier investigación creíble sobre el origen del virus debe incluir entrevistas con estos investigadores y un informe completo de su enfermedad no reportada previamente”, dijo el departamento.

El Departamento de Estado afirma que el Instituto de Virología de Wuhan estaba llevando a cabo una investigación sobre virus similares al virus del PCCh ya en 2016. El régimen mantuvo en secreto la investigación por lo que el Departamento de Estado exige transparencia.

“Los investigadores de la OMS deben tener acceso a los registros del trabajo del WIV sobre murciélagos y otros coronavirus antes del brote de COVID-19. Como parte de una investigación exhaustiva, deben tener un informe completo de por qué el WIV alteró y luego eliminó los registros en línea de su trabajo con el RaTG13 y otros virus”, dice el departamento.

A pesar de afirmar ser una institución civil, el Instituto de Virología de Wuhan ha trabajado en proyectos secretos con el ejército chino, incluyendo experimentos clasificados con animales desde al menos principios de 2017, según la hoja informativa.

“Estados Unidos y otros donantes que financiaron o colaboraron en la investigación civil en el WIV tienen el derecho y la obligación de determinar si alguno de nuestros fondos de investigación fue desviado a proyectos militares chinos secretos en el WIV”, dice el departamento.

El régimen comunista chino tardó más de dos meses en alertar al mundo sobre el brote del virus del PCCh. Además supo de la transmisión de humano a humano a fines de 2019 pero no informó al mundo hasta el 20 de enero de 2020.

Ivan Pentchoukov – La Gran Época  (The Epoch Times en español)