Las elecciones más vergonzosas en la historia de EEUU

Según el presidente Trump, las elecciones de 2020 son una estafa”.

EEUU no puede ni debe convertirse en otra Venezuela, donde la izquierda se perenniza en el poder gracias a elecciones fraudulentas masivas y cuidadosamente orquestadas.

No obstante haber pasado 4 semanas después de las elecciones de noviembre 3, EEUU aún no tiene presidente electo. Las razones son simples y claras. Primero, las elecciones están bajo disputa legal. Segundo, el Colegio Electoral no ha certificado todavía el ganador de la contienda presidencial. Para los opositores de Trump, estas razones no cuentan. De hecho, los medios de comunicación, tanto en EEUU como en el extranjero, continúan llamando a Joe Biden “presidente electo”; sin embargo, tal como lo describí en un artículo previo, la supuesta victoria de Biden está llena de irregularidades.

Ninguna elección presidencial en Estados Unidos ha sido tan criticada como la del 3 de noviembre del presente año. El proceso electoral estuvo inundado de irregularidades en múltiples estados del país. Aún más. mientras más pasan los días, más evidencias de fraude salen a la luz.

Lo más penoso y criticable es que, a pesar de las evidencias masivas de fraude reportadas por los abogados del presidente Trump, los medios de comunicación pro demócratas se niegan no solo a aceptar los hechos, sino también a documentar las irregularidades.

La corrupción de las elecciones fue tal que en ciertos casos o estados, jueces y gobernadores se han negado a revisar las pruebas de las irregularidades presentadas por la campaña del presidente. Por otro lado, la prensa liberal y las grandes compañías tecnológicas de las redes sociales han decidido borrar información que denuncie o exponga el fraude. De algo estoy seguro; si Joe Biden fuera el afectado, la posición de estas personas sería totalmente diferente.

Boletas de votación incompletas, votos de personas fallecidas, bloqueo de supervisión por parte del partido republicano, admisión de boletas de votación después de cerrar las urnas electorales y manipulación de votos en favor de Joe Biden fueron algunas de las irregularidades encontradas. El fraude electoral fue tan obvio que algunos estados decidieron posponer la certificación del ganador y escuchar las demandas de los abogados y las declaraciones juradas de los testigos.

Una de las demandas más alarmantes presentadas por el equipo del presidente fue la denuncia sobre el software Dominion utilizado en las máquinas de votación en decenas de estados. Según Sydney Powell, abogada y ex fiscal federal, alrededor de 1.5 millones de votos entre Georgia, Michigan y Pensilvania fueron manipulados por Dominion para darle la victoria a Joe Biden.

Powell también denunció que en Georgia se fingió un daño en la tubería de agua para desalojar la sala de conteo de votos. Según la demanda, los trabajadores electorales se quedaron sin supervisión para manipular las máquinas de votación.

La abogada y ex fiscal federal, Sydney Powell

Sydney Powell presentó un documento de 104 páginas detallando el fraude electoral en el estado de Georgia y Michigan. En base a las pruebas presentadas, Powell pidió descertificar” los resultados de las elecciones en estos estados. El informe de la abogada también incriminó a Irán y China de ser parte de un complot internacional dirigido a cometer fraude en las elecciones de EEUU. Powell llamó al complot “conspiración transnacional”.

Según un reporte del Washington Examiner, Dorothy Morgan, experta en análisis de datos, firmó una declaración jurada afirmando que 13,000 votos en Nevada no tenían datos de los votantes y que se registraron residencias en casinos y casas rodantes.

Según The Epoch Times, en Nevada se ofreció dinero en efectivo y premios caros el día de las elecciones o antes a cambio de los votos. The Epoch Times publicó fotos y vídeos que documentan la misma irregularidad en otros ocho estados, incluidos los estados clave perennes de Arizona, Wisconsin y Minnesota.

La página Gateway Pundit informó que las irregularidades involucraron también el voto militar. El condado de Fulton, Georgia, reportó que Biden ganó el 100% de los votos militares. ¿Puede alguien creer esto?

En Pensilvania, múltiples personas afirmaron en audiencias públicas ante el Senado haber sido testigos de presuntas irregularidades en el conteo y procesamiento de los votos. Los testigos explicaron en detalle lo que observaron y describieron el proceso como “problemático” y “desalentador”.

Lo mismo sucedió en Arizona. Varios  testigos denunciaron en audiencias públicas sobre las irregularidades observadas durante las elecciones. Una persona afirmó que un camión lleno de boletas siguió llegando durante diez días después de que los funcionarios electorales pensaron que habían terminado de contar los votos.

En Wisconsin, la campaña del presidente Trump denunció que miles de votos fueron ilegales y que hay suficiente evidencia para cambiar el resultado en favor del candidato republicano. Otra fuente informó que Wisconsin tuvo más votos que personas registradas para votar. De hecho, el número total de votantes registrados fue 3.129.000; sin embargo, el número total de votos emitidos fue 3.239.920.  Ésta es una prueba directa de fraude.

Es sorprendente e irresponsable que, a pesar de múltiples pruebas de fraude presentadas por múltiples testigos, los gobernadores de Pensilvania, Arizona y Wisconsin decidieron certificar a Joe Biden como el ganador de las elecciones en esos estados. ¿Porqué estos 3 gobernadores se apresuraron a certificar a Biden en medio de un litigio electoral que aún no está resuelto?

Los hechos mencionados arriba son una fracción de la miríada de irregularidades reportadas durante las elecciones. No obstante, los demócratas, los medios liberales y las grandes compañías tecnológicas continúan negando, ignorando y borrando información que denuncie o exponga el fraude electoral.

Varias personas de reconocido prestigio en EEUU expresaron su preocupación con los eventos que rodearon las elecciones del 3 de noviembre. La opinión de estas personas difiere diametralmente con la posición adoptada por la prensa y las compañías tecnológicas de las redes sociales.

Newt Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes y uno de los republicanos más respetados en el país, se refirió a las elecciones de 2020 comoel robo presidencial más grande desde 1824”.

Newt Gingrich describió las elecciones de 2020 como el “robo presidencial más grande desde 1824”

“Cuantos más datos surgen sobre las anomalías en los votos que claramente no son legítimas, más parece que 2020 puede ser el mayor robo presidencial desde que Adams y Clay robaron a Andrew Jackson en 1824. Las legislaturas estatales deberían exigir recuentos”, señaló Gingrich.

“No sólo hay políticos corruptos que llevan a cabo elecciones corruptas, sino también empresas de Internet censurando y sesgando deliberadamente”, dijo Gingrich en el programa “The Cats Roundtable” del domingo en WABC 770 AM-N.Y.

Patrick Basham, director y fundador del Democracy Institute y miembro principal del Cato Institute enumeró diez “peculiaridades” que él cree que carecen de “explicaciones convincentes”, incluyendo los estados indecisos que detuvieron sus recuentos de votos la noche de las elecciones y eliminaron observadores, recuentos de votos estadísticamente anormales y “tasas históricamente bajas de rechazo de votos ausentes”. Según Basham, es “casi seguro que se robaron las elecciones en 5 estados”.

Trey Trainor, presidente de la Comisión Federal Electoral de EEUU,  dijo en una reciente entrevista con Just the News AM que “las enormes cantidades de declaraciones juradas que vemos en estos casos muestran que, de hecho, hubo fraude”.

Las opiniones de Newt Gingrich, Patrick Basham y Trey Trainor han sido maliciosamente ignoradas por los medios pro demócratas. Para aquellos que claman a diario que no hay evidencias de fraude electoral quisiera hacerles una pregunta: ¿Newt Gingrich, Patrick Basham y Trey Trainor están mintiendo?

Bajo estas circunstancias Donald Trump ha rehusado reconocer la supuesta victoria de Joe Biden. “Bueno, voy a usar el 125% de mi energía para hacerlo. Necesitas un juez que esté dispuesto a escuchar un caso. Necesitas una Corte Suprema que esté dispuesta a tomar una decisión realmente importante”, señaló el presidente en una entrevista con Fox News.

Trump dijo que “Líderes mundiales lo llamaron para felicitarlo” la noche del 3 de noviembre… Pero “luego llegó un vertedero de votos. Pasé de ganar por mucho a perder por poco”, señaló el presidente.

Éstas han sido las elecciones presidenciales en EEUU el año 2020. Si todo esto no es vergonzoso, no sé cómo más podría llamarse.

EEUU no puede ni debe convertirse en otra Venezuela, donde la izquierda se perenniza en el poder gracias a elecciones fraudulentas masivas y cuidadosamente orquestadas. Si este es el caso, EEUU dejará de ser lo que fue… y nunca más será el ejemplo y pilar de la democracia en el mundo que lo caracterizó por más de 200 años.

Juan Torres.