Antifa vandaliza Seattle y Portland, oponiéndose a Biden y a la policía: “Somos ingobernables”

Múltiples ventanas fueron destrozadas en el Palacio de Justicia William Kenzo Nakamura en Seattle, Washington, el 20 de enero de 2020. (Departamento de Policía de Seattle)

Activistas de extrema izquierda vandalizaron edificios y se enfrentaron a la policía en el Noroeste del Pacífico el 20 de enero, expresando su oposición al gobierno, a la policía y al recién nombrado presidente Joe Biden, con algunos llevando carteles que decían: “Somos ingobernables”.

En Portland, activistas vestidos de negro y con la cara cubierta rompieron las ventanas y la puerta de cristal de la sede del Partido Demócrata de Oregón, y pintaron con spray un símbolo anarquista sobre el letrero del partido, según se puede ver en un vídeo publicado en redes sociales. Algunos de ellos volcaron contenedores de basura y prendieron fuego en su interior, según artículos.

“No queremos a Biden. Queremos venganza por los asesinatos policiales, las guerras imperialistas y las masacres fascistas”, se leía en una pancarta que llevaban consigo en la marcha, mientras que otros portaban una pancarta que decía: “No somos gobernables”, la cual estaba llena de símbolos de anarquía.

La policía de Portland se enfrentó a una multitud que se reunió frente a un edificio del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas cerca del centro de la ciudad, y algunos de los asistentes posteriormente quemaron una bandera en la calle.

Según KATU, la protesta fue anunciada como una manifestación contra la toma de posesión de Biden y la policía. En un momento dado, los manifestantes fueron abordados por oficiales de la Policía de Portland en bicicletas, algunos de los miembros del grupo tomaron la bicicleta de un oficial y lanzaron objetos a los policías que se retiraban.

Ocho personas fueron detenidas en Portland con cargos que incluyen disturbios y actos de incendios imprudentes.

En Seattle, los activistas de Antifa entraron al emblemático mercado de Pike Place para destrozar bienes, y un vídeo de la escena mostraba los cristales rotos de un Starbucks. Un grupo de activistas vestidos de negro marcharon por la calle, derribando contenedores de basura, portando una bandera estadounidense harapienta con el símbolo de anarquía pintado con spray.

Algunos pintaron con aerosol edificios con el símbolo anarquista y rompieron ventanas, incluso en el Tribunal William Kenzo Nakamura, un edificio federal, según KOMO.

“No a los policías, a las prisiones, a las fronteras, a los presidentes”, decía una pancarta con la que marcharon, según The New York Times.

La policía anunció que dos personas fueron detenidas durante los disturbios, una por daños a la propiedad y otra por agresión.

Los policías efectuaron una tercera detención más tarde en la noche, después de que el escaparate de cristal fuera destrozado en el Starbucks de Pike Place Market, según KOMO.

Seattle y Portland han sido escenario de disturbios durante meses, con una mezcla de manifestantes —incluyendo anarquistas, Antifa y otros grupos de extrema izquierda, así como activistas de derechos civiles— expresando diversas quejas y, a veces, involucrándose en la violencia, dañando la propiedad y enfrentándose a la policía.

Tom Ozimek – La Gran Época (The Epoch Times en español)