Joe Biden niega fraude y proclama victoria electoral

Joe Biden se proclama ganador de las elecciones de EEUU. (Foto: Agencia)

El exvicepresidente Joe Biden negó el lunes que se produjera un fraude electoral en las elecciones de 2020 y proclamó la victoria en el Colegio Electoral poco después de que los republicanos de siete estados disputados entraran en duelo con los electores que enviarían al Congreso.

Biden hizo los comentarios después de que los republicanos de Pensilvania, Michigan, ArizonaGeorgia, Wisconsin, Nuevo México y Nevada entraran en una pelea de listas de electores. Los demócratas hicieron lo mismo en Hawai en 1960 enviando una lista alternativa de electores para John F. Kennedy después que el gobernador del estado certificara a Richard Nixon como ganador. El Congreso finalmente contó los electores demócratas.

Biden no mencionó a los electores disputados en su discurso. Pidió al presidente Donald Trump que reconozca la derrota y negó que la elección estuviera contaminada por el fraude.

“En total, la vicepresidenta electa Harris y yo obtuvimos 306 votos electorales, superando los 270 votos electorales necesarios para asegurar la victoria. 306 votos electorales es el mismo número de votos electorales que recibieron Donald Trump y Mike Pence en 2016. En ese momento, el presidente Trump calificó su recuento del Colegio Electoral como aplastante. Según sus propios estándares, estos números representaban entonces una clara victoria. Y respetuosamente sugiero que lo hagan ahora”, dijo Biden, según una copia de sus comentarios preparados.

“En Estados Unidos, los políticos no toman el poder, el pueblo les otorga el poder”, agregó el exvicepresidente.

Desde el día de las elecciones, Trump y grupos de terceros han presentado impugnaciones legales al resultado de las elecciones en seis estados. Ninguno de esos esfuerzos han dado frutos hasta ahora, incluida una demanda interestatal ante la Corte Suprema presentada por Texas y respaldada por 19 fiscales generales republicanos.

En algunas de las demandas se alegaba un fraude generalizado, incluso mediante la manipulación de las máquinas de votación por parte de Dominion Voting Systems. El lunes por la mañana, un juez aprobó la publicación de una auditoría forense de las máquinas de Dominion del condado de Antrim, Michigan. El autor del informe concluyó que las máquinas fueron diseñadas para producir un extraordinario volumen de errores como medio para alterar el resultado de las elecciones. A las máquinas les faltaban los registros cruciales de seguridad y adjudicación de votos para las elecciones generales de 2020, a pesar de tener los registros de años anteriores.

“WOW. Este informe muestra un fraude masivo. ¡Resultados electorales alterados!” Trump escribió en Twitter en respuesta al informe.

Biden dijo que los funcionarios y voluntarios electorales, tanto republicanos como demócratas, “sabían que las elecciones que supervisaban eran honestas, libres y justas”.

“Lo vieron con sus propios ojos. Y no se dejaron intimidar para decir algo diferente”, dijo Biden.

“En Estado Unidos, cuando se plantean cuestionamientos sobre la legitimidad de cualquier elección, esos cuestionamientos se resuelven a través de un proceso legal. Y eso es precisamente lo que pasó aquí. La campaña de Trump presentó docenas y docenas y docenas de desafíos legales para probar los resultados. Fueron escuchados. Y fueron encontrados sin mérito alguno”, añadió el exvicepresidente.

La mayoría de las demandas postelectorales fueron desestimadas por razones distintas a los méritos de las pruebas. El caso de la Corte Suprema de Texas fue desestimado porque el estado no pudo establecer una posición legal adecuada para presentar el caso. La Corte no procedió a escuchar las pruebas.

Biden señaló los recuentos en Georgia y Wisconsin para probar su punto. También habló de sus márgenes de victoria en Pensilvania y Michigan.

“Y sin embargo, nada de esto ha detenido las afirmaciones infundadas sobre la legitimidad de los resultados”, dijo Biden.

“La integridad de nuestras elecciones permanece intacta”, añadió. “Ahora es el momento de pasar la página como lo hemos hecho a lo largo de nuestra historia.”

Los duelos de electores de siete estados probablemente desencadenarán un conteo de votos electorales impugnados en el Congreso. Cada grupo de electores puede ser impugnado con la aprobación de un miembro de la Cámara y un senador. Ambas cámaras del Congreso se retirarán a debatir y votar sobre la elección.

Dependiendo del resultado de la segunda vuelta del Senado en Georgia, Trump necesitaría un apoyo casi unánime en el Senado para bloquear la aprobación de los electores de Biden, lo que enviaría la elección a un territorio desconocido.

Ivan Pentchoukov – La Gran Época.