TRIUNFA LA FE: La corte habilita que puedan asistir más personas a las casas de culto en Nueva York

Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York.

Traducido de foxnews.com  por Tierrapura.org

El miércoles por la noche, la Corte Suprema de los Estados Unidos impidió que el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, impusiera estrictas restricciones para la asistencia a las casas de culto, en las zonas más afectadas por el nuevo coronavirus.

La corte decidió prohibir a Cuomo que imponga su «Iniciativa de Clúster» del 6 de octubre, contra los templos que demandaron desafiar las restricciones.

La orden fue también la primera en la cual la jueza Amy Coney Barrett jugó un papel decisivo. Barrett, que fue la tercera nominada al Tribunal Supremo por el presidente Trump, se unió al tribunal el 27 de octubre, después de ganar la confirmación del Senado tras la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg, el 18 de septiembre.

Mientras tanto, el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, se unió al ala liberal del Tribunal en la opinión disidente, que afirmaba que el Tribunal había actuado precipitadamente.

La iniciativa de Cuomo, había creado límites codificados por color para las reuniones masivas y comerciales, en un esfuerzo como excusa para detener el brote en las áreas de la ciudad de Nueva York que estaban experimentando un aumento de casos, según Bloomberg News.

Estaba dirigido a las casas de culto de algunas sinagogas e iglesias católicas romanas en partes de Brooklyn y Queens, informó Bloomberg.

En las zonas ‘más afectadas, que fueron designadas zonas rojas, el Estado limitó la asistencia a las casas de culto al 25% de su capacidad o a 10 personas, lo menos posible. La mayoría dijo que sus límites violaban la protección de la Primera Enmienda, del libre ejercicio de la religión.

El juez Neil Gorsuch, en la opinión concurrente, dijo que Cuomo había tratado las actividades religiosas desfavorablemente en comparación a las actividades no religiosas, según el New York Times.

«Es tiempo -tiempo pasado- de dejar claro que, mientras la pandemia plantea muchos desafíos graves, no hay mundo en el que la Constitución tolere edictos ejecutivos codificados por color que reabran licorerías y tiendas de bicicletas, y que cierren iglesias, sinagogas y mezquitas», escribió Gorsuch, quien también fue nombrado en la Corte por el presidente Trump.

«Por lo tanto -al menos según el gobernador- puede ser inseguro ir a la iglesia, pero siempre está bien y seguro recoger otra botella de vino, comprar una bicicleta nueva o pasar la tarde explorando tus puntos distales y meridianos», continuó, según un tweet del corresponsal de The Economist Steven Mazie. «¿Quién diría que la salud pública se ajutaría tan perfectamente con la conveniencia secular?”.

Según los informes, el fallo fue considerado como una revocación a las medidas anteriores adoptadas, durante la pandemia de este año por el Tribunal Superior, en respuesta a las restricciones estatales a la religión organizada. Los jueces previamente se negaron a levantar las restricciones a las iglesias en California y Nevada.

En disidencia, Roberts explicó por qué los liberales del Tribunal, se opusieron a la decisión.

«Los límites de capacidad numérica de 10 y 25 personas, dependiendo de la zona aplicable, parecen indebidamente restrictivos», escribió Roberts, según el Times. «Sin embargo, no es necesario que nos pronunciemos sobre esa seria y difícil cuestión en este momento».

«El gobernador podría restablecer las restricciones», continuó. «Pero también podría no hacerlo. Y es un asunto importante anular las determinaciones hechas por los funcionarios de salud pública, sobre lo que es necesario para la seguridad pública en medio de una pandemia mortal. Si el gobernador restablece las restricciones de cantidad, los solicitantes pueden volver a este tribunal, y podríamos actuar rápidamente en renovar sus solicitudes».

«FELIZ ACCIÓN DE GRACIAS», escribió Trump, compartiendo el fallo de la Corte Suprema. Trump rechazó en dististas oportunidades las medidas de confinamiento cómo método para frenar la propagación del virus.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles condenó la decisión y advirtió que podría «socavar los esfuerzos de Nueva York para frenar la pandemia».

«La libertad de culto es uno de nuestros derechos fundamentales más apreciados, pero no incluye una licencia para dañar a otros o poner en peligro la salud pública», dijo Daniel Mach, director del Programa de Libertad de Religión y Creencias de la ACLU.

La ciudad de Nueva York, que alguna vez fue el epicentro mundial del virus, ha informado de un aumento constante de las infecciones por COVID-19 en las últimas semanas, lo que llevó al alcalde Bill de Blasio a cerrar las escuelas públicas por segunda vez.

La ciudad ha reportado más de 305.000 casos y 24.230 muertes relacionadas con COVID-19.

«Las restricciones temporales de Nueva York a las reuniones en interiores no discriminan a los lugares de culto y, de hecho, las tratan mejor que a las reuniones no religiosas comparables», dijo Donna Lieberman, directora ejecutiva de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York.

«La Corte Suprema Lamentablemente, esta decisión socavará los esfuerzos de Nueva York para frenar la pandemia»

Tierra Pura.