Legisladores de ambos partidos bloquean modificaciones al proyecto de ley sobre el virus del PCCh

La demócrata Nancy Pelosi y el republicano Mitch McConnell.

El jueves hubo múltiples intentos tanto de los republicanos como de los demócratas en la Cámara de Representantes para enmendar el paquete de ayuda y gastos del gobierno para la pandemia, después de la sorprendente petición del presidente Donald Trump, quien solicitó más dinero para los ciudadanos estadounidenses.

Una de las peticiones de Trump fue aumentar los pagos directos a los estadounidenses de 600 a 2000 dólares por persona, algo que los demócratas intentaron aprobar el jueves. Los republicanos que se oponían al incremento de los pagos bloquearon dicha iniciativa.

Varios republicanos cambiaron la cantidad de ayuda extranjera incluida en el paquete, pero los demócratas terminaron bloqueando esa petición también. Trump, en su anuncio, había objetado los millones de ayuda extranjera. La Cámara de Representantes levantó entonces la sesión y terminó el debate.

Los hechos ocurrieron después de que el líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy (R-Calif.) escribiera a sus colegas el miércoles por la noche que los republicanos ofrecerían un consentimiento unánime para “reexaminar cómo se gastan nuestros impuestos en el extranjero mientras muchos de nuestros vecinos en casa están tratando de llegar a fin de mes”.

“Los demócratas de la Cámara de Representantes parecen estar padeciendo audición selectiva. Han ignorado convenientemente las preocupaciones expresadas por el presidente, y compartidas por nuestros votantes (…) Dependerá de la presidenta [Nancy] Pelosi decidir si quiere actuar en nombre del pueblo estadounidense”, escribió McCarthy.

Todavía no ha cambiado el estado del proyecto de ley de gastos generales de 2.3 billones de dólares, que ahora está en el limbo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), dijo que la cámara baja celebrará una votación oficial sobre el aumento del cheque de estímulo el próximo lunes.

Las oficinas de McCarthy y Pelosi no respondieron a las solicitudes de comentarios después de que la Cámara terminara su sesión el jueves.

Trump no usó la palabra “veto” en sus declaraciones anteriores, pero casi dio a entender que bloquearía el proyecto de ley a menos que el Congreso eliminara los miles de millones de gastos asignados a naciones extranjeras e instituciones nacionales no relacionadas con la batalla contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

Los principales demócratas aceptaron rápidamente la oferta de Trump. Pelosi ha instado a los republicanos a que aprueben una medida independiente para los pagos de 2000 dólares en una votación de consentimiento unánime en Nochebuena. No mencionó el gasto extranjero que Trump criticó, incluyendo 10 millones de dólares para programas de género en Pakistán. El líder de la minoría del Senado Chuck Schumer (D-N.Y.) instó al presidente a convencer a los republicanos para que aprueben la medida.

El proceso de aprobación del proyecto de ley le da a Trump la opción de dejar que el proyecto de ley fracase sin emitir un veto real. La Constitución prevé un llamado veto de bolsillo en caso de que el Congreso suspenda la sesión durante los 10 días siguientes a la aprobación de un proyecto de ley. Excluyendo los domingos, y dado que el Congreso no retoma su actividad hasta el 3 de enero, Trump tiene la opción de no estampar su firma y dejar que el proyecto de ley no prospere.

Bowen Xiao – La Gran Época.

Con información de Ivan Pentchoukov y Reuters.