Partido Comunista cree que Biden neutralizará a enemigos de China

Comparte este artículo:

Medio oficialista del régimen cree que un gobierno de Biden calmaría a Australia.

El panfleto del Partido Comunista de China (PCCh), el Global Times, asegura que el equipo de Biden es «más hábil, sofisticado y racional en el manejo de asuntos exteriores» y que el exvicepresidente «mejorará la coordinación y cooperación con los aliados de Estados Unidos, incluida Australia». El artículo es publicado en virtud de las actuales tensiones entre Australia y el PCCh.

Las fricciones entre Australia y China siguen aumentando gracias a que Zhao Lijian, director del Departamento de Información de la Cancillería china, tuiteara el montaje de un soldado australiano con un cuchillo en el cuello de un niño afgano.

Lo que el Partido Comunista de China espera del equipo Biden

El Global Times afirma sin pena alguna que con una administración Biden «los Estados Unidos regresarán a la vía normal de relaciones con China». Esto, sin embargo, significa el restablecimiento de políticas que en el pasado han debilitado a las industrias de los Estados Unidos.

GT cree que unos Estados Unidos bajo un gobierno de Biden calmaría a Australia y la haría «reflexionar sobre sus previas calculaciones dirigidas a Beijing». (Foto: Flickr)

El medio oficialista del régimen cree que unos Estados Unidos bajo un gobierno de Biden calmaría a Australia y la haría «reflexionar sobre sus previas calculaciones dirigidas a Beijing». Asegura que la diferencia en diplomacia entre «las administraciones Biden y Trump será esta: Biden no abordará de forma extrema e indiscriminada». A diferencia del equipo de Trump con Pompeo, continúa, la administración Biden no espera que Australia trate a China de forma radical con acciones radicales que pudieran afectar la economía de los australianos comunes. En cierto punto, se puede sentir una escondida amenaza del PCCh.

El artículo avanza en el futuro de las relaciones de los Estados Unidos con Australia y asegura el autor que dicha relación dependerá de los vínculos entre Washington y Beijing, y que como Australia es miembro de la Alianza supranacional de inteligencia llamada los Cinco Ojos, «bailará al son» que le coloque una presidencia de Biden.

Tensiones entre el Partido Comunista de China y Australia

Las fricciones entre ambos países vienen desde hace meses, cuando Canberra asumió una postura de antiinfluencia China sobre los asuntos domésticos. En junio agencias de inteligencia del Gobierno australiano allanaron casas de «periodistas» chinos establecidos en el país de Oceanía. Los cuatro extranjeros detenidos pertenecían a agencias estatales del régimen de Beijing (Xinhua News Agency, China Central Radio, CCTV y China News Agency). Ante esto, el Global Times publicó un artículo titulado «La política de Australia hacia China se parece al macartismo», donde afirma sin pena alguna que de seguir este camino, Canberra no debe descartar acciones más agresivas y una «advertencia severa» por parte del PPCh.

Otra de las medidas que el Gobierno de Australia tomó en este sentido, es la prohibición de donaciones extranjeras a los políticos tras obtener reportes oficiales «preocupantes» sobre las intenciones de Beijing en influenciar la política nacional.

Además, Australia fue el primero en la cadena de países que prohibió la tecnología 5G de Huawei por utilizar esta para espionaje y vigilancia política. Aunado a ambas acciones, Canberra promovió que se llevara adelante una investigación independiente sobre los verdaderos orígenes del coronavirus junto con otros países aliados.

Por otro lado, a la par que el PCCh está a la vanguardia de una revolución militar con tecnología de edición genética aplicada a su ejército, Australia aumentó su gasto en defensa en un 40 % por los próximos diez años enfocándose en la región Indo-Pacífico. «Queremos una (región) del Indo-Pacífico libre de coerción y hegemonía. Queremos una región donde todos los países, grandes y pequeños, puedan participar libremente entre sí y guiarse por las reglas y normas internacionales», afirmó el primer ministro Scott Morrison. A esto se añade el fortalecimiento de una alianza militar entre Tokio y Canberra.

Morrison afirmó que Australia gastará $186.5 billones de dóares para aumentar capacidades de ataque de mayor alcance en el aire, el mar y la tierra.

Rafael Valera – El American.


Comparte este artículo: